Amado Boudou ya está en su casa

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Después de otorgarle a D'elía la prisión domiciliaria, debido a su delicado estado de Salud, la justicia decidió conceder este derecho también a Amado Boudou. Desde la Liga Argentina por los Derechos Humanos se festejó pero se recordó que “su condición sigue siendo la detenidos” y que “no hay otro fundamento para sus detenciones que la persecución política”.

En las últimas horas la justicia otorgó la prisión a Amado Boudou, quien sigue preso —ahora en su domicilio— pese a no tener condena firme y a las irregularidades del proceso judicial que lo condenó.

La decisión de otorgar la prisión domiciliaria a Boudou la tomó el Juez del Tribunal Oral Federal número 4, Daniel Obligado, quien consideró oportuno su fallo debido a que “estas dos circunstancias rectores: 1) la falta de firmeza de la pretendida condena impuesta a Boudou; 2) el contexto de emergencia sanitaria mundial por la pandemia del Covid-19, aconsejan morigerar el encierro dispuesto”. En el fallo, el juez también hizo mención a la recomendación actual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos respecto a la situación actual de los detenidos en las cárceles del continente.

Tras su liberación, el expresidente de la Nación y promotor de la estatización de los fondos jubilatorios, envío a través de José Schulman, Presidente de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, un mensaje que dice: “Queridos compañeros y compañeras de la Liga, les quería mandar un abrazo enorme para compartir este momento, un momento que es agridulce porque es de gran alegría pero también de tristeza por los que todavía están adentro. No vamos a aflojar en la lucha, ustedes nos han enseñado mucho además de compartir el tiempo con nosotros”.

La decisión de disponer la prisión domiciliaria de Boudou se produjo pocos días después de que el Tribunal Oral Federal número 6 otorgara la prisión domiciliaria a Luis D'elía. En este caso, el camino fue más tortuoso. Tras varias semanas de reclamo por parte de su familia y de los organismos que lo acompañan, entre ellas la Liga, y luego de ser ingresado en la Clínica Anchorena con un cuadro febril, siendo población de riesgo por antecedentes clínicos, el poder judicial cedió y otorgó la prisión domiciliaria en carácter “transitoria” y aclaró expresamente que puede ser revocada en cualquier momento.

Al respecto Pedro Dinani, abogado de la Liga, expresó que “estamos muy contentos porque Delia y Boudou son compañeros muy importantes del campo popular, injustamente presos a instancias del poder judicial” y recordó que “Boudou es un compañero que arrancó de las garras del poder económico los fondos de seguridad social, esos fondos que hoy están en manos del Estado, que garantiza su sustentabilidad y con los que se financian decenas de programas sociales”, como por ejemplo el nuevo Ingreso Familiar de Emergencia.

Dinani enfatizó que “por todo esto le armaron las causas al compañero Amado y el poder judicial se encargó de condenarlo de manera falaz, injusta y despiadada” y puntualizó que “es una de las páginas más tristes que escribió el poder judicial argentino”.

La situación en la que se encuentran hoy Delia y Boudou “es gratificante porque están en su casa, pueden estar con los suyos, con sus familias en un momento difícil como el que estamos atravesando debido a la pandemia”, sin embargo, amplió que “más allá de la alegría que nos produce este cambio en la modalidad de detención que es el arresto domiciliario, nosotros no dejamos de pensar que siguen en condición de detenidos”.

Para Dinani “existe una clara determinación política del poder judicial de encarcelar a militantes populares, todos ellos ex integrantes de los gobiernos de Néstor kirchner y Cristina Fernández”. La situación de los presos políticos en Argentina, en este momento, “muestra un ensañamiento contra aquellos que formaron parte de una experiencia que amplió derechos para los trabajadores. Quienes están disconformes con ese proceso, en un claro acto de disciplinamiento social, comenzaron a perseguir judicialmente a compañeros, armando causas y afectando cualquier principio de debido proceso, con el propósito de dar un mensaje a la sociedad, amparado en el poder de turno”, detalló afirmó que “no hay otro fundamento para las detenciones que la persecución política.

Por último insistió en que “desde la Liga, junto al Foro por la Libertad de los Presos Políticos, lo que estamos pidiendo es la revisión de todas las causas en donde se haya procedido de esta manera, es decir, inventando causas y acusando falsamente a determinadas personas, con el objetivo de que se revean los juicios”.