Por la patria que soñaron los treinta mil  

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

A 43 años del golpe de Estado de 1976 en Argentina miles de personas salieron a las calles para levantar las banderas de Memoria, Verdad y Justicia y para repudiar las políticas de ajuste y represión de Cambiemos: mismo programa de saqueo a nuestro pueblo que encabezó la dictadura genocida. Plaza de Mayo fue el principal punto de concentración que tuvo una gran columna de los comunistas.

La causa de los derechos humanos volvió a copar las calles argentinas a 43 años del último golpe de Estado cívico-militar de 1976 que dio inicio a una dictadura sangrienta que dejó un saldo de treinta mil desaparecidos. Hoy, con el avance de la derecha en la región, discursos como el de Donald Trump alertan sobre el avance de “tendencias socialistas”. Y en ese sentido, los presentes en la marcha de este domingo insistieron en pelear por la patria grande que buscaban aquellos militantes ante una nueva ofensiva colonial que quiere borrar los valores del socialismo en el continente y condenarnos a un capitalismo que produce miseria planificada como única posibilidad de vida.

Con las consignas de “libertad a los presos políticos” y “fuera yankees de América Latina” encabezando las filas, del Partido Comunista de Argentina, la Fede, el MTL, la Conat, y La Liga Argentina por los Derechos Humanos participaron de la masiva movilización de este domingo 24 de marzo que tuvo su principal punto de concentración en Plaza de Mayo.

La columna muy numerosa y colorida contó con la presencia de múltiples militantes de Provincia de Buenos Aires y Capital Federal con la asistencia del secretario general del PCA, Victor Kot, quien estuvo con el titular de la Fede, Ariel Elger, y una delegación del comité central integrada por Jorge Kreyness, José Chapu Urreli, Emilia Segotta y Víctor Hugo Gómez, Mario Alderete entre otros.

En el escenario del acto estuvieron presentes José Schulman e Iris Avellaneda, ambos integrantes de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, que acompañaron el cierre donde las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo leyeron el documento conjunto en el que alertaron: “el recrudecimiento de la represión y la violencia institucional en el gobierno de Macri es alarmante”.

A su vez recalcaron la política de amedrentar a los sectores vulnerables por las fuerzas represivas: “la doctrina represiva se ha desplegado con particular gravedad ante las luchas de los pueblos originarios por la recuperación de sus tierras y el conjunto de derechos. Nos solidarizamos con la resistencia de las comunidades frente al proceso de despojo y desalojo violento agudizado por los proyectos inmobiliarios. Una vez más, reclamamos justicia por Rafael Nahuel y Santiago Maldonado, víctimas del accionar represivo de Prefectura y Gendarmería, cuya máxima responsable es Bullrich, una ministra que lejos de condenar la violencia de las Fuerzas, se abraza y felicita a policías asesinos como Chocobar”.

Esto se enmarca en un contexto en el que según la Procuración Penitenciaria de la Nación la población penitenciaria argentina se incrementó en un 11 por ciento tan solo en un año y el número llega a las 194 personas presas cada 100 mil habitantes con un incremento de la prisión preventiva, que en cárceles federales conforman un 60 por ciento de los encarcelados. Y en esa línea la Correpi denunció en sus informes que en 1110 días de gobierno de Cambiemos el aparato represivo asesinó a 1206 personas que se encontraban desarmadas.

En lo leído en la tarde del domingo también se señaló que la masiva movilización hacia Plaza de Mayo no fue solo por el grito de memoria sino para repudiar el avasallamiento que el Gobierno de Mauricio Macri genera todos los días: despidos masivos, la miseria planificada, la entrega del país a los buitres, la persecución a militantes, a los pueblos originarios; persecución a la prensa; injerencia en el Poder Judicial; retrocesos en Memoria, Verdad y Justicia e insistieron en defender los derechos de las mujeres, lesbianas, travestis y trans.

Por otro lado, en el escenario se denunció la injerencia estadounidense en los pueblos de Nuestra América con los recientes intentos desestabilizadores en Venezuela y se exigió que se respete el principio de autodeterminación de los pueblos ante los ataques dirigidos por Donald Trump con su representante local Juan Guaidó. En suelo bolivariano buscan sembrar el caos con movimientos desestabilizadores que hasta el New York Times y la CNN develaron como la quema de camiones de la supuesta ayuda humanitaria por manifestantes de Guaidó y el intento de asesinato a Maduro en agosto de 2018.

 

Por la patria que soñaron los treinta mil

 

Víctor Kot, secretario general del PCA, remarcó la importancia de esta movilización al aseverar que “fue numerosa, combativa y juvenil con un contenido que refleja una maduración de nuestro pueblo respecto a la gravedad de la situación mundial y latinoamericana”.

“Es muy importante que el documento incluya la situación de los presos políticos y la lucha por su libertad, además de la denuncia de la injerencia yankee en nuestra región”, concluyó.  

Ariel Elger, secretario de la Fede, puso énfasis en remarcar por lo que peleaban los perseguidos en la última dictadura: “homenajeamos a quienes lucharon por un sueño que hoy seguimos intentando construir, el sueño de la patria socialista, de la patria grande donde reine la igualdad, la justicia y la soberanía”.

A su vez señaló que “este 24 nos encuentra defendiendo al pueblo hermano de Venezuela ante los ataques del  imperialismo. También confluímos para repudiar a Cambiemos que solo produce hambre a los trabajadores argentinos y entrega nuestro destino al FMI”.

Asimismo, Mario Micheli, responsable del MTL, señaló que “estamos ante un nuevo plan cóndor que instrumenta Estados Unidos y que tiene como objetivo  vulnerar a Venezuela y avanzar con los presos políticos, lo que nos pareció excelente que se ponga en el documento de este acto”.

José Chapu Urreli, secretario general del PCA de la Provincia de Buenos Aires, hizo hincapié en que “se cumplen 43 años de un plan que azotó a una parte importante a América del Sur y fue diseñado por el imperio para abortar todos los procesos políticos que se venían desarrollando en los setenta”. Y agregó: “ese plan se manifestó principalmente en la aplicación de una política económica de las multinacionales y en la conformación de dictaduras militares para secuestrar, torturar y asesinar a miles de personas”.

Por su parte, Pedro Dinani, abogado de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, fue contundente al asegurar que “exigimos la libertad de los presos políticos, que han sido un símbolo de este régimen macrista con la detención de manera ilegal e ilegítima. Por eso la consigna es importante esta consigna porque no queremos más persecución política ni genocidio humano y económico”.

En esa línea, la Presidente de la  LADH, Iris Avellaneda resaltó que “es emocionante la masividad que logramos cada 24 de marzo, para nosotros significa mucho homenajear a los compañeros que fueron luchadores y mantener viva la memoria a 43 años del golpe de Estado”.