El caso de Mercedes Benz

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Adolf Eichmann y Juan Manuel Fangio: algunos de los nombres que pasaron por la Mercedes Benz, la multinacional alemana que fue cómplice de la última dictadura cívico-militar argentina. La firma automotriz está implicada en la megacausa de Campo de Mayo por delitos de lesa humanidad, en un juicio que comenzó el miércoles 24 de abril y se dará todos los miércoles en San Martín.

Mercedez Benz arribó a Argentina en 1951 para ser parte de la industria automotriz local y durante la dictadura cívico-militar de 1976 a 1983 fue cómplice de los delitos de lesa humanidad. 43 años después, la firma alemana es uno de los 169 casos que integran la causa de Campo de Mayo en un juicio en el que se espera mostrar el rol de las grandes empresas en la dictadura genocida.

Según el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) la empresa propiedad de la familia Daimler Benz carga con veinte víctimas y quince de ellas permanecen desaparecidas.

Tras su desembarco en Argentina en 1951, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, la automotriz tenía como presidente a Jorge Antonio, quien reconoció en una entrevista durante esos años que a Mercedes Benz ingresaba mucha gente, entre ellas Adolf Eichmann, un criminal nazi que se exilió en Argentina bajo el nombre de Ricardo Klement.

El ex teniente de la SS fue capturado el 11 de mayo de 1960 por un comando israelí bajo la “Operación Garibaldi”, que llevaba ese nombre por la calle donde residía en San Fernando y al ser interrogado reconoció su verdadera identidad.

Otro de los personajes de renombre que sostuvo vínculos con Mercedes Benz fue Juan Manuel Fangio. El argentino fue campeón de Fórmula 1 en cinco ocasiones para ser, junto a Lewis Hamilton, el más ganador después del alemán Michael Schumacher, que se alzó con este trofeo en siete oportunidades.

Fangio fue directivo de Mercedes en el tiempo que ocurrieron las desapariciones de los trabajadores de la fábrica. Y al respecto, Eduardo Fachal, abogado y ex delegado de la empresa alemana, explicó las relaciones de Fangio con la firma automotriz durante la dictadura genocida.

“Quizás poder real y efectivo en cuanto a lo que es un presidente de la sociedad anónima no, pero evidentemente Juan Manuel Fangio era un abre-puertas de la empresa para conseguir determinados beneficios en el país”.

En esa línea, Fachal comentó: “yo conocí después a la persona que fue su chofer durante muchos años y que terminó siendo despedido por Mercedes Benz. Fangio abría puertas y nadie le iba a decir nada, pero cuando nosotros le fuimos a pedir una entrevista para que intercediera por nuestros compañeros desaparecidos, no nos atendió”.

“El nunca se preocupó por los trabajadores, entonces en ese sentido por mucho ídolo que haya sido en este país... La verdad habrá sido un buen corredor pero como persona dejaba bastante que desear”, enfatizó el ex delegado de Mercedes Benz.