Ajustan hasta la memoria

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre y otros organismos de Derechos Humanos irán mañana nuevamente a Campo de Mayo para repudiar la intención del gobierno que lo quiere convertir en un Parque Nacional.

“Hay  que marcarles que Campo de Mayo no es de ellos, es de todos, porque es  un espacio de la memoria, por eso es importante venir de nuevo y estar presente”, recalcó Iris Pereyra Avellaneda, co-presidenta de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (Ladh), al referirse a la visita que hará mañana viernes al sitio donde estuvo detenida-desaparecida durante 1976.

Hace unas semanas, Mauricio Macri firmó el decreto para convertir en reserva natural al predio donde funcionara El Campito, uno de los principales centros clandestinos que tuvo la última dictadura cívico-militar, por el que pasaron más de siete mil personas, muchas de ellas aún están desaparecidas.

Esta medida fue anunciada en marzo y tuvo un alto repudio de organismos de derechos humanos, por lo que  el Gobierno Cambiemos buscó omitir el debate legislativo  de todas las maneras posibles, para avanzar sobre este proyecto.

En cuanto al decretazo de Macri, tras denunciar que “esto es muy serio” Iris reclamó que “deje los lugares donde funcionaron los centros clandestinos tal como están”. Y en ese sentido remarcó: “genera bronca que no pase por el Congreso, este tipo arrasa con todo, no se quiere ir sin seguir perjudicándonos”.

 

La memoria

 

Cabe destacar que será la quinta vez en el año que los organismos se hagan presentes en El Campito. “No hay que abandonar la lucha para que este lugar no sea vulnerado por el gobierno”,  aseguró la copresidenta de la Lahd y fue clara cuando insistió en que “debemos seguir homenajeando a  los compañeros que quedaron ahí en el camino de la lucha”.

Como se recordará, Iris Pereyra  fue víctima del terrorismo de Estado cuando fue detenida-desaparecida, junto a su hijo Floreal Avellaneda en 1976. Los dos fueron llevados a Campo de Mayo. Ella logró sobrevivir pero El Negrito no. Sin embargo sigue vivo en la memoria de todos los comunistas.

En este sentido, Iris recordó que “somos muy pocos lo que pudimos contar la historia” y fue contundente cuando dijo que no se debe perder la memoria y por eso hay que repudiar esta iniciativa”.

Por otro lado, la jueza Alicia Vence, quien es la que tiene la causa Campo de Mayo, autorizó a entrar a más de noventa personas al predio durante la visita de mañana.

Considerando que en abril dejaron entrar treinta y en junio a cincuenta, Iris señaló que “es un golazo que puedan pasar alredor de cien personas y es una gran oportunidad para visibilizar esta lucha”, tras lo que finalizó adelantando que es probable que el próximo 24 de marzo se haga un acto en el lugar.