Precongreso en La Matanza

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Participaron representantes locales y de las CTA de Ezeiza-Echeverría y Lobos-Cañuelas. Mario Micheli y José Chapu Urreli llevaron la voz de la Conat.

“La unidad se construye día a día, en la calle y luchando, así que en ese marco vamos al Congreso, vamos a la unidad, pero también respetando la identidad de cada una de las centrales, con más unidad, organización y lucha para vencer”, dijo el titular de la CTA Cañuelas-Lobos durante el preconcreso de la Central celebrado en La Matanza.

La cita fue en el predio de la UOM y ahí participaron representantes de las CTA de Ezeiza-Echeverría, Lobos-Cañuelas y La Matanza, al tiempo que se presentaron mesas en las que participaron Hugo Yasky, José Chapu Urreli, Roberto Baradel, María Reigada, Mario Miceli, Aníbal Balmaceda, Héctor Sposato, Pablo Masciangelo y Remigia Cáceres.

También estuvieron Raúl Calamante, Daniel Pérez Guillén, Cecilia Cechini, Juan Vitta y referentes de la CGT local, integrantes del equipo del ejecutivo municipal de La Matanza.

A la hora de dirigirse a los presentes, desde los paneles se coincidió en la necesidad de que la central siga aportando a la construcción de organización y unidad, así como en la idea de que se avance a un proceso de unidad con la CGT.

Vale recordar que el propio Yasky adelantó que espera que en el Congreso que se va a realizar el jueves, se avance decida que la CTA avance en su fusión  con la CGT, así como en su apoyo al Frente de Todos y en el aval al “acuerdo social” que promete Alberto Fernández, en caso de ser elegido presidente.

En este sentido, también anticipó que el jueves estarán presentes en el microestadio de Lanús representantes de la CGT, del PJ como Máximo Kirchner y, posiblemente, el propio Fernández.

 

Postura clara

 

“Muchos de los que estamos en este auditorio son congresales y han sido votados por el voto secreto de los afiliados, eso diferencia nuestra construcción”, reflexionó Micheli.

Pero advirtió que de cara al Congreso del jueves, “hay necesidades prioritarias que tenemos que tener para fortalecer los procesos de unidad”.

Por lo que, recalcó, “vamos a aportar a ese proceso, pero sin dejar de lado esta acumulación tan importante que hicimos, sin dejar de lado que cuando los trabajadores municipales fueron reprimidos en la plaza, esta CTA es la que estuvo en la calle y que esta CTA es la que está en la calle pidiendo la libertad de D’Elía y Milagro Salas”.

Por su parte, tras recordar su pertenencia a la UOM, Urreli señaló que “este precongreso de la CTA, nos permite estar todos juntos, ya no en la calle luchando y resistiendo al neoliberalismo, sino tratando de conocernos , intercambiar opiniones y reflexiones que nos permitan analizar algunas cuestiones fundamentales”.

Tras lo que recalcó que, “el 11 de agosto, le hemos infringido una gran derrota al neoliberalismo en nuestro país y en el continente”, pero instó a “reflexionar acerca de las debilidades y errores propios, para no volver a cometerlos” y recalcó que “la inclusión social de los sectores más pobres, en sí misma, no genera conciencia”.

Al respecto, recordó la forma en que se constituyó el MTL en 2001 “Fuimos parte de esa gran masa de desocupados, hambreados y reprimidos que luchamos denodadamente para nuestro pueblo, nuestra clase, los trabajadores, las mujeres con sus pibes en brazos tengan que comer, tengan un plan social, mientras se pudiera lograr modificar la situación”.

Y añadió: “hemos vivido cosas buenas y malas, pero como las de estos últimos años nunca y tenemos que aprender que cuando el enemigo tiene la manija, la utiliza a fondo en contra del movimiento popular”.

Por eso, “el desafío es la unidad, pero no sólo de palabra, porque la unidad se construye en la lucha, el debate y dejando de lado las diferencias que podamos tener, para enfrentar al enemigo principal que no es Macri, sino el imperio yanki y los grandes grupos económicos”.

También recordó lo hecho por la CTA durante los últimos cuatro años. “Hemos jugado un papel muy importante, al principio en soledad, después fuimos miles y miles en las calles resistiendo cada política antipopular”.

De ahí que, “debemos hacer el último esfuerzo de aquí al 27 de octubre”, pero alertó que “el enemigo va a seguir acechando”, por lo que “va a ser responsabilidad nuestra garantizar la formación de la conciencia política y el poder popular necesario para enfrentarlo”.