¿Se borra o es un hasta pronto?

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Mauricio Macri fue designado presidente de la Fundación FIFA, tras rumores de que estaba “organizando a la oposición”. ¿El objetivo es estar lo menos posible en el país?


Tras dejar un país con casi cuarenta por ciento de pobres como presidente de la Nación, el Titular de la FIFA Gianni Infantino, nombró a Macri para estar a cargo de la Fundación benéfica que tiene la entidad que regula todo el futbol en el mundo, lo que despertó el malestar de varias personalidades ligadas al mundo del futbol.
El cargo es ad honorem y el ex mandatario deberá impulsar los objetivos de la agencia, destinados a divulgar los valores del fútbol como herramienta de cambio social.
¿En que se relaciona la beneficencia con Macri?, es una pregunta que podría responderse con dos palabras. En nada. Por lo que en este lado del mapa, es paradójico que alguien que mercantilizó aún más el deporte e hizo que varios clubes de contención social cerraran, sea nombrado para promover lo mismo que su gobierno destruyó.
Lo que está claro es como llegó a que lo designaran en ese puesto, y esto se debe los contactos durante su gestión y su experiencia en Boca. Para entender la decisión de Infantino es necesario repasar los vínculos de los actores y la relación de poder en los últimos años.
Cuando Buenos Aires organizó la reunión del G-20, Infantino vino al país como invitado especial del gobierno. ¿Qué hacía allí la FIFA? Al ítalo-suizo le caían como un traje a medida las fotos con Merkel, Trump, Putin o Macron. Jugaba su propio partido, daba una señal a sus rivales europeos (y no solo) del mundo del fútbol, habida cuenta de sus rispideces con la UEFA, liderada por su presidente, el esloveno Aleksandr Ceferin.
Macri tenía motivos para jugar la osada carta de la invitación a Infantino al G-20. En esos días impulsaba con fortaleza el proyecto de presentar la candidatura conjunta de Argentina, Uruguay y Paraguay (luego se sumó Chile) a organizar el Mundial 2030. Aquel cónclave en Buenos Aires fue a finales de 2018 y el marco político local era muy diferente al actual, vale recordarlo.
“Mauricio tiene el perfil ideal para liderar este proyecto, que quiere poner el fútbol al servicio de la sociedad. A través de su experiencia como líder de una gran nación conoce el rol central que tiene la educación para el futuro de nuestras sociedades y, como dirigente de uno de los clubes de fútbol de mayor éxito, sabe la fuerza y la pasión únicas que genera nuestro deporte. Su experiencia y visión de futuro permitirán, sin duda, que nuestra fundación intensifique su labor y amplíe su ámbito de acción para contribuir a mejoras sociales en todo el mundo” destacó Infantino al anunciar la designación.
En este sentido, desde la FIFA también ven con buenos ojos las relaciones que estableció Macri con los mandatarios europeos durante su mandato.
¿En que beneficia a Macri? Al ex presidente esto le genera una tranquilidad temporaria de lo que dejó en Argentina, considerando que debe enfrentar varios juicios entre ellos, la estafa del Correo, los parques eólicos y las causas relacionadas a Autopistas del Sol.
Además, tras las rupturas dentro de Juntos por el Cambio que fueron producto de la mala elección que hizo en 2019, ninguna de las principales figuras del anterior gobierno, por ahora, se han puesto a la cabeza para hacerse cargo del espacio. Las intenciones de Macri parecieran ser permanecer lo menos posible en Argentina.
Por otra parte, la noticia no ha caído bien. Varios dirigentes de los clubes entre ellos Marcelo Tinelli, Rodolfo D’Onofrio y la misma AFA. La mayoría apuntó contra la mala gestión que tuvo, tras lo que criticaron a la FIFA por tan repentina decisión. Sin embargo, a Infantino se le factura también que no haya hecho consultas con la AFA, ni con la Conmebol, por lo que fue algo de un día para el otro.