La Fede de ayer y de hoy, la reconstrucción juvenil.

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En el marco del congreso de la FJC, los ex secretarios de lo que va de este siglo han resaltado la importancia de la organización y la incidencia de Patricio Echegaray.

La Fede, que el jueves 12 abril cumplió 97 abriles, realizó ése fin de semana su 14º Congreso. En este marco, conversamos con dos ex secretarios de la organización: Alejandro Forni (2005-2014) y Germán Choves (2014-2017), sobre el rol de la fuerza a lo largo de su historia y en la actualidad.

En primer lugar, Choves resaltó la importancia de la recuperación de la organización juvenil. “Creo que el avance principal de la Fede en Argentina fue volver a poner la organización en marcha”. Y analizó: “luego de la caída del campo socialista, la crisis llevó a la casi disolución”.

Repuso que “en el proceso de recomposición y en conjunto con el partido, logramos reactivar a una organización con mucha historia y múltiples cuadros que pasaron por sus filas para poder decir que hoy tenemos una fuerza nacional”.

“La Fede se ha destacado por su participación real en la lucha de clases cotidiana de nuestro país”, expresó y aseveró: “no puedo olvidar las jornadas del 2001, donde fuimos una de las organizaciones juveniles que estuvo en la calle, bancando la represión de la Gendarmería y la policía”.

Para cerrar, el sanjuanino hizo énfasis en el papel de Patricio Etchegaray en la recuperación: “Patricio, en los cuatro años en que fui secretario, me levantaba el teléfono todos los días por si necesitábamos algo”. Agregó: “su labor, en general, ha sido de una dimensión que a medida que pase el tiempo nos vamos a dar cuenta de su aporte”.

“Patricio fue creador de grandes iniciativas como las brigadas a Nicaragua, El Salvador, las juventudes políticas. Siempre ha destinado importantes horas de su vida a colaborar con el desarrollo de la Fede”, observó finalmente.

La lucha contra el neoliberalismo

Por su parte, Alejandro Forni resaltó la resistencia al gobierno de Carlos Menem: “la lucha contra el neoliberalismo en el 96 o el 97 fue muy fuerte”. Además, recalcó el avance de la organización: “logramos una militancia de presencia nacional, se recuperaron atributos organizativos y las relaciones internacionales. Además de múltiples compañeros que han pasado al partido con grandes responsabilidades”.

Para cerrar, expresó la importancia de Patricio Echegaray al asegurar que este “jugó un rol central y ha sido uno los impulsores de la recuperación de la Fede, ya que la pensaba como un instrumento para llegarle a las nuevas generaciones venideras”.