Mar del Plata se organiza

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Contra el ajuste y la entrega -  El sector educativo marchó al Palacio Municipal para exigir por obras que mejoren la situación edilicia de la educación pública.

Después de dos semanas de toma de la sede del Consejo Escolar de Mar del Plata por parte de alumnos y docentes de secundario y terciario, los integrantes de la comunidad educativa se movilizaron hacia el Palacio Municipal y ampliaron la toma a siete institutos de formación docente para exigir la puesta en marcha de un plan de obras de infraestructura que mejore la crítica situación en que se encuentran muchos edificios escolares.

Todo esto a la espera de la reunión que está programada con el director general de Consejos Escolares de la Provincia, Marcelo Di Mario, a quien reclamarán respuesta favorable a sus pedidos como condición para levantar la medida de fuerza.

Vale recordar que el Consejo Escolar de esta ciudad balnearia está intervenido por el ejecutivo que encabeza María Eugenia Vidal, pero además, acéfalo desde hace un poco más de un mes tras la renuncia del interventor Marcelo López.

En este contexto, la situación en Mar del Plata ya pasó de castaño oscuro. Los problemas de infraestructura que presentan muchas escuelas ya son s y provocaron que varios establecimientos estén cerrados y otros hayan tenido que adoptar medidas extremas como acotar sus horarios.

Lo más urgente se centra en solucionar problemas vinculados a falta de calefacción, reparación de techos y cielorrasos, habilitación de baños, deficiencias y pérdidas en instalaciones de gas y, en algunos casos, falta de reconexión del servicio, goteras, presencia de roedores, obras de mantenimiento paradas, matafuegos vencidos y deficiencias en cloacas.

También las quejas hacen foco en la merma en el volumen y calidad de las raciones que se suministran en comedores escolares, algo que se vuelve crítico en una ciudad en la que muchos pibes necesitan de la escuela para comer.

Es que según el propio Indec, con casi diez puntos de desempleo, Mar del Plata es una de las ciudades del país donde la falta de trabajo pega más fuerte.

Los despidos perpetrados en las plantas de Textilana, PepsiCo y Havanna, pero también en Confitería Boston dan cuenta de esta situación y son sólo un índice de la aceleración que, en la destrucción de trabajo, se verifica en la ciudad.

Un escenario terrible que se profundizó por la crisis que atraviesa el puerto desde hace meses y que, lamentablemente, recibió un golpe letal con el salto inflacionario del último mes, algo sobre lo que aún no da cuenta el registro del organismo oficial.

 

Movilizados en unidad

 

 “Estamos viviendo en Mar del Plata una enorme rebelión educativa ante una situación de desinversión municipal, provincial y nacional”, aseveró Pedro Ferrer, secretario del Partido Comunista de Mar del Plata que remarcó: “toda esta energía se vio expresada en la movilización ”.

En ese sentido, señaló que “nosotros creemos que es un momento importante porque empezó a jugar un papel el movimiento estudiantil, que antes no estaba apareciendo”.

Cabe destacar que esta situación se enmarca en un contexto de crisis total de la ciudad marplatense, que enfrenta múltiples despidos.

“Mar del Plata es una ciudad con diez por ciento de desocupación y el trabajo precarizado en el puerto es altísimo”, alertó Ferrer que añadió: “hay conflictos en todos los gremios”.

Asimismo, el militante comunista destacó la participación del PC en las elecciones de CTA ya que “creemos que es una herramienta para convocar a la unidad del campo popular para enfrentar las políticas de ajuste, entrega y represión”.