Cierres y despidos

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Mar del Plata - Todesca dice que baja la inflación pero en las calles nada de esto se siente. Crecen los pobres. Una propuesta desde el Partido Comunista.

Desde la CTA y la CGT de Mar del Plata, se coincidió a la hora de cuestionar el índice para esa ciudad que difundió -días atrás- el Indec que preside Jorge Todesca que señala que la inflación habría bajado respecto al trimestre anterior para colocarse en el mismo rango que durante 2017.

Todo esto cuando la industria del puerto está prácticamente parada, al igual que la textil, otra tradicional de esa ciudad, y otro tanto pasa con la del turismo que presenta un panorama muy preocupante.

Y a esto hay que sumarle casos clave como la situación de despidos, tercerización y sanciones perpetrados en Havanna, Textilana, los trabajadores echados de la planta de Eskabe, el cierre de la tradicional confitería Boston y, ahora, el temor de que el plan de suspensiones que se lleva adelante en la fábrica de Zanella, se convierta en más despidos cuando venza la semana que viene.

De acuerdo a su informe, el Indec reconoce que Mar del Plata tiene 147.484 pobres y 14.239 indigentes pero sorprendentemente asevera que los niveles de pobreza bajaron un 3,5 por ciento comparados con mismo período de 2016.

Todo muy extraño se advierte que, tal como lo indica el Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales, en esta ciudad una familia tipo precisó 19.707 pesos para no caer en la pobreza. Y esto en agosto, antes del ajustazo que en septiembre golpeó por abajo de la línea de flotación.

 

Plan de lucha

 

En este contexto, el secretario de organización del PC de Mar del Plata, Marcelo Ulloa, celebró la realización de las jornadas de protesta del lunes y martes.

“El tema del paro yo lo veo positivo, también teniendo en cuenta que se están alineando los distintos sectores del sindicalismo como así también de las fuerzas políticas”, recalcó y añadió que “a pesar de que cuesta avanzar hacia la unidad, desde las bases se empuja para que se genere la unidad y el paro del martes muestra esto”.

De todos modos, Ulloa advirtió que “esto no sólo tiene que quedar en un paro de 36 horas, sino que hay que armar un plan de lucha con los distintos sectores”, así como “un frente amplio y plural a modo de herramienta política para terminar con este gobierno”.

Y, tras hacer hincapié en que “el que tiene hambre hoy no puede esperar a 2019” fue contundente cuando reclamó “juicio político al gobierno, a Macri, todo el gabinete y la Corte Suprema y que se llame a elecciones porque la situación social así lo amerita”.

Una propuesta que se alinea con lo que postula el Partido Comunista y se apoya en la tarea cotidiana de su militancia. “Los comunistas venimos trabajando en esta unidad” señaló y añadió que “hay que hablar con todos para que se deje de lado cualquier interés secundario y se anteponga el interés del colectivo”.