Nada nuevo, el gobierno volvió a mentir

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El 12 de noviembre se comprometió a dejar que Frigocarne trabaje hasta que la cooperativa realice la asamblea que permitirá regularizarla. Hoy el Inaes le sacó la matrícula y los operarios quedan en la calle,  acamparon frente a la sede del organismo oficial.

 Poco y nada tardó el gobierno nacional para traicionar la palabra que dio el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) a los integrantes de Frigocarne, que el 12 de noviembre, se comprometió a no aplicar sanciones hasta que trabajadores autogestionados realizaran la asamblea que permitiría regularizar el frigorífico.

Es que hoy se supo que el ejecutivo suspendió la matrícula que permite funcionar a Frigocarne, lo que deja en la calle a 140 personas, además de afectar la economía de la localidad cañuelense de Máximo Paz, ya que la deja sin la que es su principal fuente de trabajo.

Por eso, al cierre de esta edición, los operarios de Frigocarne estaban montando un acampe en la intersección de Paseo Colón y la Avenida Belgrano, esto es, ante la sede del Inaes.

No es la primera vez que el gobierno ataca a Frigocarne, que a raíz de esto sólo pudo trabajar seis meses durante los últimos dos años. Pero retomó su funcionamiento en agosto, con el apoyo del municipio de Cañuelas, cuyo intendente Gustavo Arrieta calificó la decisión del Inaes como “inexplicable”.

También desde la CTA Cañuelas-Lobos, se ratificó el apoyo a los trabajadores de Frigocarne. “Ante esta situación, ratificamos el incondicional apoyo a las medidas que dispongan los compañeros”, señaló esta regional cuyo titular, Mario Miceli, repudió la actitud del organismo oficial que debería dedicarse a la promoción de las cooperativas.

Pero lejos está el Gobierno Cambiemos del intento de fomentar este tipo de economía.

Tarifazo, recesión, apertura indiscriminada de importaciones, contracción del consumo interno son políticas gubernamentales que ponen contra las cuerdas a empresas recuperadas.

¿Cómo responde el Inaes a todo esto? Sencillo: en menos de tres años dio de baja a seis mil cooperativas de trabajo de diferentes lugares del país y, en el rubro de Frigocarne, otras experiencias autogestivas como Yaguané y La Foresta, atraviesan una situación desesperada.

 

Cuestión de fondo

 

El consumo de carne en el mercado interno, registra una caída histórica que lo coloca en un lugar peor que el que tuvo durante la crisis de 2001.

El aumento de precios y la drástica pérdida de poder adquisitivo, lleva a que de los 61,5 kilos anuales que -en promedio por persona- se consumían en 2015, se haya pasado ahora a menos de doce.

“Sin dudas, lamentablemente, hay mucha presión del sector de la industria de la carne y, por eso, vemos esta resolución que tomó el Inaes, que lejos de defender a las cooperativas, defiende al sector privado”, denunció Micheli.

Pero también fue claro cuando hizo hincapié en que la decisión tiene que ver con el propio ADN del Gobierno Cambiemos.

“El gobierno que ya dio de baja a seis mil cooperativas”, recordó y recalcó que para los ocupantes de La Rosada, “el hecho de que los trabajadores recuperen fábricas es mala palabra” por lo que, sin dudarlo, añadió que “aquí la discusión de fondo es el rol de los trabajadores con respecto a los medios de producción”.

De ahí que, además del severo y negativo impacto que la medida del Inaes tiene sobre 144 familias y toda una localidad, la decisión posee un sentido pedagógico: el ejecutivo está señalando que este tipo de experiencias autogestionarias no tienen lugar en el escenario que intenta imponer.

“Lamentablemente en un mercado que se contrae, donde cada vez hay más gente en la calle, dejar una empresa tan importante para la zona sin posibilidad de trabajar, es casi un suicidio”, reflexionó Micheli, pero confió en que la resistencia va a torcer el brazo gubernamental. “Todo el sector del campo popular, concejales y el ejecutivo municipal estamos acompañando con firmeza a Frigocarne para que siga funcionando y la lucha sigue”, finalizó.