Ante el atentado, unidad

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En San Miguel organizaciones de derechos humanos, políticas y sindicales realizaron un acto de desagravio en la plaza central donde, días atrás, fue destruido el monumento de la Memoria, Verdad y Justicia.

 “La memoria de Campo de Mayo no se destruye”, fue la consigna que se hizo oír fuerte en el acto que tuvo lugar en la plaza de la localidad bonaerense de San Miguel, donde además se exigió que el intendente, Jaime Méndez, adopte las medidas necesarias para que se esclarezca el atentado que sufrió, días atrás, el monumento de la Memoria, Verdad y Justicia.

No es la primera vez que atacan este monumento emplazado en el corazón de un municipio que el referente local del Partido Comunista, Jorge Galeano, definió como “un bastión de la derecha”.

Pero esta vez el contexto es especial. Fue perpetrado a pocos días de que el presidente Mauricio Macri anunciara que se va a transformar en reserva natural al predio de Campo de Mayo, ubicado muy cerca de ahí, donde durante la última dictadura funcionaron al menos cuatro centros clandestinos de detención.

Esto lejos estuvo de pasar inadvertido para el movimiento de derechos humanos. “Si la medida prospera, tenemos que ocupar las calles porque esto no puede quedar así”, advirtió oportunamente Iris Avellaneda, co-presidenta de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y recordó que “queremos que ahí se haga un sitio de memoria”.

En este contexto, está previsto que próximamente organismos de Derechos Humanos vuelvan a visitar El Campito, uno de los lugares donde se ejecutó el Plan de Exterminio del Ejército Argentino. “Iremos por cuarta vez a homenajear a los compañeros caídos en este proceso sanguinario”, recalcó Iris Avellaneda.

 

Contexto

 

Con este telón de fondo se perpetró el atentado en la plaza de San Miguel, algo que tuvo lugar cuando se está llevando a cabo el juicio número 18 de Campo de Mayo, en los tribunales de San Martín.

“Todo esto es parte de un contexto en el que también está el plan de ajuste que el gobierno viene aplicando”, recalcó Galeano y alertó que “este plan de ajuste no pasa sin represión”.

Al respecto, recordó que el atentado contra el monumento de San Miguel, fue cometido poco después de la jornada en que Diputados dio media sanción al Proyecto de Presupuesto.

Y vinculó este hecho con “la represión selectiva que llevaron a cabo ese día, donde se atacó y detuvo directamente a dirigentes de movimientos sociales”.

Asimismo, lamentó que “San Miguel es un municipio gobernado por Cambiemos, un bastión de la derecha con una localidad como Bella Vista donde viven muchos jueces, generales y la jerarquía de la Iglesia” que además tiene “un intendente del Opus Dei que recibe mucha ayuda del gobierno de Buenos Aires”.

Tras lo que valoró positivamente la reacción de las organizaciones locales contra el atentado.

“Se elaboró un documento de repudio que se presentó al Concejo Deliberante, en el que se pide la investigación y que el Municipio presente lo que registraron las cámaras de seguridad cuando se cometió el atentado” dijo Galeano y resaltó que “fue importante la unidad y la respuesta rápida que dimos a este hecho los sectores populares”.