Un golpe sensible

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La provincia frenó el acueducto del Río Colorado en Bahía Blanca, una obra que iba a entregar agua potable a 450 mil habitantes.

El ejecutivo bonaerense, encabezado por María Eugenia Vidal, le puso pausa a una obra muy importante para los vecinos de Bahía Blanca como lo es el Acueducto del Río Colorado, que dotaría de agua potable a 450 mil personas del sudoeste bonaerense.

De inmediato, sectores de la oposición repudiaron esta decisión, argumentando que en el Presupuesto aprobado para 2019 se pautó que 360 millones serían destinados a dicha obra, por lo que ahora exigen que se reasigne a otras demandas existentes en la ciudad. A su vez, señalaron que la intendencia de Héctor Gay, de Cambiemos, es una gestión electoralista y pidieron un “plan B” para el acueducto Río Colorado.

Esto se enmarca en un contexto en el que muchos vecinos del Barrio Luján se han quejado por que el agua llega turbia, arenosa y mezclada con restos de hierro u otros metales de viejas cañerías.

 

Un final anunciado

 

Al respecto, Guillermo Colantuono, secretario del PC de Bahía Blanca, remarcó: “esto era previsible. El proyecto político que lidera el macrismo no contempla a los trabajadores y a los ciudadanos que más necesitan. No nos tiene que llamar la atención”.

En ese sentido, añadió que “han entregado las aguas subterráneas a grandes empresas privadas como Coca Cola, que están sacando provecho económico de una reserva estratégica, del gran acuífero que tenemos en la provincia”.

Asimismo, Colantuono insistió en la importancia de esta obra para el pueblo bahiense. “Esto es una gran falta de inversión por parte del gobierno. Que no se lleve la obra adelante perjudica mucho a la gente, ya que le proporciona agua de mala calidad que corre por la red y es intomable”.

“El trabajador que no puede comprar el agua tratada de bidones, se ve obligado a consumir esta agua, y ahí se ve la consecuencia. Hospitales que no atienden, medicación que no aparece y no se entrega, mostrando la verdadera faceta de lo que es este sistema”, enfatizó el militante comunista.

Por último, explicó que “en la zona cordillerana, el río Colorado es un afluente del Diamante que baja de la montaña, y son zonas muy contaminadas por la minería, y muchos de los químicos terminan en el agua y a estos no les importa nada”.