Para la libertad

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

#SantrichLibre es la etiqueta​​ que se abrió para adherir al pedido de que el gobierno colombiano libere a Jesús Santrich.

El Partido Comunista de Argentina hizo pública su adhesión a la Campaña de Solidaridad Internacional #SantrichLibre, que busca que el gobierno que preside Iván Duque, libere a quien fuera comandante de las Farc-EP, además de negociador de paz Jesús Santrich.

Vale recordar que pese a que es congresista electo por el Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), Santrich es prisionero político del Estado colombiano desde el 9 de abril de 2018, menos de dos años después de que se firmara el Acuerdo de Paz suscripto entre las Farc-EP y el entonces presidente Juan Manuel Santos.

Santrich es víctima de un montaje confeccionado y desarrollado para atacar el Proceso de Paz por diferentes actores entre los que se destaca el actual gobierno colombiano.

Esta burda y siniestra operación, basada en la acusación de que Santrich tendría vínculos con el narcotráfico, fue suficiente para que el Estado colombiano lo encarcelara.

En este contexto, no hace mucho el congresista electo llevó a cabo una huelga de hambre para exigir que el Estado cumpla lo establecido en el Acuerdo de Paz firmado en La Habana.

La situación de Santrich es terrible. A las condiciones que padece en su encarcelamiento, agravadas por la huelga de hambre por la que oportunamente debió ser hospitalizado se le suma un cuadro de epilepsia y complicaciones cardíacas que sufre desde hace varios años.

Además de Santrich, son alrededor de seiscientos los ex integrantes de las Farc-EP que padecen detención dentro y fuera de Colombia, pese a que –como parte del acuerdo- fuera aprobada la ley de amnistía y reincorporación social.

De ahí que el Consejo Político Nacional de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, advierte que estas detenciones y otras irregularidades, representan una violación al Acuerdo de Paz que, como se recordará, fue modificado por decretos de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

“Desde el momento de la firma del Acuerdo, particularmente la JEP, ha sido objeto de múltiples ataques dirigidos a desnaturalizar su carácter, limitar sus alcances o desconocer sus competencias por parte de quienes le temen a que se conozca la verdad de lo ocurrido durante el conflicto”, recalcó el Partido Farc.

Santrich fue un combatiente, pero también una pieza clave en el proceso de diálogo que construyó el Acuerdo de Paz. Su detención, advirtió el partido Farc, puso al proceso de paz “en su punto más crítico”.

Mientras tanto, esta semana, la vicepresidenta colombiana Marta Lucía Ramírez, pidió que la JEP facilite la extradición de Santrich que solicitó EE.UU.

“En este caso cuando hay tantas informaciones de EE.UU. sobre la vinculación con posterioridad al acuerdo de paz, pues no hay ninguna duda de que tiene que extraditarlo”, dijo Ramírez asumiendo que el criterio excluyente para mantener preso al congresista electo de su país y, peor aún, enviarlo a una cárcel estadounidense, es la opinión que Washington posee sobre Santrich.