Se veía venir

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Miles de contratos finalizaron el 30 de junio en todas las categorías del fútbol argentino. El acuerdo entre AFA y Agremiados no surgió el efecto esperado.

El 30 de junio, cerca de dos mil jugadores profesionales finalizaron sus contratos con los clubes que, atravesados por incertidumbre de no saber cómo, ni cuándo volverá el fútbol decidieron no darle continuidad a los acuerdos prexistentes.
Sin embargo, la situación es mucho más grave si quietamos los ojos de la élite. De hecho, la Liga Profesional alberga cerca de doscientos de estos casos, lo que habla de un porcentaje de apenas el 5 por ciento del total si tenemos en cuenta el cuadro mayor que involucra a la Primera Nacional, Primera B, Primera C, Regional A y la Primera división del fútbol femenino.
Mientras el foco mediático estaba en la renovación conflictos de Tevez con la dirigencia de Boca, Aldosivi de Mar del Plata rescindió 14 vínculos contractuales. Una situación que se replica en números similares en la Liga Profesional.
Una de las decisiones más impactantes fue la de San Miguel en la Primera B Metropolitana que decidió dejar a todo su plantel en libertad de acción ya que no tiene chances en la temporada que se finalizó y tampoco sabe si volverá a jugar un partido en este 2020.
Si a estos seis torneos se le agregan los afiliados indirectamente, y semi profesionales o amateurs de Primera D y la segunda división femenina más regionales, el número asciende a cuatro mil contratos cortados.
Un informe de Ascenso del Interior, explica que en el Torneo Regional A son casi 450 futbolistas y doce técnicos los que se quedaron sin trabajo. Más del doble que en Primera y en una categoría que no solo alimenta a los clubes de las categorías más altas sino que se ha decidido invisibilizar pese a que lleva fútbol como ninguna otra a lo largo y la ancho del país. Aproximadamente el 85 por ciento de los contratos de jugadores de ascenso se extinguieron por vencimiento de plazo.

Perspectiva

Una diferencia notable entre el futuro de futbolistas es lo que se da en el Femenino. Pese a que la situación es de extrema incertidumbre después de la primera experiencia semiprofesional en el país, las alternativas son disimiles y más optimistas para las jugadoras que han sido observadas de cerca por los agentes europeos.
El caso saliente es el de las bicampeonas UAI Urquiza que ya saben que cinco de sus figuras continuarán su carrera en el viejo contienente. Pese a que el caso saliente es el de Dalila Ippolito, a la juvenil se le suman los egresos de Solana Pereyra (atajara en el UD Tacuense de Tenerife) y los de Adriana Sachs, Miriam Mayorga y Sofía Schel
El 14 de mayo el presidente de AFA, Claudio Tapia, y el titular de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi, firmaron dos documentos vitales, sostenidos en “la buena fe laboral” de ambas partes: El primero fue para habilitar la firma de nuevos contratos excepcionales por seis meses y el segundo fue el anuncio de un salario básico (de acuerdo a cada categoría) y la cobertura de salud hasta fin de año para todos los futbolistas que se quedarán sin contrato.
Mientras un grupo de dirigentes, junto a un comité de médicos, analiza y define el protocolo final para la vuelta a los entrenamientos, son miles de profesionales quienes buscan renegociar sus vínculos laborales mientras que la incertidumbre sigue siendo la misma que hace tres meses cuando se decidió parar la pelota tras la primera fecha de la Copa Superliga.
Ante la situación de miles de futbolistas profesionales sin trabajo, AFA trabajó un cambio por el cual los clubes, si así lo desean, podrán firmar contratos por seis meses. Así lo explicó Pablo Barbieri, especialista en Derecho Deportivo, en Abrí la Cancha: “el convenio colectivo de trabajo 557/09 que regula la actividad de los futbolistas profesionales, determina que el plazo mínimo de contrato es de un año. Ese año se toma como temporada, por lo tanto los contratos se extendían de 30 de junio a 30 de junio del año siguiente. Nos queda una situación de incertidumbre, los torneos el año que viene comenzaran en enero o febrero y la temporada será 2021”
Por otra parte, la AFA y el gobierno nacional trabajan en sintonía el regreso del fútbol profesional. El jefe de Gabinete Santiago Cafiero declaró estar trabajando en el tema. El ministro de Salud Ginés González García expresó que en agosto próximo los planteles estarían entrenando nuevamente. Si bien Claudio Tapia anunció que los entrenamientos regresarían cuando todo el país esté en fase 4, hay factores externos que obligan un replanteo.
Conmebol anunció que las Copas Libertadores y Sudamericana regresarán en septiembre próximo. Millones de dólares dando vueltas. Como la actividad volvió en Europa, Conmebol impone un regreso inmediato. La presión que reciben los clubes que participan en estas copas la absorbe AFA y traslada al Ministerio. En tiempos duros, estos clubes percibirían ingresos en moneda extranjera por sus partidos internacionales.
AFA está diseñando borradores. Grupos de entrenamiento de no más de seis futbolistas. Distintos turnos durante el día y testeos periódicos. El costo aproximado es de 750 mil pesos mensuales. Un dinero que hace imposible su implementación en el fútbol de ascenso, amén de los problemas socio-ambientales de muchos futbolistas.
En agosto, según los cálculos de AFA y el Ministerio de Salud, estarían regresando las prácticas. Se trabajará para que regresen todos los clubes de Primera División. En caso que no sea posible, regresarán primero aquellos que participen en competiciones internacionales.