El Amba y sus discusiones en torno a las clases

Notiamba
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La bancada de Juntos por el Cambio presiona para el retorno presencial, pero representantes de la comunidad educativa insisten en que el avance del Coronavirus hace que sea más lejano el regreso y refuerza la necesidad de garantizar óptimas condiciones.

“Los casos que registramos al día de hoy, no nos permiten pensar en un regreso, la discusión tiene que pasar por la conectividad y quienes estamos en lugares de representación tenemos que ir en esa línea”, dijo Laura Leonardi, integrante de la Agrupación Violeta y consejera escolar de Quilmes, al referirse a la presión que ejerce la bancada legislativa de Juntos por el Cambio (JxC), para que el ejecutivo bonaerense decida el regreso de las clases presenciales en municipios ubicados fuera del Amba.
En este sentido, en medio de una situación epidemiológica preocupante, la diputada provincial Vanesa Zuccari, presentó un proyecto que va en tal dirección, algo que desde Suteba cuestionó su titular, Roberto Baradel, quien recalcó que “mientras no haya vacuna, la vuelta a las aulas tiene que ser restrictiva”.
La propuesta de JxC llega en un pésimo momento. Esta semana el país superó los siete mil casos registrados en un solo día, con lo que ya suman más de 220.600 los casos positivos y la cantidad de personas fallecidas supera las 4100.
Con este telón de fondo, la secretaría de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, advirtió que se está ante “un aumento de casos sostenido, que ya deja de ser brotes por conglomerado”, en zonas del país fuera del Amba.
“Lo primero que hay que preservar es la salud de las personas”, señaló en este contexto Baradel y recordó que se atraviesa un pico de contagios, por lo que volver inmediatamente a una normalidad escolar “va a ser complicado”.
Tras lo que hizo hincapié en que “se tiene que decir que claramente hoy no hay condiciones” para volver a la a la clases presenciales y destacó que, antes de pensar en esto hay que modificar condiciones de infraestructura, seguridad e higiene en los edificios escolares.
Y, tras insistir con que es necesario “adaptar las escuelas para los chicos”, consideró que para la vuelta a las aulas “los grupos deben ser reducidos”, ya que hasta que esté la vacuna contra el Covid-19, “la presencialidad tiene que ser muy restrictiva y cumpliendo taxativamente los protocolos”.

Riesgos y desafíos del regreso

“Está la experiencia nacional de lugares que han abierto y han tenido que volver a cerrar. Se estuvieron haciendo obras durante este tiempo, pero no se llega a cumplir con lo necesario en temas de infraestructura que tienen que estar resueltos”, enfatizó Laura Leonardi.
Asimismo, la también secretaria de género de la CTA Quilmes señaló: “los números que tenemos de la pandemia no nos permiten pensar en la vuelta a clases, la apertura de las actividades económicas abre los traslados y por eso hay más contagios”, por lo que “hasta no tener la vacuna será difícil”.
Y fue clara cuando recalcó que “desde los sindicatos iremos viendo las prioridades, pero sin dudas tienen que estar dadas las condiciones y eso se irá debatiendo en toda la comunidad educativa”.
Por último, Leonardi señaló que la discusión tiene que pasar por la brecha tecnológica, y aseveró que “los chicos han sufrido contagios e incluso hay muertos, no corresponde reclamar lo que plantea JxC, en todo caso debemos discutir la conectividad y quienes estamos en lugares de representación tenemos que ir en esa línea”.
Cabe recalcar que el regreso a las clases presenciales es un desafío que enfrenta la gestión de la pandemia en todo el mundo. “La reapertura precipitada de los centros educativos fue un gran fracaso y definitivamente otros países no deberían hacer lo que hemos hecho”, expresó Eli Waxman, quien preside el equipo que asesora al Consejo de Seguridad Nacional de Israel sobre la pandemia.
En este país, tras conocerse los registros de la mitad inicial de mayo que se interpretaron como un amesetamiento de la tasa de infección, el gobierno presidido por Benjamín Netanyahu, reabrió los centros escolares.
Tres semanas más tarde tuvo que volver cerrarlos después de que se multiplicaran los brotes. “Si hay un número bajo de casos, existe la ilusión de que la enfermedad ha terminado”, pero es una “completa ilusión”, alertó al respecto el profesor de epidemiología en la Universidad Hebrea, Hagai Levine.