Estudiantes secundarios rechazan el protocolo de Larreta para las vueltas a las aulas 

Notiamba
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Veinte centros de estudiantes porteños rechazaron el protocolo de clases presenciales. En una carta enviada al Gobierno de la Ciudad dejaron en claro que “no están dadas las condiciones epidemiológicas" y que la medida "carece de fines pedagógicos". 

“Si esto se lleva a cabo es un granito de arena más para la saturación del sistema sanitario”, aseveró Pedro Maldonado, responsable de Secundarios de La FedeCaba. Por lo reafirmó el reclamo de que “la solución es que se garanticen los elementos para tener clases virtuales”. 

En una carta con la adhesión de 20 centros de estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires, alumnos secundarios de escuelas públicas rechazaron hoy el protocolo presentado por el Ministerio de Educación porteño para autorizar el regreso a clases presenciales.

En la carta enviada a la cartera que conduce Soledad Acuña, los estudiantes consideraron que "no están dadas las condiciones epidemiológicas" para el regreso a las clases presenciales de unos 6500 alumnos que perdieron contacto con sus escuelas y que la medida "carece de fines pedagógicos"; además piden una reunión con la ministra para que se tome en cuenta su opinión. 

En este sentido, el responsable de Secundarios de La FedeCaba remarcó que “varios centros de estudiantes donde hay presencia de La Fede estuvieron en primera línea  del rechazo al protocolo”, tras lo que destacó la organización del movimiento estudiantil.  

Asimismo, Maldonado fue claro cuando dijo que “exigimos a la conectividad como derecho”. En este sentido, expresó que “la solución es más rápida y lógica,  se deben garantizar los elementos para que todos puedan tener clases virtuales”. “Esto sería más sencillo que  tener de aplicar gastos extras para poner las instalaciones para los protocolos”, explicó. 

En esta línea, hizo hinca pie en “la virtualización  como una pedagogía que se viene implementando en todo el mundo en mayor o menor medida, pero que previene que las personas  no mueran”. 

De esta manera, el militante de la FJC aseguró que “esto choca contra los intereses de Larreta y de la Ministra Soledad Acuña que no hicieron nada para palear la situación”. 

Las intenciones del gobierno de la ciudad de se vuelvan a dictar clases en las escuelas carece de fines pedagógicos, porque  “va contra el sentido común más básico de la educación porque si esto se lleva a cabo es un granito de arena más para la saturación del sistema sanitario y es exponer a los alumnos y a los docentes al virus”, explicó el miembro del CC de La FedeCaba. 

En cuanto a la reunión que los centros de estudiantes solicitaron una reunión con la ministra de educación porteña Soledad Acuña, no hubo optimismo por el militante de La Fede. 

“Las reuniones con la ministra Acuña han a sido un gasto de tiempo”, recordó. También,  Maldonado contó las desconsideraciones de la funcionaria, ya que “hubo un encuentro donde dijo iba al baño y en realidad se iba”. “Su intención buscar agotar estas instancias”, opinó. 

A su vez, Maldonado reflexionó cual es la tarea que debe asumir el Movimiento Estudiantil Secundario en esta coyuntura tan compleja. “El movimiento estudiantil tiene que estar con los más necesitados, con nuestros compañeros, los que viven en situaciones complicadas”, remarcó el militante de La Fede. 

En este sentido, caracterizó como  “muy necesario poder armar redes  como hacen Familias por la Escuela Pública para llevarle a los pibes instrumentos tecnológicos para estudiar, alimentos y una contención”. Sin dudarlo, aseveró que “ese debe ser nuestro lugar”. 

Para finalizar, fue claro cuando hizo hinca pie en la tarea del movimiento en la post pandemia. En esta línea, dijo que “será  muy importante  salir a la calle fuertemente bien plantados en el movimiento estudiantil, en los barrios, con los trabajadores para exigirle al gobierno de la ciudad varios pedidos históricos”. 

Entre ellos destacó  que se entreguen las viandas de calidad,  las licitaciones los edificios del colegio que están en pésimas condiciones  y más presupuesto  para la educación pública.