Femicidio en Jujuy

NOA
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Esta vez la víctima fue Roxana Masala, una productora rural de la localidad de Perico, quien acababa de participar en una movilización para reclamar por la aparición de otras dos mujeres.

“Con profundo dolor e indignación, desde la rama agraria de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP Agraria) repudiamos un nuevo femicidio, esta vez de una compañera productora que integraba nuestra organización”. Así señala una declaración que entre otros suscriben el MCL y el Movimiento Evita, dada a conocer a raíz del asesinato de Roxana Masala, una productora rural de la localidad jujeña de Perico.

La semana pasada Rosana Masala participó de una multitudinaria movilización para pedir justicia por Iara Rueda, una joven de 16 años que apareció muerta en un descampado de Palpalá, en la misma provincia, así como para exigir la aparición con vida de Gabriela Cruz y Violeta Ávalos quien fue encontrada al día siguiente.

Pero suerte corrió Gabriela Cruz. Al cierre de esta edición se supo que el cadáver encontrado esta madrugada en un rastrillaje realizado en la zona de las Serranías de Zapla es el de Gabriela Cruz.

La manifestación en la que participó Rosana Masala, fue brutalmente reprimida por personal policial, por lo que desde la Utep se convocó a otra marcha, esta vez, en la ciudad de San Salvador de Jujuy y se volvió a reclamar la renuncia del ministro de Seguridad provincial, Ekel Meyer.

“Otra vez lloramos a una compañera víctima de femicidio”, recalca la declaración de las organizaciones sociales y campesinas y denuncia que Roxana Masala fue envenenada en el barrio Éxodo Jujeño, en la ciudad de Perico, tras participar de la movilización.

También advierte que la situación en Jujuy “es terrorífica” y añade que durante agosto fue asesinada en la localidad de en Abra Pampa, Celsia Nicole, crimen que se sumó a “una ola de desapariciones de mujeres”.

La declaración recuerda que Roxana Masala “era una trabajadora de la economía popular, militante del Movimiento de Trabajadores Excluidos”, madre de tres hijos y “luchaba contra la violencia machista”. Tras lo que denuncia que después de participar en la movilización su marido la asesinó y se suicidó.

Por otra parte hace hincapié en que “el Estado cómplice y ausente” de esta situación y el gobierno de Jujuy “reprime a la comunidad”, al tiempo que exige la aplicación de “políticas integrales que aborden y destinen recursos sobre la violencia de género en los sectores populares”.