Vergüenza cero

NOA
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Dirigentes radicales de Tucumán impulsan una alianza con Ricardo Bussi de cara a las legislativas de este año. Alfonso Prat Gay visitó la provincia y respaldó el acuerdo, y también suena como un posible candidato a diputado en este rejunte Cambiemos-Fuerza Republicana.

“El radicalismo siempre hizo acuerdos con algún derechoso de por ahí, pero con el bussismo ya tocaron fondo”, analizó el dirigente del Partido Comunista de Tucumán e integrante de Liga Argentina por los Derechos Humanos (Lahd), Juan Petu Palacios.  

Lo hizo ante la visita que Alfonso Prat Gay hizo a esa provincia para respaldar el acuerdo de Cambiemos con Ricardo Bussi que impulsa un sector del radicalismo para las elecciones legislativas, una jugada que tiene en tensión a la alianza opositora. 

El ex ministro de Economía de Mauricio Macri fantasea desde hace algunos años con ser gobernador de Tucumán, aunque sus visitas a la provincia son esporádicas. Ahora, se lo menciona como posible candidato a diputado en las elecciones de octubre en las que, en esa provincia, también se eligen senadores.

Al respecto, Palacios definió a Prat Gay como “un personaje nefasto” y enfatizó en que “hace tiempo que quiere ser gobernador y ahora diputado, también porque en Tucumán cada tanto aparece alguna figurita así del macrismo que no ve mal en aliarse con el bussismo”. Igualmente, hizo hincapié en que esta situación “trajo conflictos hacia dentro del radicalismo porque hay un sector que se niega a aceptar esta alianza”.  

El acuerdo con el ultraderechista Bussi es promovido por los intendentes radicales de Yerba Buena, Mariano Campero, y de Concepción, Roberto Sánchez. Las figuras de peso de Cambiemos en la provincia como José Cano o Silvia Elías de Pérez, no parecen muy convencidos aunque tampoco lo rechazan públicamente. En ese sector acusan a Bussi de haber "jugado" para el peronismo en las elecciones del 2019.

El apoyo de Prat Gay al acuerdo con el polémico Ricardo Bussi fue el primero de un dirigente importante de la alianza opositora. El ex ministro respaldó la idea de formar un frente amplio con todos los espacios opositores.

La posibilidad de un acuerdo electoral con el hijo del represor Antonio Bussi, está generando cimbronazos en la oposición tucumano y el primer efecto podría ser la ruptura definitiva de Cambiemos con el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, un peronista enfrentado a Juan Manzur. Alfaro rechaza de plano el acuerdo con Bussi y apuesta a una construcción propia para 2023.

En esta línea, el dirigente del PC recordó que “algunos radicales en Tucumán durante dictadura fueron muy combativos y también tienen sus desparecidos y muertos”, tras lo que agregó “que muchos se opusieron a la nefasta política de Alfonsín del punto final”.  

Así las cosas, no dudó en afirmar que “el peronismo no se ha quedado atrás, porque no hay que olvidarse que Alperovich ha coqueteado siempre políticamente con el busismo” y advirtió que “la realidad política de Tucumán cada vez es más difícil”.

Por lo que “desde los sindicatos, los centros de estudiantes y en la calles seguimos dando la lucha y apostando a la unidad de los pocos sectores de avanzada que hay en Tucumán”.