Larreta insiste con volver a las aulas el 17 de Febrero como si no hubiera pandemia 

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En una reunión con los gremios, el Ministerio de educación de Caba reafirmó  su postura de comenzar “si o si” las clases el 17 de Febrero. Mientras tanto, el ejecutivo porteño  le quitó 371 millones de pesos al Plan Sarmiento -destinado a proveer a los estudiantes de dispositivos tecnológicos- y transfirió ese dinero a la Dirección de Educación de Gestión Privada. 

El Gobierno de la Ciudad citó a los gremios de maestros para este viernes con el propósito de analizar los términos del regreso a las clases presenciales. Al mismo tiempo, desde el Ministerio de Educación porteño advirtieron que la vuelta a las aulas "será sí o sí el 17 de febrero". 

La dirigencia de UTE-Ctera y Ademys cuestionó que la convocatoria se haga separando a los sindicatos y advirtió que es difícil que las clases puedan reiniciarse en esa fecha, por la situación sanitaria y salarial. 

En medio del tarifazo y el ajuste generalizado en CABA, el gobierno porteño transfirió 371 millones de pesos del Plan Sarmiento, que provee de dispositivos tecnológicos a los estudiantes de escuelas estatales y transfirió ese dinero a la Dirección de Educación de Gestión Privada. El recorte se suma al fuerte ajuste en infraestructura escolar. Las afectadas son justamente dos áreas claves durante la pandemia: la entrega computadoras y el acondicionamiento de las escuelas. 

Asimismo, la derecha siempre en campaña, presiona para que se haga efectivo el retorno de las clases presenciales. Patricia Bullrich con legislativas a la vista, en sintonía con la línea larretista, apuntó contra el ministro de educación, los docentes y sus gremios para apurar un regreso a clases en febrero. 

"Una vez más la extorsión sindical pone en juego el futuro de los jóvenes. Trotta puede elegir entre las mafias gremiales o los argentinos que quieren educar a sus hijos", lanzó Bullrich en su plataforma de campaña, la red social Twitter.

Luego de esto continuó con una amenaza directa hacia Trotta: "¡Las clases presenciales deben comenzar! De usted depende, Ministro" 

Los recortes en el Plan Sarmiento y en el área de infraestructura escolar se dan en contexto de un ajuste generalizado en la Ciudad, por el que Larreta culpa el recorte de coparticipación porteña (de fondos que, teóricamente, eran solo para la Policía de la Ciudad, pero estaría afectando todas las áreas). Un dato que se suele medir es cuánto representa del total el presupuesto educativo. El de 2021, según se cansaron de remarcar los opositores porteños, es el más bajo de la historia de CABA, y establece una marca hacia abajo en lo que han sido los gobiernos del PRO. 

En este sentido, Zaira Abrahaan Hom, militante del PC de la Ciudad integrante de La Violeta en UTE, aseveró que “es muy difícil pensar en una vuelta a la presencialidad en este contexto sanitario”. “Los docentes queremos volver a la presencialidad, la consideramos insustituible, pero nos negamos a hacerlo de forma irresponsable y descuidadas. Las condiciones no están dadas”, remarcó. 

En cuanto a la reunión con la cartera que dirige Soledad Acuña, AbrahaanHom señaló que “desde la UTE en la reunión del viernes propusimos guiarnos por un semáforo  basado en el de la CDC de EEUU que interpreta cantidad de casos, aumento de la curva y porcentaje de positividad”. Por lo que no dudó en afirmar: “El anuncio del comienzo del ciclo lectivo para el 17/2 forma parte de la propaganda de cara a las elecciones legislativas”. 

Vale mencionar, que Argentina reportó 8932 casos y 68 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas. La Provincia registró 3531 positivos, mientras que la Ciudad sumó 1144 nuevos contagios. 

Asimismo, la militante del PC hizo hinca pie en que al no ser unificadas las reuniones con todos los gremios, “es una maniobra para dividir la representación sindical”. Tras que enfatizó que  “el camino es la unidad, no sólo de los docentes sino de la comunidad educativa en su totalidad”. 

Por otra parte, se refirió al brutal recorte del plan sarmiento para pasarlo a la educación privada. “A lo largo de los 13 años de macrismo en CABA, también se volvió costumbre subejecutar las partidas -particularmente las de infraestructura- y destinar cada año un mayor porcentaje al sector privado”, resaltó la integrante de La Violeta. 

Y fue clara cuando dijo que “es imperativo construir una alternativa política en la Ciudad para derrotar el proyecto neoliberal y construir una sociedad menos desigual”. 

A su vez, recordó que “desde el inicio de suspensión de clases presenciales denunciamos que la brecha digital es educativa y por eso exigimos en todas las reuniones con el conurbano que se entreguen dispositivos y se brinde conectividad a todos los estudiantes y docentes”. 

El salario es otro de los conflictos que arrastran los docentes contra el gobierno porteño. En esta línea, AbrahaanHom resaltó que “no podemos dejar de exigir de mínima, una recomposición salarial teniendo en cuenta que antes de comenzar el primer mandato de Larreta estábamos un 15 por ciento arriba del IPC de Ciudad de Buenos Aires y ahora estamos diez abajo”. 

De este modo, dejó en claro que “no podemos pensar la vuelta en este contexto, porque no hay inversión en infraestructura escolar desde marzo de 2020 y ni siquiera para la entrega de las canastas se han garantizado los elementos de bioseguridad necesarios”. 

En cuanto a la vacuna, advirtió que ”no hay precisiones acerca de la vacunación, ya que estamos en el sexto orden de prioridades y la Ciudad no cuenta con las dosis necesarias para inmunizar a los trabajadores de la Educación”. 

Vale mencionar, que desde el Ministerio de Educación porteño afirmaron que los maestros serán vacunados "a medida que lleguen las dosis, pero siempre se dijo que la vacunación no era un requisito para volver a las aulas. 

Así las cosas, no dudó en afirmar que “se trata de desvalorizar la vacuna. El pro está en campaña, y todas sus acciones y dichos van en la dirección de confrontar con el Gobierno Nacional”.  Para finalizar, sentenció que “es también una muestra del profundo odio de clase y desprecio a la vida de los trabajadores y sus familias”.