La canasta escolar también empuja la inflación

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Es febrero y comienzan las clases. Según un estudio de la consultora Focus Market, a pesar del Programa Vuelta al Cole, la canasta de útiles escolares se incrementó un 48 por ciento durante el último año.

El inicio de clases en el 2021 significa un nuevo golpe al bolsillo de los trabajadores. Según un estudio de la consultora Focus Market, la canasta de útiles escolares —un combo de 23 productos— se incrementó en un 48 por ciento interanual, al pasar de los 2.282 pesos en 2020 a los 3.399 en 2021.
El estudio también verificó que para el caso de los guardapolvos, los precios oscilan entre los 879 y 1.799 pesos, lo que significa un incremento interanual promedio del 47 por ciento, y para las mochilas de carrito de 26 litros, por ejemplo, los precios, según marca y calidad, van desde los 5.500 hasta los 18.000 pesos.
Pero eso no es todo. A las duras condiciones económicas, hay que añadirle los problemas relacionados a la pandemia, que también golpean muy fuerte en el bolsillo de los laburantes.
Por la pandemia y según el cronograma de cursada mixta, es decir, mitad presencial y mitad virtual, se necesitarán una serie de dispositivos tecnológicos y conexión a Internet, todos ellos gastos que pasan a formar parte de la canasta básica escolar.
Bajo esta óptica, el estudio de Focus Market identificó que un Kit Tecnológico escolar integrado por una notebook de 4 gigas de memoria, impresora, auricular con micrófono integrado y conexión a internet, tiene un costo de 51.796 pesos.
A todo esto, hay que añadirle para una familia tipo, con dos o tres hijos, el costo de mascarillas, para afrontar una presencialidad lo más segura posible. Una caja de cincuenta mascarillas descartables, que servirían para afrontar dos semanas de clases tiene un costo promedio en farmacias de novecientos pesos.
En “Alimentos: la inflación, donde más duele” analizamos cómo un precio esencial de la economía, como es el de los alimentos, es el que viene traccionando el índice inflacionario desde hace un año. Ahora, en esta época del año, entre la pandemia y la vuelta a clases, vemos como otro precio clave de la economía, como lo es la canasta escolar y el paquete tecnológico para la virtualidad, hacen mella en los ingresos de los trabajadores.
Y todo ello a pesar del Programa Vuelta al Cole, una iniciativa sostenida y ampliada por el Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas, que intenta ser una especie de Precios Cuidados para productos escolares.
El Programa Vuelta al Cole incluye útiles, indumentaria, calzado y mochilas. Los artículos están disponibles en supermercados y en tiendas de escolares. A su vez, el programa suma también una pata tecnológica, sostenida por el Banco Nación. Se trata de un plan nacional para comprar notebooks en 24 cuotas y sin interés.
Pero, una vez más, pese a las políticas públicas lanzadas por el Ejecutivo nacional, ni siquiera alcanza para mitigar el alza de los precios más sensibles de la economía. Vale recordar que según el Indec, en enero una familia tipo necesitó ingresos por 56.459 pesos para no caer bajo la línea de la pobreza ¡Casi tres salarios mínimos! Las canastas básicas alimentaria y total aumentaron respectivamente 4,6 y 4,2 por ciento en enero de 2021 en relación a diciembre del 2020 y 44 y 39,8 por ciento interanual.