Sindicales

Por el trabajo

02.10.2017

 

Despidos

En Córdoba, la Asociación del Personal Aeronáutico denunció que 96 trabajadores fueron despedidos en la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) y advirtió que se está vaciando la empresa de la que, desde diciembre de 2015, echaron a quinientos operarios.

 

Los echan por reclamar

En Mar del Plata, la confitería La Calabresa despidió a cuatro trabajadores, incluida una empleada embarazada de ocho meses, porque demandaron que les paguen salarios adeudados desde hace varios meses.

 

Sigue la huelga

Pese a la brutal represión de la que fueron víctima la semana pasada, los trabajadores del Ingenio Ledesma continúan el paro de actividades que vienen llevando a cabo desde hace 19 días para demandar que el Estado cite a la patronal para que discuta salarios y condiciones laborales con los trabajadores.

 

Zona de riesgo

Trabajadores del frigorífico Virgen del Valle, protestaron en el barrio Laguna Brava de la ciudad de Corrientes para reclamar que les paguen sueldos adeudados y denunciaron que el sector es perjudicado por la apertura de las importaciones.

 

Cien a la calle

La operadora del Grupo Techint, Tecpetrol, despidió a sesenta operarios y forzó cuarenta “retiros voluntarios”. Así se rubricó en un acuerdo celebrado entre el Sindicato Petrolero Chubut y la operadora que reducirá su actividad en el país.

 

Reclamo reiterado

Los médicos nucleados en Cicop llevaron a llevar adelante una jornada de protesta atravesada por asambleas en los hospitales bonaerenses para demandar el pase a planta de los becarios, después de que la gobernadora no cumpliera con su promesa de efectivizar a 585.

 

 

 

La Cidh examina al gobierno12.10.2017

Otra vez bajo la lupa

El 24 de octubre en Montevideo la Cidh estudiará las violaciones a los derechos laborales cometidas por el gobierno nacional desde el 2015 a esta parte. Es por una denuncia presentada por abogados laboralistas, sindicatos y organismos de derechos humanos. “Está es la Argentina que Macri muestra al mundo”, denunció el dirigente del MTL Mario Micheli

“Esto es parte de la inserción en el mundo que nos proponen Macri, Vidal y Cambiemos” exclamó Mario Micheli, Secretario de la CTA de los Trabajadores Cañuelas-Lobo y dirigente del PC y el MTL, al respecto de la importante reunión que se desarrollará este 24 de octubre en Montevideo, donde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) evaluará las violaciones a los derechos laborales cometidas por el gobierno nacional desde su asunción en 2015.

Que la Comisión Interamericana sea noticia casi a diario en la Argentina habla a las claras de la política laboral y de derechos humanos del macrismo. A la violación de los derechos trabajadores, que la derecha busca consolidar –como ya hizo en Brasil- mediante una reforma laboral, se le suma los exhortos presentados por esta Comisión por la desaparición de Santiago Maldonado y la captura de la dirigente social, Milagro Sala.

La audiencia que se llevará a cabo en la capital uruguaya, surge a partir de una denuncia presentada por la Asociación de Abogadas y Abogados Laboralistas (Aal) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), acompañados por las dos CTA y diversas organizaciones sindicales y de derechos humanos.

El encuentro será un espacio propicio para presentar la sistemática violaciones a los derechos laborales de los trabajadores de parte del Estado argentino, como así también la fuerte ofensiva que los abogados y el fuero laboral vienen sufriendo por parte del gobierno. Fue el mismo presidente Macri el que se refirió a este como una “mafia” y denunció la supuesta existencia de una “industria de los juicios”, en el marco de condiciones laborales que se vienen flexibilizando de hecho hace años ante la complicidad de la burocracia sindical.

Según la Aal, estas acusaciones tienen el objetivo de “estigmatizar, desacreditar y criminalizar la labor de los defensores de derechos humanos y a quebrantar la independencia del poder judicial, especialmente la Justicia Nacional del Trabajo” y enfatizó que se trataba de maniobras que “encubren el objetivo de alterar en forma sustancial los derechos de los trabajadores”.

Al respecto, Micheli señaló que “los trabajadores somos víctimas de aprietes y amenazas constantes por parte de las patronales y ahora también el Estado, el cual cuenta con la venia de la burocracia sindical”. Por ello, “para nosotros es muy importante esta audiencia porque es una oportunidad más para difundir ante las pérdidas de derechos y libertades que venimos soportando desde que Macri asumió la presidencia”.

Cuarto encuentro de la juventud trabajadora10.10.2017

Cuarto encuentro de la juventud trabajadora

El secretario sindical del Partido Comunista, Mario Alderete, reflexiona sobre el cuarto Encuentro de la Juventud Trabajadora del Cono Sur organizado por la Federación Sindical Mundial, en el camping de Fatica, Parada Robles.

En efecto, el material que abrió e impulsó el intercambio de ideas y facilitó las amplias coincidencias logradas, contiene principios elementales que ponen al desnudo la lucha de clases en la sociedad capitalista, a la vez que denuncia y demuestra la situación de crisis civilizatoria que sacude a este sistema explotador que pone en peligro a toda la humanidad.

A continuación ofrecemos una apretada síntesis. En él se afirma con toda razón que “transitamos momentos de profundos cambios. La crisis económico-financiera que se hizo visible en el 2008 con la caída del gigante estadounidense Leman Brothers no ha hecho más que profundizarse desde entonces, dando cuenta de que no se trató sólo de una situación de crisis coyuntural, sino que el estallido de esa burbuja puso de manifiesto la crisis general del orden socio-económico, político y cultural dominado por los grandes capitalistas concentrados a escala planetaria”.

A renglón seguido sostiene “que la profunda crisis en la que se encuentra inmerso el capitalismo, resultado de la propia lógica de competencia por los mercados, ha llegado a un punto en que la concentración y centralización alcanzadas por unas pocas corporaciones trasnacionales lleva a que estos capitales destruyan todo lo que tocan. Países enteros son desmantelados, como les ocurrió a Afganistán, a Irak o a la Libia de Gadafi.

147 corporaciones económicas controlan la producción y distribución de más del 50 por ciento de la economía mundial. Así es como el uno por ciento de la población más rica del planeta acumula más de la mitad de la riqueza producida por el conjunto de los trabajadores del mundo. Según el último informe de la OIT el desempleo en América Latina durante 2016 en jóvenes de entre 15 a 24 años subió del 15,1 por ciento al 18,3 por ciento, mientras que los que tienen trabajo sufren una tasa de informalidad del 56 por ciento.

La producción cada vez en mayor escala, a mayor velocidad y con menos obreros y la consecuente expulsión de mano de obra, da como resultado mercados engordados de productos imposible de ser consumidos, redundando en una ola de quiebras de empresas que no logran sostenerse, mayor desempleo, mayor concentración y centralización del capital, profundizando la crisis del sistema y tornándola irreversible. Es tal el grado de concentración y centralización del capital que esos grupos trasnacionales necesitan derribar las fronteras nacionales, buscando para ello la conformación de entidades jurídicas, políticas y militares supranacionales que garanticen las condiciones para su reproducción.

Con ello, lógicamente, los empresarios locales, las “burguesías nacionales” con mayor o menor grado de desarrollo, son también arrasadas por este movimiento globalizador del capital concentrado. El mismo camino recorre el trabajo. De 2008 a la fecha se han perdido más de 63 millones de puestos de trabajo a causa del acelerado proceso de quiebras, compras, fusiones donde la competencia obliga a los empresarios a reducir sus costos, lo que alimenta día a día la incorporación de nuevas tecnologías al proceso productivo, de comercialización y de servicios. Se calcula que en los próximos veinte años será reemplazada el 50 por ciento de la mano de obra mundial por la incorporación de nuevas tecnologías, proceso de robotización y digitalización.

Bajo la lógica del capital y el mando de los grandes grupos económicos trasnacionales, el desarrollo tecnológico y su aplicación técnica en la relación maquinaria-trabajo-naturaleza están puestos en función de reproducir esos capitales inmersos en la competencia por los mercados, enfrentándose cada día de manera más expuesta con la necesidad que tienen las inmensas mayorías de utilizar esa acumulación de trabajo, de experiencia, de desarrollo científico-tecnológico y de riqueza en función de resolver los problemas del conjunto de la humanidad.

¿Alguien podría oponerse a que trabajos de alto riesgo, como la excavación minera o la perforación de pozos petrolíferos, por mencionar sólo dos ejemplos, sean realizados por robots en lugar de que humanos expongan su vida en caso de accidentes o imprevistos? ¿Dónde está la contradicción hombre-robot si los trabajadores y trabajadoras pueden decidir dónde va a ser aplicada la tecnología, cómo va a distribuirse el trabajo restante, cuántas horas es necesario trabajar, o qué hacer con las horas de “ocio” que la robótica “libera”?

No existe tal contradicción entre las/los trabajadores y el proceso de digitalización y robotización, sino que la contradicción explícita a esta altura del desarrollo de la humanidad es que, con tal grado de avance de las fuerzas productivas, ello no redunda en garantizar las condiciones de existencia del conjunto sino en reproducir las ganancias de unos pocos, que bajo su lógica de acumulación nos arrastran hacia un abismo.

Estas son las causas profundas que explican que, luego de nueve años en los que los centros financieros han aplicado todas las recetas que conocen, desde el ajuste descarnado hasta la emisión de deuda futura más grande de la historia del capitalismo, los indicadores económicos que estallaron en el 2008 se encuentran hoy en iguales o peores condiciones que entonces.

Frente a esta situación, resulta evidente que con luchar por nuestro salario y nuestras condiciones de vida y laborales hoy no alcanza, porque ese mismo capital al que nos enfrentamos en esa disputa no nos puede garantizar eso que exigimos. Debemos elevar nuestra mira al control de esas fuerzas, organizándonos para garantizar la utilización del desarrollo alcanzado hasta aquí por la humanidad en base a nuestro trabajo en favor del interés de las inmensas mayorías.

No quiere decir esto que las organizaciones sindicales debemos abandonar nuestros reclamos parciales, en nombre de un interés de clase superior y abstracto. Eso es imposible y suicida ya que nadie deja de pelear por el pan suyo de cada día. Sino que lo que hace falta es que desde el propio seno de nuestra clase, recuperando toda nuestra historia de lucha y las conclusiones teóricas extraídas de ellas, propugnemos por desarrollar una alternativa integral, política, económica y social, que logre constituirse en una estrategia, en un plan político de la clase, una dirección, en el que los crecientes conflictos parciales que surgen de manera espontánea fruto de la creciente expropiación que realiza el capital sobre las masas explotadas, los millones de trabajadores que cotidianamente pelean por sus condiciones de vida, los miles de sindicatos y organizaciones gremiales de todo tipo que se enfrentan a los despojos que realiza el capital, encuentren un camino que los contenga y direccione para enfrentarse a las causas y los causantes de los problemas que vivimos, que ilumine el camino de cómo y qué hacer con ese enemigo común corporizado en las 147 multinacionales que van absorbiendo las ganancias producidas a escala planetaria, erosionando y poniendo en peligro al ser humano y a la naturaleza toda.

Debemos para ello desarrollar una organización férrea y permanente que garantice los intereses del conjunto de la clase trabajadora, sin anteponer ningún interés particular al colectivo, ya que de hacerlo alimentaríamos a los que han querido reducir a los trabajadores y trabajadoras al apoliticismo, encerrándose en el círculo de hierro de la lucha por salarios y condiciones de trabajo bajo el dominio de las ideas y valores de la “libre competencia” propios de nuestro enemigo.

Es por esto que el problema de la unidad no tiene que ver con las buenas o malas voluntades de tal o cual dirigente, sino con asumir al enemigo común, con entender el momento histórico y desde ahí trazar un plan que direccione la lucha del conjunto, encarnado en los hombres y mujeres que mejor expresen dicha lucha, sin declinar en nuestros principios e intereses, pero a su vez evitando poner por delante las contradicciones secundarias en que nuestro enemigo nos quiere hacer caer permanentemente para mantenernos divididos. Por ello, la lucha ideológica y la formación científica de nuestros propios cuadros resulta un elemento central de la tarea que tenemos por delante. Sólo con ello lograremos desarmar el enmarañado conjunto de ideas y valores que nuestro enemigo sembró en el sentido común de las masas para garantizar su dominio.

Nuestra conducta, nuestras ideas y valores, nuestros principios, deben emanar en primer lugar de un análisis objetivo de la realidad, que atienda a los problemas reales a los que nos enfrentamos, y devenir desde allí cuáles son nuestras tareas frente a los problemas planteados, apoyándonos para ello en nuestra experiencia histórica y en las conclusiones teóricas que hasta aquí hemos alcanzado, aportándole la cuota de creación necesaria que toda transformación revolucionaria de la sociedad requiere.

Ello implica recuperar la conducta transformadora de nuestra clase, y no solo referida a las tareas específicas del quehacer gremial y la solidaridad característica de los trabajadores, sino entendiendo el momento histórico en que nos encontramos y asumiendo desde allí el conjunto de las tareas políticas, económicas, sociales y culturales que el presente demanda de nosotros en cada uno de nuestros países, en nuestra región y en el mundo.

Hoy, más que nunca, debemos asumir la tarea que nos legara Fidel: “tener conciencia del momento histórico y cambiar todo lo que deba ser cambiado”.

 

 

RÍO NEGRO06.10.2017

Con las dos CTA por el salario

Ambas centrales sindicales acordaron reunirse en pos de la reapertura de paritarias.

La CTA de Río Negro acordó una reunión en San Carlos de Bariloche con la CTA autónoma de la provincia patagónica. Esto se encuentra en el marco de una política de unidad que se está encarando desde el año pasado, cuando se efectivizó un encuentro de altos dirigentes sindicales.

La cita barilochense respondió a la urgencia de exigir una recomposición salarial ante la pérdida del poder adquisitivo. Prevén la realización de acciones diversas en la capital de la provincia y sientan un precedente para sus respectivas construcciones nacionales, que ya vienen dando muestras de unidad en la acción y la lucha.

Asimismo, se buscó elevar el pedido en común en exigencia de la reapertura de la discusión paritaria en Río Negro, por lo que reclaman la creación de un Consejo Provincial del Salario. Algo parecido ocurrió el año pasado, cuando efectivizaron un plenario de secretarios generales del que participaron los líderes provinciales y dirigentes de varios importantes sindicatos de la provincia.

Con el Índice de Precios de la ciudad de Viedma el gobierno provincial maneja las actualizaciones salariales. Esta lógica merece el rechazo sindical ya que, entienden, no se reflejan en este índice los precios de toda la provincia, caracterizada por sus grandes distancias y múltiples condiciones medio ambientales.

Jorge Molina, desde la CTA de los Trabajadores dijo que además de la recomposición salarial, los gremios volverán a pedir la creación de un Consejo Provincial del Salario, “no solo para definir el salario mínimo sino para que todos los sectores comencemos a delinear políticas públicas que dejen de lado este endeudamiento y ponga el eje en el desarrollo”.

El PC celebra la unidad

Rubén Terrile, secretario del PC barilochense y, además, del Interior en la CTA de Bariloche, expresó: “esto es algo muy importante para remarcar porque las dos CTA están comenzando a articular en unidad”.

Definió como “algo más concreto” el pedido por el Consejo por el Salario Mínimo y la exigencia de incremento de las asignaciones familiares. “Ambos son temas de la agenda política que tenemos los trabajadores rionegrinos”, observó al respecto.

“Este es un paso muy interesante, porque hemos comenzado a trabajar en forma conjunta y con una iniciativa bien concreta, si bien esta unidad se está extendiendo por todo el territorio nacional, con asimetrías, pero esta comenzado a lograse un camino de ir avanzando”, repuso finalmente.

CTERA05.10.2017

La Celeste Violeta toma las riendas

Tras recoger el apoyo de una inmensa mayoría de los afiliados, la lista de unidad que integra a los comunistas realizó su acto de asunción.

Luego de las elecciones del 7 de septiembre, que le dieron el triunfo por una holgadísima diferencia (obtuvo casi el 80 por ciento de los votos), la Lista Celeste Violeta asumió la conducción de Ctera, principal gremio docente del país. Allí estuvo el Partido Comunista, que tiene varios de sus dirigentes en la lista que ahora conduce el sindicato.

Así, juraron como secretaria general Sonia Alesso y como secretarios adjuntos, gremial y de derechos humanos, Roberto Baradel, Eduardo López y Rogelio De Leonardi, respectivamente. Entre los comunistas, también se encuentran la riojana Beatriz Martínez, el zarateño Cristian Poli y el entrerriano Leandro Pozzi.

Del acto participaron invitados de otras fuerzas gremiales, como los bancarios Sergio Palazzo y Sandra Zapatero y el camionero Pablo Moyano, entre otros. También legisladores y personalidades se acercaron a la jornada en que Ctera reafirmó su conocido y firme rumbo de lucha.

Sonia Alesso expresó: “tenemos el desafío de seguir luchando por una escuela pública de calidad para todes”. Y agregó: “seguimos reclamando, con nuestra historia de lucha, por una educación al servicio de nuestro pueblo”. Y luego: “acá hay un colectivo que no se va a arrodillar y no va a entregar su lucha ni va a permitir que lo disciplinen”.

También habló Baradel, quien además es secretario de Suteba, el mayor sindicato docente de la provincia de Buenos Aires. “Este triunfo nos consolida como sujetos que luchan por defender sus derechos y que están convencidos de que la unidad del movimiento obrero es primordial para salir de esta realidad que estamos viviendo”, dijo el dirigente.

Ese tono rojo

Mario Alderete, responsable gremial del PC, asistió al evento en representación del Comité Central de la fuerza política. Ponderó la holganza del triunfo de la Celeste Violeta y dijo que “eso es un triunfo de la alianza que, por lo menos, fortalece al gremio para proseguir en su lucha por las reivindicaciones sin satisfacer y que son parte de sus reclamos”.

Recordó la necesidad del funcionamiento de la paritaria nacional entre los docentes y el gobierno y, en ese sentido, expresó que “celebrar el triunfo de la manera que lo celebraron, rodeados de una gran cantidad de docentes y amigos de los docentes, les da fortalece e indica el respaldo de otros representantes de diferentes miembros”.

“Ese es un camino de unidad y reconocimiento a la lucha de los docentes y, fundamentalmente, debe contribuir a seguir avanzando”, agregó Alderete. “De esa fortaleza y representatividad hay que poder aportar más a la necesaria construcción de la unidad en el movimiento obrero”, observó después.

Además, valoró la representatividad del acto, resaltando en ese sentido particularmente las presencias de Moyano y Palazzo y de la gran cantidad de trabajadores del propio gremio. También las de Hugo Yasky como secretario general de la CTA y Pablo Micheli por la CTA autónoma.

Puntualizó que la Ctera como el campo popular “se está enfrentando a un enemigo poderoso, uno de cuyos objetivos fundamentales es la reforma laboral”. Al respecto, apeló a “la resistencia cuando te quieren pasar por encima”. Añadió que el macrismo “vino a aplicar a fondo medidas de carácter regresivo y para enfrentarlo y tirar abajo sus planes es necesario, imprescindible, la unidad y la voluntad de lucha del gremio, pero con eso sólo no alcanza”.

“Para enfrentar a este enemigo se necesita una lucha más generalizada y unificada de toda la clase obrera junto con el pueblo, porque esto no golpea sólo a los trabajadores sino al pueblo en general y a los sectores de los jubilados con el elevado costo de la vida o el crecimiento de la desocupación”, expresó finalmente.

 

LLAMADO A PARITARIAS05.10.2017

No se trata de salarios

En el marco de una educación pública en estado crítico, los docentes bonaerenses pidieron reunirse con el gobierno de Vidal para hablar de temas como infraestructura, presupuesto y planes educativos.

La escuela pública en la provincia de Buenos Aires está pasando un momento crítico, similar a los ajustes de la década de los noventas, que en realidad fueron atropellos a una rica tradición educativa y retrocesos nodales, aún, en el esquema productivo. Baste para ello recordar, por ejemplo, el vaciamiento de las escuelas industriales, diseñadas para un país que ya no tendría a la industria como parte trascendental de su economía.

Las cosas no están mejor en estos días. Por ello, las organizaciones docentes agrupadas en el FUD (Frente de Unidad Docente de la provincia de Buenos Aires) solicitó la semana pasada una reunión “urgente” con el director de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny, para “retomar la agenda educativa planteada durante la gestión anterior”.

Roberto Baradel, secretario de Suteba, principal sindicato docente de la provincia, reforzó el llamado orgánico manifestando que los trabajadores esta vez “no quieren solamente hablar de salarios”.

Con un presupuesto educativo a la baja, con alumnos que han vuelto a la escuela también a comer y ya no sólo a formarse, con falencias claras en la infraestructura edilicia de los centros de educación, con viandas escolares en dudoso estado sanitario y cada vez menos sustanciosas, con el proyecto (Plan Aguilar) de inmiscuir la lógica neoliberal de la meritocracia en la educación terciaria y hasta con la intención de ir privatizando el sistema educativo a través del Plan Maestro, los docentes encendieron un alerta necesario.

Ese recorte espeluznante

Emanuel Ríos, secretario adjunto de Suteba Lomas, apuntó como “principal urgencia” a la discusión por el presupuesto, del que enfatizó: “está muchos puntos más abajo que el del año pasado”. Agregó lo que llamó “el tema de la infraestructura” y, en ese sentido, remarcó: “este año se terminó subejecutando casi un 40 por ciento de lo que se había planificado en infraestructura para escuelas”.

Dijo que faltan aulas nuevas y sumó el delicado problema de “la comida que comen los pibes”. En ese camino, manifestó: “a las viandas las han ido reduciendo prácticamente a la mitad”. Y repuso: “en escuelas periféricas realmente se necesita que los chicos coman porque por la crisis económica a la que nos ha llevado este gobierno sus papás realmente no tienen para darles de comer”.

“Encima de eso, las viandas del servicio alimentario escolar se han reducido casi en un 50 por ciento”, consideró y le sumó: “lo más temible de esto es que en las escuelas de jornada extendida, donde los chicos están todo el día, también hicieron un recorte espeluznante”.

Reforzó sus palabras diciendo que “la calidad de la comida de los pibes es muy mala” y apuntó: “con el gobierno de Scioli, a pesar de que no nos dio muchas concesiones en términos de la comida, siempre había para todos y la calidad era buena”. “Ahora el sánguche que traen a la escuela tienen una feta de queso y una feta de jamón sin ningún tipo de refrigeración durante mucho tiempo”, añadió.

Plan Desguace

“Nosotros estamos en contra del plan maestro”, observó Emanuel Ríos y consideró que a la gobernadora María Eugenia Vidal: “se lo vamos a hacer saber también en esta llamada a reunión en paritarias, que no es solamente para discutir el salario sino para discutir la escuela que todos queremos”.

Ilustró que el Plan Maestro “viene desde arriba hacia abajo” y que el rechazo docente que ha generado se debe a que “va en camino a la privatización de la escuela pública”. También condenó al Plan Aguilar para la educación terciaria porque, dijo, “establece la meritocracia en los profesorados para los jóvenes que se reciben como nuevos maestros y profesores y establece una serie de criterios para ver si le dan el título”.

Adujo que esto “nos parece un retroceso en comparación con lo que fue la Ley Nacional de Educación, que ha puesto a los estudiantes como sujeto de derecho por sobre todo y a la educación como bien social” y que el Plan Maestro, en cambio, propende a establecer como criterios al “sálvese quien pueda en la educación, lo mismo que pasa en México, Perú y otros lugares de Latinoamérica”.

Agregó que en este marco “el desmantelamiento de la escuela industrial es tremendo” y señaló que “ahora se ha desarmado la dirección de las escuelas industriales”. Dijo finalmente: “van hacia el desmantelamiento de la escuela industrial, como ya ha pasado en los noventa”.

PROBLEMAS EN SALUD05.10.2017

La provincia está enferma

Los profesionales bonaerenses de la Salud emitieron sus advertencias ante la delicada situación.

Mientras la provincia de Buenos Aires con María Eugenia Vidal al frente se endeuda a un ritmo alarmante y el aparato público se reduce y precariza, el sistema de Salud no está exento de su propia crisis. En clave de manifestarla, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (Cicop), reclamó públicamente que la gobernadora cumpla con los acuerdos paritarios suscriptos y, ante la negativa, no descarta realizar medidas de fuerza.

Uno de los problemas más acuciantes denunciados por los profesionales fue la falta de progreso en la interinización de quienes trabajan como becarios. En un comunicado, la Cicop no dudó en definir al asunto como “un incumplimiento flagrante del gobierno” y habló de que ello implica “la promoción de la perpetuación del conflicto sindical”.

También al ministerio bonaerense de Salud se le demandó por parte del gremio la confirmación de cargos y funciones ganados por concursos; así como el llamado a inscripción para los ingresos 2017, la propuesta de funcionamiento de las comisiones de recursos humanos hospitalarias y el impulso al proyecto de ley de pases de la 10.430 a la 10.471, en trámite parlamentario.

Falta actualizar, denuncian también desde el sindicato, los valores retroactivos a agosto para la deuda con las guardias hospitalarias. Asimismo, acusan que no está suficientemente regularizado el régimen de salvaguarda psicofísica de los profesionales de la salud, que además sufren (y solicitan abrir nuevas discusiones al respecto) mucha violencia.

Por si esto fuera poco, la situación de los llamados “residentes” no es menos preocupante. Por eso la Cicop solicita también la reapertura de las discusiones sobre el tema. Y también rechazó, por comunicado, “la intención de separar la función de los comités mixtos entre seguridad e higiene laboral y la violencia porque ambos conforman aspectos de una misma cuestión, es decir, las condiciones laborales del personal”.

Con la Salud en guardia

Pablo Torres, secretario general adjunto de Cicop, observó como “fundamental” el problema de que en el sistema de Salud de la provincia se esté verificando “un proceso de precarización laboral”. Y, a tono con las quejas orgánicas sindicales, agregó: “hay una promesa de incorporación a planta de becarios que no se está cumpliendo”.

“Si hay un problema en el sistema de Salud de la provincia de Buenos Aires tiene que ver con el financiamiento, con los bajos presupuestos”, sentenció y puntualizó que “eso impacta principalmente en el tema de recursos humanos”.

Por otro lado comentó, que “afortunadamente tuvimos un invierno bastante benigno” y que por ellos las problemáticas con pacientes no pasaron a mayores. Pero acotó: “de persistir la línea general de políticas de los gobiernos nacional y provincial en el sentido de transferencia de recursos, promoción de despidos y precarización laboral, probablemente en el corto plazo tengamos impacto de eso en todos los sindicatos sanitarios”.

En ese camino, advirtió que “el tema de la pobreza y la indigencia seguramente va a impactar en mortalidad infantil”. “Vamos a tener nuevamente problemas de desnutrición”, añadió. También se mostró preocupado por cómo la crisis económica pueda llegar a incidir en la salud mental de la población.

“La propia desocupación normalmente también tiene efectos en el incremento de adicciones como el alcoholismo”, dijo al respecto y le sumó: “la pérdida del empleo implica un impacto a la autoestima de las personas y eso después lleva a consecuencias en la salud mental y en lo social”.

Cuestionó, además, la violencia que los profesionales de la salud deben padecer en áreas como guardias y turnos. Dijo: “tenemos recursos insuficientes, guardias descubiertas y demás y suelen darse situaciones de violencia con los pacientes”.

En ese sentido, explicó: “hemos acordado con el gobierno anterior un protocolo que incluye no sólo a las fuerzas de seguridad sino a la figura del cuidador hospitalario, que es personal civil que puede orientar al paciente y contenerlo tal vez sin llegar a las fuerzas de seguridad, que serían la última instancia y nosotros preferimos que estén del lado de afuera del hospital”. Repuso que “tampoco queremos hospitales militarizados” y objetó que el acuerdo “no se está cumpliendo y, además, no se están atacando las causas”.

Afirmó que no se descarta un plan de lucha e informó que mañana una reunión del consejo directivo provincial de Cicop debatirá sobre el asunto. “Vamos a evaluar la situación y tomar definiciones”, expresó.

 

Se reunió la CTA bonaerense05.10.2017

Encuentro y debate

Qué hacer ante las políticas de ajuste y flexibilización, fue uno de los temas que se abordó en la reunión. El gobierno que encabeza Vidal “viene con un ajuste muy fuerte”, advirtió Mario Micheli.

El Consejo Ejecutivo de la CTA de Buenos Aires llevó a cabo una reunión en la que analizó la situación que atraviesa esa provincia y definió un marco de acción.

El encuentro se desarrolló encabezado por los secretarios adjuntos de la CTA provincial, Raúl Calamante y Daniel Pérez Guillén, y contócon los integrantes de ese cuerpo, entre ellos, el titular de la central seccional Cañuelas-Lobos, Mario Michelli.

Ahí se debatió sobre los pasos a seguir para salir al cruce de la situación provocada por las políticas de ajuste, represión y flexibilización que impulsan los gobiernos nacional y provincial.

Asimismo, se presentó un informe sobre acciones adoptadas por la central contra la implementación de la ley de Riesgo Laboral y presentación del proyecto propio de ley de Salud Laboral. Después, los presentes se sumaron al resto de participantes en el Plenario de Secretarios Generales y Adjuntos de CTA provincial, en la que participó el titular de la central en el orden nacional, Hugo Yasky.

Debate

“Debatimos sobre el presupuesto 2018 del gobierno que encabeza María Eugenia Vidal que viene con un ajuste muy fuerte, pero además arrastra las consecuencias de los programas subejecutados de este año”, señaló el secretario de la CTA Cañuela Lobos y recordó que el recorte “va dirigido a las áreas Salud y Educación”, al tiempo que “ratifica los pagos de los intereses de la deuda externa”.

De ahí que, “en ese marco de análisis del Presupuesto y lo que significa para los trabajadores de la provincia, se desarrolló la reunión del Ejecutivo, teniendo en cuenta la situación de los trabajadores y convocando a apoyar a Cristina Fernández”.

Por su parte, en el mismo sentido, Yaski aseveró que es “muy importante la pelea electoral”, pero aclaró que “la CTA va a salir a defender los intereses y los derechos de los trabajadores en la calle, antes y después de las elecciones”.

La CGT hizo su confederal04.10.2017

Con la misma cantinela de siempre

Lejos de la promesa de avanzar a un plan de lucha, los popes cegetistas se dieron cita para abrochar lo que ya vienen arreglando con el gobierno.

La CGT llevó a cabo su Confederal. Lo hizo con la presencia de prácticamente todos los espacios que integran la central que, lejos de acordar un plan de lucha, rubricaron los arreglos que la cúpula de la CGT tejió durante los últimos meses con el Gobierno.

¿Al final, era sólo para descomprimir? Esta pregunta fue hecha desde este mismo diario al promediar mayo, cuando ya iba quedando claro cuál fue la finalidad que persiguió el Triunvirato de la CGT con el paro nacional que había tenido lugar poco antes. Pero asimismo, ante la evidente dilapidación del acumulado que había dejado la jornada del 6 de abril.

Es que por esos días la cúpula cegetista volvía a reanudar formalmente un acercamiento con el Gobierno, algo que -tras bambalinas- nunca había suspendido. Y lo hacía a lo grande: esa vez la Mesa Chica de esa central recibía en la sede central de la Unión del Personal Civil de la Nación al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien concurría acompañado por el vicejefe de Gabinete de Ministros, Mario Quintana.

Tras esa reunión, Carlos Acuña dijo que para que ese “diálogo” tuviera sentido debían “producirse respuestas concretas sobre varios temas en beneficio de los trabajadores” y destacaba que ahí se había acordado la convocatoria al Consejo del Salario, Mínimo, Vital y Móvil, algo que por Ley el gobierno debía hacer.

Poco después, en el Consejo, el gobierno laudó a favor de los empresarios y estableció que el salario mínimo va a estar cinco mil pesos por debajo de la actual línea de la pobreza y eso recién en julio de 2018.

Otra de las cosas que festejaron en esa ocasión los triunviros fue el establecimiento de “cláusula gatillo”, algo que el ejecutivo utilizó para cerrar a la baja la mayor parte de acuerdos y aislar a aquellos sindicatos que se mantuvieron firmes en la demanda de recomposición salarial.

Pero cinco meses más tarde la cosa va quedando más clara, ya que voceros y propaladores massmediáticos de La Rosada vienen machacando con que este año la inflación va a cerrar por debajo del nivel promedio de los acuerdos salariales pactados en las paritarias 2016, pero además anticipan que para las del año venidero, no se va a aceptar un techo superior al 15,7 por ciento.

Ponele un moño

En julio, después de la feroz represión perpetrada contra los trabajadores que se defendían del vaciamiento de la planta que la multinacional PepsiCo tiene en la localidad de Florida, el Triunvirato de la CGT se presentó en el edificio de la calle Azopardo y, en ronda de prensa, anunció la convocatoria a una movilización para el 22 de agosto que, desde el día siguiente, se encargó de desinflar.

Pero también anunció que en septiembre se iba a constituir un Comité Central Confederal “para convocar a un plan de lucha”. Finalmente el Confederal se hizo, pero fue ayer martes 3 de octubre y en lugar de hablar de un plan de lucha, ahí se ratificó que la CGT le garantiza al ejecutivo que nadie va a sacar los pies afuera del plato, al menos, de aquí a las elecciones legislativas.

Pero esto no es lo peor que pasó ayer en la cita convocada en el edificio de La Fraternidad. El Confederal puso luz verde a su participación en la agencia que el Gobierno quiere crear para limitar tratamientos médicos en los que esté involucrada tecnología sanitaria y medicamentos obligatorios que deben proveer las prestadoras.

En este sentido, el ejecutivo envió al Congreso un proyecto que impulsa un encorcetamiento de los juicios contra obras sociales y prepagas, esto es, una herramienta para evitar que los pacientes puedan exigir judicialmente lo que les corresponde.

También avalaron aceptar integrar el equipo de monitoreo sobre las intervenciones a gremios, otra de las cosas que se habían acordado en las reuniones que vienen manteniendo, regularmente, los principales popes cegetistas con funcionarios gubernamentales.

Asimismo, se dio visto bueno al apoyo de esta central al proyecto que el oficialismo denomina “blanqueo laboral”, una ley del olvido para que las patronales puedan regularizar situaciones de informalidad laboral a la que someten a los trabajadores.

El universo del trabajo informal supera ampliamente el 37 por ciento de los trabajadores, por lo que si a esto se le suma la elevada y creciente tasa de desocupación que se registra, podrá comprenderse que si prospera la iniciativa, las patronales tendrá carta blanca despedir y –en el mejor de los casos- volver a contratar a las mismas personas pero sin reconocer antigüedad.

Y también estuvieron presente en la mesa de acuerdos el guiño que la CGT le viene dando al gobierno en el pustch que protagoniza contra el Fuero Laboral al que acusa de fomentar lo que llama “la industria del juicio”, así como en la estrategia de establecer al sistema de pasantías como una modalidad paradigmática para la contratación de personal.

A cambio, según se jactan los triunviros, el ministro de Trabajo les garantizó que la “reforma laboral” no va a ser de la magnitud que la que se perpetró este año en Brasil.

Pero aunque la promesa del gobierno sincera, es difícil que aquellas inversiones de empresas interesadas en deslocalizar parte de su producción, puedan interesarse en Argentina antes que en Brasil, cuando del otro lado del Río Uruguay les ofrecen un régimen cercano a la semiesclavitud. Así las cosas, cualquier tipo de reforma regresiva de las relaciones entre trabajo y capital, por mínima que fuera, es en el contexto actual una Caja de Pandora.

Todo sea por el cambio04.10.2017

Otra vez corrieron el arco

Con la complacencia de la burocracia sindical, Mauricio Macri va a llegar a las elecciones legislativas disfrutando de la pax que tanto aprecia. Y prepara el paquete para después del 22 de octubre.

Aunque sobran motivos, la CGT volvió a correr el arco y el plan de lucha –si algún día llegara- tendrá que esperar por lo menos a que las elecciones de octubre aclaren el panorama.

¿Pero hay algo que no esté claro? A la hora de enumerarlos, sobran motivos que justifican que la central que agrupa más sindicatos se ponga al frente de la lucha.

Alcanzaría con decir que continúa la ola de cierres de unidades productivas con el consecuente tendal de trabajadores en la calle y que los salarios siguen corriendo desde atrás a la inflación que se profundizó –sobre todo durante 2016- como consecuencia de medidas que deliberadamente adoptó el Gobierno para favorecer una feroz transferencia regresiva de recursos.

También que desde el ejecutivo y todo el tándem de poder que gobierna ni siquiera esconden que van a buscar que el Congreso avale un rediseño en la relación entre capital y trabajo.

Y por si alguien tiene dudas, ahí están los ejemplos de aquello en lo que ya avanzaron favorecidos por el creciente desempleo que provocaron y la connivencia de la burocracia sindical que llevaron a diferentes sectores a establecer acuerdos que destruyen derechos que el universo del trabajo adquirió con años de lucha.

Hablar de cambiar la relación entre capital y trabajo es hablar de un rediseño del concepto de sistema previsional y de los mecanismos solidarios que vehiculizan asistencia y seguridad social, es decir, aquellos que aún con las restricciones inherentes al Estado Liberal Burgués vehiculizaron que la idea de movilidad social ascendente como paradigma de nuestra sociedad.

Es que el Proyecto Cambiemos, tal como no se cansa de repetir Mauricio Macri, apunta a provocar un “cambio cultural” ¿Pero de qué estarán hablando?

Alineamientos

Esto del “cambio cultural” encuentra alineados desde el propio presidente hasta el último de sus funcionarios. Pero también -y con entusiasmo de profeta bíblico- lo propala la massmedia de gobierno homologándolo a un concepto de presunta modernidad que, en sí, descalificaría a otros diseños que aún dentro de los límites del capitalismo plantean fifty-fifty como modelo.

Reprimarización y financiarización de la economía son paradigmas de este “cambio cultural” que intenta imponer profundas y aceleradas modificaciones en la estructura social y política, pero también económica.

Es que un país que produzca commodities de escaso valor agregado y reduzca su expectativa industrial a convertirse en un eslabón menor de un proceso de deslocalización de segunda generación, precisa imponer una relación en la que el capital avasalle al trabajo hasta trastocar el concepto de proletariado por el de precariado, esto es, hasta extinguir la conciencia de clase. De ahí a la pérdida de derechos civiles, sociales, sindicales, ciudadanos y humanos el paso es necesario y breve.

Para ello, el tándem de poder instalado en La Rosada ya demostró que es capaz de ganar y amañar elecciones, pero asimismo que tiene el compromiso de la massmedia dominante para interpelar fundamentos profundamente reaccionarios que aportan a la construcción de su base social y desarrollo en el territorio. Y que cuenta con un aparato represivo cebado –como nunca durante los últimos años- al que le envía constantes señales que le dicen que cuenta con la suficiente autonomía como para traspasar límites.

Así, desde el consenso creado a partir de la exacerbación del odio de clase, avanza en la destrucción y deslegitimación de todo aquello en lo que se avanzó en términos de ampliación y consolidación de derechos ciudadanos, civiles, económicos, sociales y humanos. Y no sólo en lo en lo que se avanzó durante los últimos años.

Porque para perpetrar el cambio cultural que propician, precisan hacer tabla rasa del pasado, de todo lo vinculado a experiencias de lucha desarrolladas por los trabajadores y el pueblo.

Por eso es que el rediseño de la relación trabajo-capital es un capítulo en el que ponen tanto énfasis. Y mediante la dinámica de coacción-chequera, sacrifican en el altar de lo más pacato de los sectores medios a algunos de los más impresentables exponentes de la burocracia sindical, para arreglar con el resto.

Mientras tanto, el establishment sigue multiplicando voces para exigir más ajuste. “Si Argentina no hace un ajuste social y fiscal, no va para ningún lado” dijo la semana pasada, desde el corazón del Círculo Rojo, el economista y rector de la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina, Carlos Rodríguez.

Es que, una vez echada a rodar la primera piedra, la avalancha es imposible de parar, por lo que aquello que los trabajadores argentinos es el más drástico ajuste de las últimas décadas, para ellos es mero gradualismo.

¿Y si lo que hubo hasta ahora fue gradualismo, se imagina cómo será lo que se viene? Aunque desde La Rosada se empeñen en negarlo, cuando miran la brutal contrarreforma perpetrada en Brasil se les hace agua la boca y esa fruición es la misma que siente el establishment.

¿Acaso es creíble que un gobierno compuesto por lo más concentrado del núcleo de poder económico y financiero que actúa en el país podría evitar la tentación, más aún, si se le facilitan las condiciones?

Además de todo el chamuyo...04.10.2017

¿Vos en qué decil estás?

Mientras los triunviros danzan al ritmo de Triaca y Dujovne, para el bolsillo popular la cosa se pone peor cada día.

Ayer, mientras se estaba desarrollando el Comité Central Confederal de la CGT, el ministro de Trabajo Jorge Triaca visitaba la UIA donde “tomó nota y se mostró receptivo” al reclamo que le hicieron los dueños de casa de que adopte medidas tendientes a “reducir los costos laborales”.

Así lo reveló el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, quien tras el encuentro, al recibir a la prensa junto al vicepresidente de la entidad, Daniel Funes de Rioja, señaló que con el titular de la cartera de Trabajo, también dialogaron sobre la ley de ART y el “blanqueo laboral”.

Asimismo, Acevedo fue claro cuando recalcó que, aunque “el ministro no dio precisiones sobre el plan para recortar gastos laborales” en la corporación patronal esperan que el gobierno “de respuestas” después de las elecciones.

Y, a la hora de dar respuestas, desde las propaladoras de la massmedia de gobierno trabajan horas extra, en la tarea de apuntalar el camino argumental propicio para los consensos sociales y políticos que La Rosada precisa para tener éxito en la implementación de un cuerpo de leyes que garantice una reforma laboral regresiva.

Mientras tanto, en el gabinete juegan a las escondidas. Ayer el titular de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo que “no hay ningún proyecto de flexibilización laboral” ni se prevé modificar la edad jubilatoria e implementar una nueva vuelta de tuerca al ajuste.

Pese a esto, aclaró que “lo que vamos a hacer es seguir trabajando en mesas sectoriales como lo vemos haciendo hasta ahora, donde nos sentamos el gobierno, los empresarios y los sindicatos, para ver cómo todos juntos podemos encontrar acuerdos para estar todos mejor”. Tras lo que puso como ejemplo del resultado de esas “mesas sectoriales” a la experiencia impulsada en Vaca Muerta.

Pero y como para que no queden dudas, al ser recibido por los popes de la UIA, Triaca despejó el terreno: “todo lo que se avance en este sentido cuenta con el respaldo y la participación de los gremios”. Así las cosas, al parecer la mesa está servida y el plato principal son los trabajadores.

Menos de diez

La mitad de los trabajadores cobran menos de diez mil pesos por mes. Así lo señala un relevamiento del Indec que aporta datos sobre la distribución del ingreso durante el segundo trimestre del año que explica que el diez por ciento de aquellos que más ganan se quedan con más del treinta por ciento del total de los ingresos, al tiempo que el decil más pobre se reparte sólo el 1,4 por ciento de la masa salarial total.

De ahí que durante el período considerado, volvió a empeorar el Coeficiente de Gini que fue de 0,428 puntos, frente al 0,427 de igual momento de 2016.

Así, el diez por ciento de mayores ingresos recibe entre 25 mil y quinientos mil pesos mensuales, mientras que el decil inferior tiene ingresos de setenta a tres mil pesos por mes.

Esto se explica, en parte, por la abrupta caída salarial que, respecto a la inflación, se registró desde que Mauricio Macri es presidente. Una medición del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda da cuenta de que, en ese período, el salario real perdió 7,3 por ciento frente a inflación, algo que no pasaba desde 2001.

Este es el contexto en el que, hoy, el triunviro Héctor Daer reconoció que la CGT “está dispuesta a conversar con el Gobierno sobre una reforma laboral” y aunque aclaró que ese espíritu dialoguista no alcanzaría a “cuestiones que son inclaudicables”, el final de esta historia está abierto y en gran medida dependerá de la fortaleza que el ejecutivo entiende, va a obtener en los comicios del 22 de octubre.

 

 

Ingenio Ledesma20.09.2017

Sigue el paro

Los trabajadores señalan que la patronal les ofrece menos que a sus pares de ingenios agrupados en la misma cámara empresarial. “Además la patronal criminaliza la protesta”, dijo el titular del PC provincial, Leonardo Rosales, al brindar el apoyo partidario a los operarios.

“La patronal, los Blaquier, pretenden torcer el brazo de los y las trabajadores que están llevando adelante un reclamo justo, ya que hay una diferencia de cerca de dos mil pesos en los salarios, con trabajadores de otros ingenios como el de san Isidro y Río Grande”, advirtió el secretario del Partido Comunista de Jujuy, Leonardo Rosales, sobre el conflicto abierto en el Ingenio Ledesma donde desde el lunes los trabajadores llevan a cabo un paro que, en principio, continuará hasta el viernes.

Así lo resolvió la asamblea de trabajadores porque, según se explicó, en la mesa paritaria que se realiza en la ciudad de Buenos Aires, la patronal “sigue haciendo ofrecimientos que están por debajo de los últimos acuerdos en San Isidro y Río Grande”, que forman parte de la misma cámara empresaria que agrupa al Ingenio Ledesma, el Centro Azucarero Regional del Norte Argentino.

El Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (Soeail), señaló que quiere seguir dialogando, pero “para poder avanzar y volver a trabajar con un sueldo y condiciones laborales dignas” y recalcó que “registramos en sectores críticos de la producción un alto acatamiento a la medida de fuerza” ya que “los compañeros han reflexionado y se han plegado”.

Por su parte, el titular del PC provincial advirtió que si los operarios de Ledesma aceptaran las condiciones que oferta la patronal, “para ellos, las negociaciones del próximo año arrancarían dos mil pesos abajo”, pero además denunció que la empresa “judicializa la protesta social, ya que en el marco de anteriores conflictos denunció penalmente a la conducción del sindicato y otros trabajadores, entre ellos un camarada del PC, por instigación a cometer delito y usurpación”.

Tras lo que, sin dudar, hizo hincapié en que “vemos con preocupación que se recurre sistemáticamente a esa situación de judicializar, estigmatizar y de perseguir a quienes trabajan para que no se sumen a la huelga”, pero celebró que, pese a esto, “estas medidas que no impidieron que más del ochenta por ciento de los trabajadores participen activamente de la medida de protesta”.

Y finalizó remarcando que “esto demuestra que la clase trabajadora está tomando conciencia que de cómo la afecta el accionar de la empresa, siendo que esta tiene millonarias ganancias año tras año”, por lo cual “desde el Partido estamos acompañando y apoyando el reclamo de los trabajadores”.