Paloma de guerra en Colombia

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde el Senado, la derecha le apunta a los acuerdos de paz. El Partido Comunista advierte sobre la maniobra del ejecutivo que preside Iván Duque.

El Partido Comunista Colombiano (PCC) instó a “enfrentar el fascismo y la estigmatización” y recalcó que es preciso que se implemente lo pactado en los acuerdos de paz de La Habana.
Así salió al cruce de las posturas macartistas expresadas en la sesión del Senado del 18 de mayo en el debate de control político sobre el “incumplimiento de las Farc a las obligaciones del acuerdo final”.
Ahí desde la bancada del oficialista Centro Democrático se hostigó al partido Farc, principalmente, por medio de las senadoras María del Rosario Guerra y Paloma Valencia, quienes reiteraron que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) no es idónea para juzgar a los miembros de la extinta guerrilla.
“Queda claro que el objetivo del pretendido debate es el interés del actual partido de gobierno por justificar su política evasiva de los compromisos del Estado con el Acuerdo Final y pasar a la ofensiva con el supuesto de que Farc no ha entregado los recursos económicos para la reparación de las víctimas”, señaló el PCC.
Asimismo, recalcó que “el falso debate fue un desfile lamentable de ataques al acuerdo de paz, de informes parcializados, de tergiversaciones en los indicadores de evaluación de la implementación, pero estuvo especialmente enfocado a sustentar la ‘propuesta’ del ministro de Defensa de volver trizas los términos esenciales del pacto para la paz”.
También denunció que, con esta maniobra, el ejecutivo que preside Iván Duque, intentó levantar su imagen “promoviendo la polarización contra las Farc y el Acuerdo Final de Paz”, para sí “justificar el incumplimiento de gran parte de sus obligaciones”.
Entre los incumplimientos del ejecutivo, el PCC enumeró los vinculados a la agenda de democratización, la reforma agraria y la eliminación de la Teoría del Enemigo Interno hacia al interior de las fuerzas militares.
Pero asimismo, el PCP le endilga al Gobierno Duque responsabilidad por el debilitamiento de la Jurisdicción Especial de Paz y los mecanismos de reparación de víctimas previstos en los acuerdos.

Postura

Por otra parte, el PCP lamentó la actitud de Guerra y Valencia, que “hicieron gala de soberbia y dejaron en claro la falta de garantías a las cuales estaremos expuestos durante el actual período de gobierno”.
Y, al respecto, hizo hincapié en que “el lenguaje bélico, irresponsable y estigmatizante” de las senadoras, que “añora el retorno a la confrontación con las Farc, pero olvida que la antigua guerrilla ya no existe y que es deber del Estado garantizar la seguridad y el cumplimiento de lo pactado en La Habana”.
Tras lo que cuestionó las acusaciones de Valencia al PCP, “porque abogados de amplio reconocimiento en la búsqueda de la paz, ejercen su actividad profesional en defensa de víctimas y ex combatientes, con lo que contribuyen al Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, en especial el papel de la Jurisdicción Especial para la Paz, que el uribismo pretende liquidar”.
Y recordó que desde su 13 Congreso celebrado durante 1980, el PCP viene bregando por “la necesidad de la solución política, en contraposición a la solución militar defendida por la derecha bipartidista, el militarismo anticomunista y el Comando Sur de EE.UU.”.
De ahí que “defendemos el Acuerdo Final, defendimos el SI en el plebiscito de octubre de 2016, y exigimos su plena implementación”, así como “que cese el genocidio de defensores de la paz, que el Estado cumpla su compromiso con la implementación ante el pueblo y la comunidad internacional”.