Municipales en Francia

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Una plataforma en el camino de una propuesta de izquierdas. Después de la primera vuelta el 15 de marzo, debuta la plataforma “Construyamos la Francia en Común”.

De cara a las elecciones municipales del domingo venidero, el Partido Comunista Francés (PCF) ratificó su adhesión a la plataforma “Construyamos la Francia en común” que pretende aportar una salida colectiva ante la crisis socio-económica derivada de la pandemia de la Covid-19.
En este sentido, el PCF fue claro al resaltar que “la dura crisis económica y social resultante de la pandemia, en realidad, ya estaba presente”.
La iniciativa incluye medidas en los sectores de la salud, la educación, reactivación del consumo a partir del mercado interno, empleo, servicios públicos, defensa del medioambiente, finanzas, política exterior y el desarrollo económico.
Al respecto, el PCF recalca que Francia debería trabajar para fortalecer el sistema sanitario público y potenciar la industria de la producción de medicamentos e insumos para la salud.
Asimismo, hace hincapié en la relevancia que tiene hacer un abordaje correcto del problema de la pobreza y, en este sentido, plantea que el estado debe garantizar que en este país todos puedan acceder a alimentación de calidad.
De ahí que recalque que hay que “construir una sociedad sin desempleo y con un sistema de seguridad social que alcance a los vulnerables”.
A la hora de hablar de la política exterior, defiende que Francia sea un país con “voz fuerte, independiente e internacionalista, comprometido con una mundialización diferente”, así como la reducción del gasto militar y “el impulso desde foros multilaterales de la justicia social y fiscal”. Y, para la Unión Europea, destaca que debe fortalecerse el bloque, pero en el que “cada pueblo actúe con soberanía y sin imposiciones”.
La plataforma a la que adhieren más de una veintena de organizaciones políticas, sindicales y sociales se basa en un acuerdo que se fue construyendo en la resistencia al intento del gobierno de Emmanuel Manuel Macron de avanzar en una reforma jubilatoria regresiva.
Pero asimismo al estado de movilización protagonizado por movimientos sociales que atravesó 2018 y 2019, encabezado por el movimiento de los chalecos amarillos.
La segunda vuelta que se va a llevar a cabo en 4.827 municipios de los 35 mil que tiene el país, convoca a 16,5 millones de electores, lo que representa casi el cuarenta por ciento del electorado total de Francia.