Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Mié, Jun
90 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Iris Avellaneda hizo pública su satisfacción por la decisión del presidente Fernández de dejar sin efecto el decreto de Macri que disponía que el predio se convirtiera en un parque nacional.

“Estaba sola en mi casa escuchando atentamente todo el discurso y cuando el Presidente dijo lo de Campo de Mayo me brotaron las lágrimas de la alegría porque el Estado pasó de querer hacer en ese lugar un Parque Nacional para negocios privados, a decirnos que se hará un parque de memoria”, recalcó Iris Avellaneda al referirse a la decisión del ejecutivo de crear un espacio de memoria El Campito.

Vale recordar que durante el mensaje que brindó ante la Asamblea legislativa el domingo pasado, Alberto Fernández señaló que “en el contexto de la Ley Nacional de Sitios de Memoria, queriendo preservar el recuerdo colectivo del horror de la dictadura, vamos a impulsar la creación del espacio de memoria El Campito, en Campo de Mayo, por donde pasaron más de cinco mil víctimas”.

La medida que fue celebrada particularmente por la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto y la integrante de Madres Línea Fundadora, Taty Almeida, quienes estaban en un palco del Congreso –donde fueron especialmente invitadas- junto al secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla.

Pero también por la co-presidente de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, Iris Avellaneda, quien fue una de las personas que una vez secuestradas, fueron alojadas en ese campo de detención, junto a Floreal El Negrito Avellaneda.

Y también es una de las primeras que alzaron su voz y se movilizaron cuando el entonces presidente, Mauricio Macri, emitió un decreto que preveía que el predio de Campo de Mayo se convirtiera en un parque nacional.

Pero no sólo eso. “La intención de Macri fue habilitar sus posibilidades de armar negocios allí, de llenarse los bolsillos, pero ¿con qué derechos?”, denunciaba Iris Avellaneda, tras lo que reclamaba que “el próximo presidente deshaga esta determinación, que se visibilice Campo de Mayo como lo que fue, un lugar donde se torturó, se secuestró y se asesinó, se robó bebés, que se convierta en un espacio de memoria”.

Cabe recordar que en el predio de Campo de Mayo, además de El Campito, están señalados como Espacio de la Memoria la pista de aterrizaje de dónde salían vuelos de la muerte, la cárcel de encausados, donde hoy están presos cerca de 150 genocidas; el centro Las Casitas y el Hospital Militar al que fueron llevadas embarazadas a parir bebés que serán apropiados.

Campo de Mayo fue uno de los centros clandestinos más grandes del país y uno de los más criminales ya que sobrevivieron muy pocas personas. Funcionó desde 1976 hasta 1978.

Si prospera la iniciativa anunciada por Fernández, la constitución del sitio de Memoria en Campo de Mayo incluirá “un rastrillaje real y descartar la duda de que haya enterrados compañeros desaparecidos en esos predios”, según informó Pietragala.

Al respecto, el secretario de Derechos Humanos hizo hincapié en la importancia de “esclarecer que ese Parque Nacional y todo lo que quería hacer Macri no se va a llevar adelante” por lo que adelantó que en el mediano plazo el ejecutivo va a anular el decreto del ex presidente.