Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

21
Dom, Abr
78 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Presidente Alberto Fernández, hizo oficial la cesión de parte del predio de Campo de Mayo a la Secretaría de Derechos Humanos. Se trata del lugar donde durante la última dictadura funcionara El Campito.

“Queremos que nuestra voz se tenga en cuenta”, dijo Iris Pereyra, al celebrar la decisión del Presidente, Alberto Fernández, que derogó el decreto de Mauricio Macri del 15 de noviembre de 2018, en el que se proponía la creación de una reserva natural en el predio de Campo de Mayo donde durante la última dictadura funcionaron varios centros de detención, entre otros, aquel en el que estuvo secuestrada la vicepresidenta de la Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh) y su hijo Floreal Avellaneda.

El decreto fue firmado por Fernández junto con el jefe de Gabinete Juan Manzur, y los ministros de Justicia, Martín Soria, y de Defensa, Jorge Taiana, minutos antes de encabezar la entrega de los premios Azucena Villaflor.

A raíz de esta decisión, dos parcelas de Campo de Mayo pasan a la Secretaría de Derechos Humanos de Nación, para que ahí  se construya un Espacio de Memoria.

Campo de Mayo es donde funcionó uno de los mayores centros de exterminio de la Dictadura, por el que pasaron alrededor de cinco mil personas que estuvieron secuestradas y, en su gran mayoría, fueron asesinadas y desaparecidas.

Al respecto, desde la Ladh se recordó que “dentro de la iniciativa está la de señalizar y exhibir los aviones protagonistas de los vuelos de la muerte” y que “se planea un espacio interactivo de homenaje a la búsqueda de los nietos, ya que en Campo de Mayo también funcionó una maternidad clandestina”.

Y, en este sentido, Iris Pereyra dejó en claro que “queremos tener  un sitio de memoria donde se puedan hacer cosas culturales, se pase música, películas y que los chicos de las escuelas puedan ir y se enteren de lo que pasó en Campo de Mayo”.

Pero, sin embargo, fue crítica  cuando hizo hincapié en que “a los sobrevivientes de Campo de Mayo nos hubiese gustado participar de las reuniones que se dieron para llevar esto a cabo”.

Y mostró su descontento con la  directora Nacional de Sitios y Espacios de Memoria, Lorena Battistiol. “Es barbaridad que, aun con el decreto, las organizaciones tengamos que seguir pidiendo permiso para hacer un acto por nuestros compañeros desaparecidos”, lamentó.

 

El Campito

 

Durante septiembre se colocó una placa en memoria del Negrito Avellaneda, en la zona de ingreso al predio donde se localiza El Campito, que es el lugar donde fueron detenidos ilegalmente Iris Avellaneda y el Negrito.

Pero pocas semanas más tarde, la placa fue vandalizada y, pese a las reiteradas denuncias que hicieron organizaciones de Derechos Humanos, hasta ahora no se identificó a los responsables del hecho.

La cosa pasó de castaño oscuro cuando, pocas semanas después, se colocó otra placa sobre la estructura que fuera vandalizada, que nuevamente fue destruida. “Habiendo cámaras de seguridad en el lugar nadie manda la orden para que se vean los archivos y así ver quien hizo todo esto”, denunció la vicepresidenta de la Ladh y señaló que “esto es una vergüenza”. Tras lo que finalizó advirtiendo que, quienes perpetraron estos ataques, “quieren borrar la memoria, pero nosotros seguimos firmes y lo vamos a seguir estando por los compañeros desaparecidos”.