Sigue preso

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Tribunal Oral Federal de La Plata rechazó el pedido de prisión domiciliaria que hizo la defensa del genocida Miguel Etchecolatz. 

Los jueces Andrés Basso y José Michilini, del Tribunal Oral Federal de La Plata, rechazaron el pedido de arresto domiciliario que presentó la defensa de Miguel Etchecolatz y sostuvieron que el genocida puede seguir alojado en la Unidad 34 de Campo de Mayo.

Vale aclarar que periódicamente, el defensor oficial que representa a Etchecolatz formula planteos para intentar que se vaya a su casa y este año no fue la excepción.

Esta vez el argumento para pedir la detención domiciliaria, fue que estando en su casa, se atenuaría el constante deterioro de salud que experimenta el represor de 92 años y que, de esa forma, podría esquivar los riesgos de volver a contagiarse de Covid, enfermedad que Etchecolatz transitó sin síntomas.

Tanto la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación como la de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, rechazaron la pretensión de Etchecolatz, mientras que el Ministerio Público Fiscal sostuvo que, antes de pronunciarse, quería un informe detallado del estado de salud del genocida.

Al respecto Daniel Añon Suárez, quien es secretario de Derechos Humanos de Suteba La Plata, señaló “es obvio que estoy de acuerdo con el fallo que rechaza el pedido de prisión domiciliaria para este genocida”, tras lo que añadió que, “en ningún caso, donde hay sentencia firme se debe hacer lugar a estos pedidos”, ya que hacerlo “avalaría la impunidad del condenado y se desvanecería la gravedad de los crímenes cometidos”.

De igual manera, señaló que aunque Etchecolatz sea un genocida juzgado y se hayan comprobado todas las violaciones a los derechos humanos que él perpetro, “el Estado debe ocuparse de su estado de salud”.

Asimismo el referente de derechos humanos del gremio docente bonaerense, pidió que “la justicia deje de inclinarse para el lado de los poderosos, y se logre para terminar con las arbitrariedades y persecuciones evidentes, como es el caso de Milagro Sala”. Y fue claro al hacer hincapié en que “necesitamos que el Poder Judicial deje de actuar como un partido político”.