Un espacio para la Memoria

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En Bahía Blanca una base de operaciones de la Prefectura que funcionó como centro de detención se convertirá en un lugar destinado a la construcción de Memoria, Verdad y Justicia.

En la localidad bahiense de Ingeniero White, en un edificio en el que durante la última dictadura funcionara un centro clandestino de detención regenteado por Prefectura, se va a emplazar un espacio de Memoria destinado al desarrollo de actividades culturales, educativas, artísticas y de investigación que estará a cargo de organismos de Derechos Humanos locales.

“Es muy importante recuperar espacios para demostrar que realmente existieron lugares donde hubo secuestrados compañeros y se acalló la voluntad popular”, recalcó Guillermo Memo Colantuono, secretario del Partido Comunista de Bahía Blanca, que a su vez añadió que “es relevante que este tipo de sitios se transformen en lugares que construyan memoria y ayuden a comprender lo que significó el terrorismo de Estado”.

El acuerdo para avanzar en esta decisión, se plasmó en un acto en el que estuvo el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, junto al subsecretario de Derechos Humanos bonaerense, Matías Moreno, y representantes de organizaciones de derechos humanos.

“Estamos felices de poder llevar adelante esto, que se puede dar por el rol que tuvieron los organismos en Bahía Blanca y la lucha incansable de poder llevar adelante el objetivo de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, más allá de los momentos difíciles que tocaron vivir”, expresó Pietragalla.

Por su parte, además de valorar positivamente la construcción de un nuevo espacio de Memoria, Colantuono también destacó la importancia de la lucha por Memoria, Verdad y Justicia en la causa que se llevó a cabo por el asesinato de David Watu Cilleruelo, que fue perpetrado el 3 de abril de 1975 en la sede bahiense de la Universidad Nacional del Sur (UNS).

Cabe recordar que como consecuencia de más de cuatro décadas de lucha, se logró la condena de parte de los autores del crimen del joven comunista. La última fue la de Raúl Roberto Aceituno, quien integraba la banda de la Triple A que ultimó a Cilleruelo y durante agosto de 2021 y fue condenado por el TOF de Bahía Blanca. Tres meses más tarde, la UNS le otorgó a Watu el Doctorado Honoris Causa.

“Bahía Blanca es una ciudad muy reaccionaria”, lamentó Colantuono y tras añadir que “este dato destaca este tipo de acciones, como también ha sido el Honoris Causa para el compañero Watu”, fue claro al resaltar que “en lo de Watu ha sido muy importante el rol del Partido en sostener su memoria durante tantos años de lucha”.