Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

15
Sáb, Jun
86 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Liga Argentina por los Derechos Humanos pone negro sobre blanco con un informe que vuelve a hacer hincapié en algo que muchos evitan mirar.

La Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), denunció que desde 2016 en Argentina hay personas que están privadas de su libertad por motivos políticos, al tiempo que hizo pública su preocupación por la falta de interés del gobierno en resolver el problema.

Lo hizo por medio del documento que con tal finalidad viene actualizando por sexto año consecutivo, que en esta oportunidad da cuenta de que la lista incluye a 37 personas entre las que hay referentes políticos, sindicales y sociales, algo que según el titular de la Ladh, José Schulman, constituye “la evidencia de que hay lawfare en Argentina”.

En este sentido, Schulman recalcó que “es un absurdo hablar de lawfare y no hablar de presos políticos” y advirtió que “las garantías del debido proceso, los derechos constitucionales e incluso las instituciones encargadas de investigar y actuar con justeza por el bien de todos están viciadas, cooptadas, compradas y trabajan con una imparcialidad asombrosa”.

El titular de la Ladh también recordó que se define como preso político a quien esté privado de libertad, “cuya causa judicial o condición jurídica ha sido originada o potenciada por la persecución política”, por lo que “esto nos da un universo diverso de presos políticos” que va desde el recientemente liberado Facundo Jones Huala a Milagro Sala.

Así las cosas, la lista confeccionada por la Liga, incluye a la titular de la Tupac Amaru, al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y al fotorreportero Facundo Molares Schoenfeld, entre otros, algo que plantea un escenario de gravedad, tal como lo señala Schulman cuando dice que “el problema de los presos políticos es central y marca a los gobiernos como los nuestros”.

Tras lo que, al respecto, indica que “aceptar como legítimos actos que son ilegales solo hace que la situación se profundice”. Y resalta que “Mauricio Macri tuvo tres navidades con presos políticos y ahora Alberto Fernández cumplió también tres más, la de 2019 fue el momento ideal para cambiar esta situación, pero no lo hizo”.