Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Dom, May
81 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Fueron nueve los represores sentenciados por el Tribunal Oral Federal de Resistencia que consideró explícitamente que los delitos de lesa humanidad juzgados, fueron cometidos “en el marco del segundo genocidio nacional”.

Nueve represores fueron condenados por crímenes de secuestro y tortura que perpetraron durante la última dictadura en la provincia de Chaco, en la Causa Conscriptos por el Tribunal Oral Federal de Resistencia que esta semana dispuso penas de entre nueve y dieciocho años de prisión para militares y policías retirados.

La máxima de las penas recayó sobre el ex oficial de la Policía provincial Carlos Domingo Mora, mientras que el ex sargento Gabino Manader y el ex oficial del Ejército Aldo Héctor Martínez Segón, resultaron condenados a catorce años, al tiempo que penas de doce fueron otorgadas a quien fuera jefe de la Brigada José Francisco Rodríguez Valiente y para los ex oficiales del Grupo de Artillería 7 Luis Alberto Patetta y Ricardo Guillermo Reyes.

Por su parte, a diez años se condenó al ex guardia de la Alcaidía policial Miguel Vittorello y al ex oficial del Ejército Ernesto Simoni, y a un año menos a al ex cabo de la Policía provincial José Marín.

Un dato relevante de la sentencia del TOF de Resistencia es que su titular, Noemí Berros, consideró explícitamente que los delitos de lesa humanidad juzgados, fueron cometidos “en el marco del segundo genocidio nacional”.

Cabe citar que esta causa es conocida como Conscriptos, porque dos de las cinco víctimas cumplían con el servicio militar obligatorio cuando fueron secuestradas por personal del Ejército que perpetró los delitos dentro de la Brigada de Investigaciones y la Alcaidía policial de la capital chaqueña.

Las víctimas cuyos casos se abordaron son los militantes de la Juventud Peronista Ricardo Antonio Uferer, Ramón Eduardo Luque y Santiago Almada, así como Saturnino Ferreira quien lo hacía en el PRT y Norma Beatriz Medawar. Uferer y Luque cumplían con la conscripción al momento del secuestro.

Ante esto desde el Partido Comunista local, Raúl Toto Galván, recordó que se trata del noveno juicio abierto por la comisión de delitos de lesa humanidad en esa provincia durante la última dictadura y celebró el resultado que tuvo, pero hizo hincapié en que es preciso “proseguir y hasta que se condene al último represor en la provincia del Chaco”.

Y recalcó que las condenas son producto de la lucha popular que debe sostenerse y profundizarse “sobre todo durante momentos como el actual donde se presenta una presión por parte de la derecha que busca acabar con las políticas de Memoria, Verdad y Justicia”.