Contra el acoso

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Senado aprobó el proyecto de ley que busca penalizar el acoso sexual perpetrado en espacios públicos. Se prevé multas de entre 3.800 a veinte mil pesos, así como la incorporación de políticas públicas de difusión y concientización en la Ley 26.485 de Violencia contra las Mujeres.

“Es grato saber que se está haciendo algo con este tipo de violencia tan silenciada e invisiblizada”, recalcó la integrante del Partido Comunista de Tres de Febrero, Lorena Petrucci, ante la sanción favorable que el Senado dio al proyecto de ley que busca penalizar el acoso sexual perpetrado en espacios públicos.
La propuesta, que volvió con modificaciones a Diputados, busca incorporar esta causal al Código Penal, estableciendo multas de entre 3.800 a veinte mil pesos, así como la incorporación de políticas públicas de difusión y concientización en la Ley 26.485 de Violencia contra las Mujeres.
La iniciativa estipula que el monto de la multa, se eleva cuando la víctima fuese menor de 18 años y si el acosador es funcionario público o miembro de una fuerza de seguridad.
Al respecto Lorena Petrucci, quien es docente e integrante de La Violeta hizo hincapié en que, “habitualmente, sólo las violaciones seguidas de muerte se hacen públicas y señaló que “en esta sociedad capitalista, de dominación, dónde el pensamiento sexista respalda la dominación masculina, es preciso enfrentar y modificar estos comportamientos violentos”, por lo que el proyecto significa “un paso más en el camino de la liberación de género y de clase”.
Asimismo, la referente sindical destacó que “la dominación es y construye una seudo conciencia desde los primeros ámbitos de socialización”, por eso “el que domina cree que define a partir de su mirada y de sus expresiones”.
Y advirtió que “nos hicieron creer que este acoso que sufrimos mayoritariamente las mujeres en la vía pública, transportes e instituciones, tenía que ver con el hecho de ser deseadas y agasajadas, como algo natural”.
También sostuvo que los piropos y embestidas dónde se ejerce o se pretende ejercer ese poder de dominación, “son hostigamiento y violencia que a veces termina en un abuso sexual gravísimo”.
Igualmente, Petrucci dijo que “espera que los talleres sean útiles para cambiar esas estructuras de pensamiento”, tras lo que consideró que “la mejor herramienta es la Educación Sexual Integral, si se aplica en toda su dimensión”.