Un balance positivo

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Al cumplirse quince años de la sanción de la Ley de Educación Sexual Integral, desde La Violeta en Suteba, Mirta Barrere recalcó que la ESI “es militancia y se hace en el territorio con todos y todas incluidas”.

“La ESI fue resultado de la lucha de la comunidad educativa”, recalcó la secretaria de Géneros y Diversidades de Suteba Echeverría-Ezeiza, a la hora de evaluar los quince años que pasaron desde que se sancionó de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI).

En este sentido, la integrante de La Violeta, señaló que la ESI “permitió avanzar en un cambio radical en lo inherente al abordaje de la sexualidad en la escuela”, al tiempo que hizo hincapié en que se tata de “un rumbo hacia a otros hitos de la ampliación de derechos de ciudadanía, como el matrimonio igualitario y la Ley IVE”.

Por otra parte, Mirtha Barrere consideró que “debe trabajarse mucho más en la capacitación de las y los docentes en todos los niveles”, ya que “es muy necesario, sobre todo, implementar la ESI como un proyecto institucional”.

Y fue clara al resaltar que “no debe ser solo algo que se trabaje de forma aislada, solitariamente” por lo que, añadió, que “es un armado que necesariamente debe hacerse en redes, con toda la comunidad educativa”.

Asimismo, valoró positivamente “que esta Ley haya sido el resultado de la lucha de la comunidad educativa” y sostuvo que, “en principio, estos años sirvieron para plantear el tema, el debate social”, pero también “fueron años que garantizaron derechos fundamentales, que sirven de sustento a esta Ley”.

Al respecto recalcó que “son las y los chicos quienes la alzan como bandera y la exigen en el aula”, algo que “nos interpela como docentes, ya que debe ser un trabajo en colectivo, desde la escuela, lo institucional y comunitario”.

De ahí que, sin dudarlo, Mirta Barrere manifestó que el desafío es seguir fortaleciendo el debate, “no tenerle miedo a la participación de toda la comunidad educativa”, porque la ESI “es militancia y se hace en el territorio con todos y todas incluidas”.