Marcha de la Gorra

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Continúa la criminalización”, ya que “las fuerzas policiales funcionan como un aparato represivo de persecución y criminalización en los barrios y, principalmente, sobre los jóvenes”, recalcó Facundo Brarda, desde La Fede de Córdoba.

Ayer se llevó a cabo en la Ciudad de Buenos Aires la  Marcha de la Gorra que fue convocada por diversas organizaciones, entre ellas, el Partido Comunista y la Federación Juvenil Comunista, bajo la consigna de “Basta de gatillo fácil y represión. Justicia por Lucas González”.

Vale recalcar que se trata de un espacio anual que busca visibilizar la violencia que el Estado que llevan adelante por medio de sus fuerzas represivas, y que nació para denunciar las consecuencias del Código de Faltas de Córdoba que permitía perseguir y criminalizar a jóvenes e integrantes de la comunidad Lgbtiq+.

En la Ciudad de Buenos Aires, la movilización que tuvo lugar ayer por la tarde, transitó Avenida de Mayo hacia Plaza Congreso con lemas como “Mi gorra no mata, la tuya sí”, “Justicia por Lucas” y “Mi ropa no es delito” con pancartas en las que se veían imágenes de Santiago Maldonado y Facundo Astudillo Castro, entre otras.

Pero también hubo actividades similares en diferentes puntos del país. En la ciudad de Paraná se realizó bajo la consigna “volvemos a gritar: ¡no es un sólo policía, sino que es toda la institución, es todo el aparato armado desplegado para disciplinar!”, mientras que en Mar del Plata las organizaciones convocantes se concentraron en Plaza Luro y frente al Palacio Municipal.

Por su parte, en Córdoba la cita fue el jueves pasado, cuando organizaciones sociales y colectivos que luchan contra la violencia institucional, se manifestaron entre la intersección de las avenidas Colón y General Paz, en pleno centro de la capital mediterránea.

Fue para llevar a cabo la 15 edición de la Marcha de la Gorra en la que se denunció que en Córdoba continúa desplegado un accionar represivo criminal por parte de las fuerzas policiales, pese a que se cambiaron algunas normativas. “Antes era el Código de Faltas, con la figura de ‘merodeo’, hoy es el Código de Convivencia”, se denunció desde la organización de la Marcha y se lamentó que “la violencia estatal sigue presente, pero ante ello “Córdoba sigue movilizada”.

Precisamente desde Córdoba, el militante de la FJC, Facundo Brarda, advirtió que “se sigue deteniendo a pibes en los barrios bajo la figura de ‘resistencia a la autoridad’”, por lo que “continúa existiendo la criminalización”, ya que “las fuerzas policiales funcionan como un aparato represivo de persecución y criminalización en los barrios y, principalmente, sobre los jóvenes”.

Asimismo, Brarda fue claro al denunciar que “siguen sumándose casos de Gatillo Fácil y abuso de autoridad”, tras lo que recordó que desde 1983 “fueron registrados en Córdoba más de quinientos casos de asesinatos perpetrados por integrantes de fuerzas policiales y, de estas personas asesinadas, la mitad fueron niños y jóvenes”.

Mientras que, en todo el territorio nacional, “hay un acaso de asesinato cometido por personal de fuerzas policiales cada 19 horas”, al tiempo que “en la provincia de Córdoba, un tercio de los femicidios que se cometieron durante el último año, fueron perpetrados por uniformados”.

En este sentido, recordó que una de las principales consignas de la Marcha de la Gorra fue “Córdoba no baja la edad de imputabilidad”, algo que buscó poner en evidencia “la constante persecución y hostigamiento que hay hacia los jóvenes”.