Diez años de la Ley 26.743

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hubo diferentes actos para recordar la sanción de la Ley de Identidad de Género. En Corrientes Oriana Rodríguez rindió homenaje “para quienes somos sobrevivientes, sino también para quienes ya no están”.

“Esperé 59 años para asumir un trabajo formal y sentirme una ciudadana con derechos”, señaló Oriana Rodríguez en el marco de la festejo por el décimo aniversario de la sanción de la Ley de Identidad de Género, que se llevó a cabo en Corrientes.

Como se recordará, Oriana Rodríguez integra el Partido Comunista y es responsable del punto de atención del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo de Paso de los Libres (Inadi).

En este contexto Oriana Rodríguez y Emilio Centurión, ambos referentes del colectivo Lgtbiq+ se reunieron con legisladores del Frente de Todos de Corrientes y participaron del acto conmemorativo que se hizo para recordar fecha de sanción de esta ley.

“El acto conmemoración no es solo un homenaje para quienes somos sobrevivientes, sino también para quienes ya no están”, recalcó la funcionaria del Inadi libreño, tras lo que resaltó que “fueron décadas y décadas de lucha para lograr la Ley de Identidad”.

“Cualquier compañera o compañero, porque hay varones trans también, que vaya a cualquier registro civil del país van a poder hacer su cambio de DNI y no van a tener que pagar con su cuerpo ni con ninguna pericia psiquiátrica ni médica, que son de terror”, señalaba Lohana Berkins en noviembre de 2011, anticipando lo que pasaría si el proyecto de Ley de Identidad de Género se votaba positivamente.

El 9 de mayo de 2012 el Congreso convirtió a esa iniciativa en la Ley 26.743 que es la primera a nivel mundial que no patologiza las identidades trans y permite acceder al cambio registral por medio de un simple trámite administrativo, sin necesidad de acreditar pericias médicas, intervenciones quirúrgicas o tratamientos hormonales. Y reconoce el derecho a la salud integral. A diez años 12.655 personas pudieron acceder a este derecho y hoy tienen su DNI conforme a su identidad de género.