Reclamo de justicia en Mar del Plata

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Es contra los travesticidios y transfemicidios, pero también contra otras formas de violencia que padece este colectivo.

“Repudiamos los hechos de odio y violencia que sufrieron quienes encabezaban la Segunda Marcha Basta de Travesticidios y Transfemicidios”, señaló el Partido Comunista Mar del Plata y exigió que cese la persecución que padece ese colectivo y pidió “justicia por la Pancha Quebracho y Alejandra Ironici”.

Lo hizo ante los asesinatos de Alejandra Ironici que fue perpetrado en la ciudad de Santa Fe y de La Pancha Quebracho, transformista y artista icónica de Mar del Plata, dos transfemicidios que fueron perpetrados durante las últimas semanas.

El crimen de La Pancha Quebracho fue perpetrado dentro de su domicilio del barrio Alto Camet y, desde entonces, sus familiares lo califican como “un crimen de odio”, mientras que desde el colectivo trans marplatense se viene pidiendo justicia por medio de movilizaciones y actos públicos.

Así las cosas, al apoyar el reclamo del colectivo, el PC de Mar del Plata lo hizo con las consignas claras. “Ni una travesti ni trans menos”, postuló el PC y después de hacer hincapié en que “si tocan a una, nos tocan a todos”, exigió la “aparición con vida de Tehuel de la Torre” y reclamó que se implemente efectivamente la Ley 27.636 de Acceso al Empleo Formal para personas Travestis, Transexuales y Transgéneros “Diana Sacayán-Lohana Berkins”.

Como se puede recordar, esta norma establece que se debe reservar un cupo mínimo de uno por ciento en la planta de todos los organismos del Estado nacional, para que esos puestos sean ocupados por personas travestis, transexuales y transgénero.

Precisamente durante la Segunda Marcha Basta de Travesticidios y Transfemicidios que recorrió varias calles del centro marplatense, la Comisión Basta de Travesticidios y Transfemicidios también denunció “el incumplimiento del Municipio en la implementación del cupo laboral” algo que, advirtió, “también nos mata”.