Incendios en las islas

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Alrededor de treinta focos ígneos frente a la ciudad de Rosario y un hilo conductor que lleva al agronegocio.

“Demandamos el funcionamiento efectivo del espacio de coordinación interjurisdiccional e intersectorial contemplado en el Plan Integral Estratégico para el Desarrollo Sostenible del Delta del Paraná que desarrolle acciones preventivas, avance en el ordenamiento ambiental del delta y controle los incendios de las áreas afectadas”, sostuvo el MCL a raíz de los alrededor de treinta focos de incendio que hay en la zona de islas frente a la ciudad de Rosario que se ve afectada por cenizas y un fuerte olor a humo.
En este contexto, la provincia de Santa Fe propuso que se declare la emergencia ambiental en la zona del delta del Río Paraná, donde brigadistas continúan combatiendo los focos que de acuerdo al fiscal federal de la ciudad entrerriana de Victoria, Carlos García Escalada, está “prácticamente determinado que fueron intencionales”.
El funcionario judicial dijo que la causa está en el tramo final de la investigación, pero pese a esto ninguno de los propietarios de los campos donde se identificó que se producen los incendios intencionales fue citado por el juez Federal de Paraná.
Por su parte, el ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable nacional, Juan Cabandié, recalcó que va a denunciar penalmente a los responsables de los incendios, para que se hagan cargo de los costos que demanda su extinción.
“Todo el presupuesto que se utiliza desde Nación por personas inescrupulosas, que está afectando a los rosarinos y a todo el cordón costero, que se le cargue a los responsables” señaló Cabandié y describió que la situación es “de muchísima gravedad”.
Y el secretario de Protección Civil de Santa Fe, Gabriel Gasparutti, advirtió que después del acuerdo alcanzado el viernes para frenar los incendios, la cantidad de focos “se multiplicó por diez”.

Posición

Al respecto, el MCL denunció que se siguen registrando focos ígneos, pese a que el 13 de junio el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, dictara la declaración de emergencia ambiental y zona crítica de protección.
“La continuidad de esta situación, obliga a expresar nuestra profunda preocupación por los daños graves que el fuego está causando a los pastizales y a la biodiversidad asociada a los mismos”, lamentó el MCL y recordó que esto se suma la bajante extraordinaria que registra el río Paraná y a la situación provocada por la pandemia.
Asimismo, alerta que estos incendios son letales para el suelo y la vegetación superficial de los humedales, lo que “coloca en situación de vulnerabilidad extrema a las especies de vertebrados e invertebrados que deben huir para salvar sus vidas y arrasa con las poblaciones de controladores biológicos de los roedores transmisores de zoonosis, por ejemplo la hantavirosis”.
A esto debe sumarse “los riesgos de las personas a padecer enfermedades respiratorias, dada la contaminación por el humo”, así como “las alteraciones en la visibilidad y la liberación ambiental de gases con efecto invernadero que agravan el calentamiento global”.
Así las cosas, el MCL es claro al denunciar que esta situación es provocada “por las sistemáticas quemadas entrerrianas en las islas, basados en la necesidad de algunos propietarios de adecuar esos ambientes para la cría de ganado vacuno, dado que el monocultivo sojero ocupa las mejores tierras”.