Notiamba
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Es un logro del Frente de Unidad Docente y de la buena predisposición del gobierno provincial” valoró Poli, del Suteba Zárate, luego de que Kicillof anunciara que se adelantará un aumento del 8 por ciento previsto originalmente para septiembre. En agosto se vuelven a reunir para discutir nuevos aumentos.

En medio de la crisis económica y social que atraviesa el país y la provincia de Buenos Aires, la educación pública sigue siendo una prioridad para el gobierno bonaerense. En las últimas horas el gobernador de la provincia, Axel Kicillof, anunció que adelantará a los trabajadores de la educación el incremento del 8 por ciento previsto originalmente para septiembre. También se adelantará el aumento a los trabajadores estatales de la provincia y los gremios ya fueron notificados que serán convocados en agosto a discutir la ampliación de las paritarias con el propósito de empujar los salarios frente a una inflación que finalmente estará muy por encima de lo proyectado.

Al respecto Christian Poli, Secretario General del Suteba Zárate y de la CTA Ribera del Paraná, valoró que el aumento “es un logro del Frente de Unidad Docente y de la buena predisposición del gobierno provincial”. A partir de los reclamos realizados por el Frente de Unidad Docente —del que Suteba forma parte— “tuvimos una nueva mesa paritaria anteayer en la que acordamos adelantar al mes de julio el aumento del 8 por ciento previsto para septiembre”. De esta forma, al mes de julio los docentes tendrán un aumento del 30 por ciento —con respecto al año pasado— y se llevaron el compromiso por parte del gobierno de comenzar a discutir a mediados de agosto una nueva paritaria, “ante la certeza de que la inflación este año va a estar muy por encima de lo proyectado”. “Desde el Frente de Unidad Docente ya estamos planteando una paritaria que complete un aumento del 45 por ciento, que son los porcentajes que están alcanzado gremios de otros sectores de la economía”, dijo Poli.

De esta manera, el cargo testigo docente que es el del maestro que recién se inicia estaría cobrando en julio del 2021 44 mil pesos y un docente con una antigüedad media de diez años estaría percibiendo 55 mil pesos de salario por un cargo.

Poli valoró la gestión provincial en materia educativa en un contexto de crisis social y económica, provocada por la gestión macrista y la pandemia. En ese sentido, remarcó que “las diferencias, positivas, para los docentes con la actual gestión respecto a los gobiernos de Vidal y Scioli son abismales”. Las diferencias se perciben, a grandes rasgos, en la inversión en educación, en infraestructura, en elementos de bioseguridad, en salarios, en la creación de cargos docentes, en las mesas paritarias, etc.

En primer lugar, “hay que destacar el compromiso que el gobernador Kicillof tiene con la educación pública”. En un contexto de crisis, “el gobierno de la provincia no solo no apeló al ajuste sino que, por el contrario, apostó a la educación con una fuerte inversión política y económica”.

Por ejemplo, “la gran inversión en educación se verifica en la creación de cargos docentes con el propósito de revincular a los pibes y pibas que se fueron alejando de la escuela por la pandemia”. También se puede observar en la gran cantidad de recursos invertidos en materia de infraestructura para garantizar una presencialidad lo más cuidada posible. Para ello, “se ampliaron los programas de mejoramiento de las escuelas incluyendo la construcción de nuevos espacios o directamente culminando obras que habían quedado pendientes ya no de la gestión de Vidal, que ni las comenzó, sino del gobierno de Scioli”. En ese sentido, “no hay dudas que estamos ante el gobierno provincial que, en proporción con el tiempo de gestión que lleva, más invirtió en materia educativa”.

Respecto a la cuestión salarial también hay cambios significativos. “Desde que empezó el gobierno de Kicillof los docentes de la provincia comenzamos a cobrar en tiempo y forma nuestros salarios”, afirmó Poli y agregó que “esto que parece un dato menor no lo es desde la experiencia que tuvimos los docentes durante los últimos años”. La gestión de Vidal pagó durante cuatro años los salarios en fechas diferentes y “los trabajadores nunca sabíamos finalmente cuánto íbamos a percibir porque siempre caía algún descuento por paro, por licencia o lo que fuere”. En contraposición, “ahora no solo cobramos en tiempo y forma, sino que también cobramos según las pautas que acordamos en las reuniones paritarias”. Y enfatizó que “las paritarias docentes en la provincia, con la gestión de Kicillof, no están cerradas, siempre tienen una cláusula de revisión y actualización”.

Por último el dirigente docente resaltó “otro detalle” significativo, relacionado al tiempo de cobro a partir del momento en el que un trabajador de la educación toma un cargo docente. “Históricamente —contó Poli— hubo una demora de cuatro a cinco meses desde el momento en que un docente comienza a trabajar en un cargo nuevo hasta que cobra su primer salario. Hoy ese tiempo se redujo a dos meses, en algunos casos no hay demora. Esta mejora se percibe en todas las áreas, incluso en el Plan Fines, donde históricamente los tiempos de cobro solían ser mucho más dilatados”.