Esa costumbre de asesinar

Notiamba
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Otra vez un policía acabó con la vida de un pibe. Fue en Miramar donde Maximiliano González le disparó con su arma reglamentaria a Luciano Olivera, que tenía 16 años.

“Esto es la crónica de una muerte anunciada”, lamentó el Partido Comunista de General Alvarado, tras el asesinato de Luciano Olivera, el pibe de 16 años que durante la madrugada del viernes fue ultimado por Maximiliano González, un efectivo de policial.

Todo ocurrió cuando el adolescente volvía a su casa después de jugar al fútbol. En esas circunstancias fue interceptado por los integrantes de una patrulla policial conformada por cuatro efectivos que se bajaron del móvil y le dispararon.

“Luciano se topó no solo con un efectivo de policial que le arrebato la vida, sino con un engranaje que suma ineficiencia, falta de formación, impunidad, ausencia de una política pública que aborde la violencia institucional, en definitiva un Estado ausente”, denunció el PC de esta localidad bonaerense que tiene su cabecera en Miramar.

Y añadió que “la violencia institucional es moneda corriente en los barrios”, así como “la impunidad con la que se mueven a la vista de todos y de la cual mayormente son objeto nuestros pibes que no tienen voz, que pagan con sus cuerpos la violencia y la criminalización sistemática”.

Asimismo, recordó que hace pocos meses, ante una situación similar que tuvo lugar en Miramar, “alertamos al ejecutivo municipal sobre esta realidad, con un claro diagnóstico sobre la situación de los barrios y el accionar policial impune y manifestamos la preocupación por la falta clara de una política estatal y un accionar concreto de la Secretaría de Derechos Humanos, ya que lejos está su gestión de estar a la altura de las circunstancias”.

El asesinato de Luciano fue perpetrado a sólo dos semanas de que otro hecho similar le costara la vida a Lucas González y a poco de que, en San Clemente del Tuyú, en una comisaría policías ultimaran a Alejandro Martínez.

Por el crimen de Luciano, el policía González fue imputado penalmente imputado por la comisión del delito de homicidio agravado “por ser funcionario en cumplimiento de sus funciones”. Por su parte, la suerte de otros cinco uniformados que fueron identificados como vinculados al episodio, depende lo que decida la fiscal interviniente, Ana María Caro, en base a los peritajes que se llevaron a cabo durante el fin de semana.

La expectativa que tiene la pena a la que se enfrenta González cuya detención fue convalidada por el juez de garantías 5 de Mar del Plata, Gabriel Bombini, es de prisión perpetua. El policía de 25 años de edad, fue trasladado a la Unidad Penitenciaria 44 de Batán.