Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

26
Dom, May
87 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Larreta es responsable”, denunció el PC de la Ciudad de Buenos Aires ante la muerte de Ramona Medina. “La mató el gobierno del PRO y su desprecio hacia los sectores populares, con su desidia e inacción ante los reclamos por falta de agua y asistencia alimentaria y social para los de la Villa 31” recalcó.

El Partido Comunista de la Ciudad de Buenos Aires, hizo pública su solidaridad con los integrantes de la Garganta Poderosa y la familia de Ramona Medina, referente social de la Villa 31 que murió ayer víctima de Covid-19.
Al cierre de esta edición, ya se habían registrado 1201 casos positivos en villas y asentamientos, lo que representa el treinta por ciento de los que se contabilizaron en la Ciudad.
A menos de un mes de que se registrara el caso cero en la Villa 31 y 31 bis, esta zona de Retiro es las más afectada, pero también se presenta muy preocupante la situación de la Villa 1-11-14, ubicada en el Bajo Flores.
El Covid-19 permitió visibilizar fronteras afuera de las villas, las terribles situaciones crónicas que viven más de tres millones de personas que habitan alrededor de cuatro mil villas y asentamientos de todo el país que, sumadas, tienen una superficie más grande que la Ciudad de Buenos Aires.
Todos los padecimientos que día a día atraviesan estas personas concretas, están vinculados a la terrible desigualdad que impone el sistema capitalista.
Entre los que la pandemia ayudó a poner en superficie, aparece el hacinamiento que junto a las deficiencias en el suministro de falta de agua potable, convierten en una utopía a la protección que propone el aislamiento social preventivo, fundamentalmente, en la Villa 31.
A eso debe sumarse la actitud del ejecutivo de la Ciudad que, desde una mirada propia de la clase a la que representa, desoyó los pedidos que reiteraron los moradores del lugar.
Desde que la OMS declaró la pandemia, la demanda básica de los representantes institucionales y organizaciones sociales fue que se declare la emergencia sanitaria, habitacional y alimenticia en las villas.
Ramona Medina fue una de las personas que alzó su voz para exigir que el Estado provea lo que hace falta para que los más pobres puedan evitar contagiarse de Covid-19.
La Ciudad de Buenos Aires es, ahora mismo, el principal foco de Covid-19 en Argentina. Y dentro de la ciudad, lo es la Villa 31 donde viven alrededor de cuarenta mil personas. Hoy al mediodía, el Comité de Crisis del Barrio Padre Mugica, hizo una conferencia de prensa en la que volvió a exigir que se declare la Emergencia.
Lo cierto es que el virus entró a Argentina por el aeropuerto y es de suponer que, entre otros, fue traído por personas que volvían de vacacionar en Europa y EE.UU.
Parece muy lejano todo aquello, pero pasó hace apenas cuatro meses, cuando quienes entraban al país apenas debían firmar una declaración jurada en la que se comprometían a permanecer aislados durante dos semanas.
Está claro que si esta apelación estatal a la responsabilidad individual hubiera sido eficiente, ahora estaríamos hablando de otra cosa.
Pero el Covid-19 que entró por sectores de ingresos altos y medio-altos, en poco tiempo se metió a las villas donde las condiciones de vida son terribles, lo que facilita su propagación, algo que se verifica en estos días con extrema crueldad.
En esto, la necropolítica capitalista intenta imponer su mirada ¿Será que ahora que el foco está entre los pobres es hora de levantar indiscriminadamente la cuarentena tal como exige el tándem que encabezan personajes del universo del capital y sus propaladores políticos y massmediáticos?
Desde esas propaladoras viven machando con que a los pobres les va mal porque no quieren trabajar, tienen muchos hijos, se drogan, toman alcohol y les gusta la cumbia. La lista de este tipo de pavadas naturalizadas por la pacatería y el prejuicio es interminable ¿Será que, otra vez, en este caso la culpa de todo la tendrán los pobres?

Ciudad PRO

“Basta de neoliberalismo en la Ciudad de Buenos Aires. La vida es el límite. Larreta es responsable”. De esta forma, el PC de la Ciudad titula la declaración en la que recuerda que con el presupuesto que dispone, el ejecutivo porteño “debería poder asistir perfectamente a todos sus habitantes”.
Pero, recuerda, por medio de las gestiones encabezadas por Mauricio Macri y después por Horacio Rodríguez Larreta, “el PRO comenzó a construir un modelo de ciudad con habitantes de primera y de segunda, que muestra su cara sin maquillajes en los picos de contagios que se registran en los barrios populares y en las víctimas de este modelo, como es el caso de Ramona Medina”.
Y, al respecto, pregunta “cuántas vidas más se piensa cobrar Rodríguez Larreta antes de garantizar algo tan básico como agua corriente a todos los barrios de la Ciudad y no sólo a los habitantes de primera”.
Tras lo que, sin dudarlo, denuncia que “a Ramona la mató el gobierno del PRO y su desprecio hacia los sectores populares, Larreta con su desidia e inacción ante los reclamos por falta de agua y asistencia alimentaria y social para los de la Villa 31”.
Asimismo, el PC hizo hincapié en que “continuaremos trabajando codo a codo con quienes, día a día, se encargan de organizar la solidaridad para que a nadie le falte nada de lo que el propio gobierno porteño es incapaz de garantizar”.
Pero, aclaró, “sabemos que con ser solidarios entre nosotros no alcanza para lograr cambios de fondo”, por lo que “creemos fundamental que todo el campo popular inicie un proceso de articulación y unidad para no repetir errores pasados en la Ciudad y poder así arrebatarle su bastión a los representantes del poder real que sólo quieren una ciudad para quienes puedan pagarla”.