Ciudad: más tarifazos, mayor desigualdad

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Horacio Rodríguez Larreta avanza con tarifazos que afectan a todos los que vienen y trabajan en la Ciudad. Los aumentos comenzaron a ser discutidos hoy en audiencias públicas. En todos los casos, los incrementos se ubican muy por encima de la inflación.

Si algo caracterizó al Gobierno de la Ciudad durante el 2020 fue la nula contención que el Estado ofreció a desocupados, trabajadores, comerciantes y cuentapropistas en medio de la crisis económica provocada por la pandemia. Sin embargo, el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, parece estar ávido de recursos para invertir en pauta oficial, maquillar la desigualdad y acondicionar la ciudad para que los amigos hagan negocios. No se puede analizar de otra manera la batería de aumentos que se comenzaron a discutir en el día de hoy en las audiencias públicas convocadas por el gobierno porteño, que incluye incrementos en el estacionamiento medido, el boleto de subte, el taxi y la verificación técnica vehicular, todos ellos muy por encima de la inflación del último año.
Según el Indec en el 2020 la inflación fue del 36,1 por ciento, mientras que según los datos de la Ciudad, para los porteños fue de 30,47 por ciento. Por ello y más allá de una discusión mucho más profunda sobre el modelo de Ciudad y las políticas de inclusión en el distrito más rico del país, parece algo descabellado que el estacionamiento medido aumente un 100 por ciento, el boleto de subte un 44 por ciento, la verificación técnica vehícular un 45 por ciento y un viaje en taxi el 40 por ciento. Además hay que recordar que ya está rigiendo el impuesto del 1,2 por ciento a los consumos con tarjeta de crédito.
Si se toma en detalle el aumento pautado para los dos medios de transporte paradigmáticos de la ciudad, el subte y el taxi, se puede comprender mejor el impacto de los tarifazos. Los boletos de subte pasarán a costar treinta pesos cuando en la actualidad valen 25,50 para entre uno y veinte viajes mensuales. Para quienes usen el servicio entre 21 y 30 traslados al mes, el pasaje pasará a valer 24 pesos y no 20,40 como ahora. Por último, aquellos que viajan muy frecuentemente —entre 31 y 40 viajes mensuales— abonarán 21 pesos (y no 17,85) y más de 41 traslados costarán 18 pesos, cuando al momento cuesta 15,30.
En el caso de los taxis el aumento será del 44 por ciento en dos tramos: febrero y abril. En febrero la ficha diurna pasará de 5,95 a 7,14 pesos y la bajada de bandera costará 71,40, mientras que la ficha nocturna saltará a 8,57.
Acorde a la política económica del macrismo, tanto en la Ciudad como a nivel nacional entre el 2015-2019, los resultados son los mismos. Tarifazos, que benefician a las empresas prestadoras de servicios públicos, y aumento de la desigualdad económica y social. Es que sumado a los 14 años de gestión Pro, más los resultados de cuatro años de gobierno neoliberal a nivel nacional y las consecuencias económicas y sanitarias provocadas por la pandemia, la Ciudad de Buenos Aires se convirtió en una ciudad en la que la riqueza de sus recursos es proporcional a la desigualdad que provoca. Solo a modo de ejemplo, la cifra de desocupación en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires era en 2019 de 12,2 por ciento, cifra que supera ampliamente el 10,8 que se registraba en el Conurbano bonaerense. Además, siempre sobre la zona sur de la Ciudad, en los barrios porteños de Barracas, La Boca, Nueva Pompeya, Parque Patricios, Villa Soldati, Villa Lugano y Villa Riachuelo (Comunas 4 y 8) se duplica y hasta triplica en algunas zonas el promedio entre hacinamiento crítico y no crítico, un verdadero indicador del problema habitacional que desnuda la gravedad de la gentrificación en esas zonas y lo obsceno de iniciativas como las de Costa Salguero, mientras no se construye una sola vivienda social.