Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Convocado por el colectivo Ni una Menos, se lleva a cabo una jornada nacional con movilización frente al Congreso. Fuerte reclamo por una reforma judicial que tenga perspectiva de género. “Es un día de reivindicación y de lucha”, recalcó la secretaria de Género de La Fede de la Ciudad, Belén Barros.

Con la consigna “Paren de matarnos”, hoy lunes se llevan a cabo en diferentes puntos del país, actividades enmarcadas en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora que en la Ciudad de Buenos Aires, tienen su epicentro con un acto que se desarrolla al cierre de esta edición, ante el edificio del Congreso convocado por el colectivo Ni Una Menos.
En el contexto del paro internacional feminista, este año a la demanda contra la violencia de género, se suma la que se focaliza en el reclamo de una reforma judicial que tenga perspectiva de género, que es una mirada que durante las últimas semanas se hizo explícita desde espacios del propio Gobierno.
“La movilización está focalizada en el reclamo al Poder Judicial”, sostuvo la secretaria de Igualdad y Diversidad de Nación Cecilia Merchán, al tiempo que el ministro del Interior, Osvaldo De Pedro, recalcó que la mitad de los femicidios pueden prevenirse “con un mejor accionar de la justicia y las fuerzas de seguridad”, pero lamentó que “cuando la justicia es lenta no es justicia y, en este caso, la lentitud acaba en femicidios”.
Por lo que hizo hincapié en que es imposible prevenir, investigar y sancionar femicidios “si jueces y juezas no incorporan la perspectiva de género y dan cuenta de los hechos de violencia”.
Mientras que la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, aseveró que 2021 “es el año de federalizar todas las políticas de género”, por lo que prometió que la cartera a su cargo va a trabajar con las provincias y municipios “sobre un paquete de acciones imprescindibles para empezar el camino de la erradicación de los femicidios”.
Tal como ocurre desde 2015, hoy tiene lugar la movilización que, esta vez, está algo acotada por las restricciones que impone la pandemia, pero se lleva a cabo en medio de un contexto alarmante que surge del incremento de casos de feminicidios registrados en lo que va de un año: durante los primeros dos meses fueron perpetrados 47 feminicidios.
Y también del que se desprende de las consecuencias que trae aparejada la reticencia y oposición que leyes y disposiciones ampliatorias de derechos de mujeres e identidades diversas, encuentran en distintos espacios estatales.
Casos claros son la obstaculización de la aplicación del Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) y el curso que la jueza Marta Aucar de Trotti dio a una cautelar que intentó frenar Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).
Pero también la reticencia a acatar lo que dispone la Ley Micaela que obliga a que los integrantes de los tres órganos de poder del Estado, reciban capacitación en perspectiva de género. Hasta ahora los miembros de la Corte Suprema eludieron cumplir con esta exigencia.
Por su lado, hoy el Consejo de la Magistratura lleva a cabo un plenario extraordinario en el que va a votar la creación de un registro público de magistrados denunciados por mal desempeño en la actuación de casos de violencia de género y que se realice una auditoría en los juzgados federales tendiente a monitorear las respuestas que se brindaron a las denuncias que involucran hechos de violencia de género.

Todavía falta

“El 8M es un día de reivindicación y de lucha, y es uno de los momentos que salimos a la calle a posicionar nuestra agenda”, recalcó la secretaria de Género de La Fede de la Ciudad de Buenos Aires, Belén Barros, tras lo que resaltó que “si bien venimos de ciertas conquistas como la Ley IVE y la creación del Ministerio de la Mujer, la escalda que hubo en casos de violencia de género y femicidios, demuestra que las medidas preventivas que se toman no son suficientes”.
Después de advertir que “así como se ha fortalecido el feminismo se fortaleció la derecha y los antiderechos en todo el mundo”, hizo hincapié en que “todos los femicidios son crímenes políticos” por lo que “esta escalada de violencia tiene como un objetivo aleccionador para nosotras”.
También recordó que “por cuestiones históricas el internacionalismo es central para nuestro desarrollo como comunistas y el 8M es una de esas fechas que conmemoramos con las reivindicaciones de todo el movimiento de mujeres, géneros y diversidades a nivel mundial”.
Y fue clara al recalcar que “queda un camino largo” en la lucha contra la violencia de género, tras lo que alertó que el Poder Judicial carece de formación “en cuestiones de género”, pero asimismo “hay complicidad de las instituciones, falta control y hay encubrimiento”, por lo que “el Estado sigue siendo responsable de esta situación”.