Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

20
Jue, Jun
91 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En el marco de la reunión del Consejo Nacional del Salario, Gustavo Muñoz apoyó el reclamo de las centrales obreras y planteó la necesidad de que el gobierno apueste a mejorar los ingresos y condiciones de vida de los trabajadores.

Seis meses después de la última reunión, celebrada en octubre de 2020, se vuelve a reunir el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil o “Consejo del Salario”, con el propósito de definir el piso del nuevo salario mínimo, que establece el piso de los ingresos para más de 300 mil trabajadores —registrados pero sin convenio colectivo— y fija un valor de referencia para asignaciones y beneficios sociales.
En el marco de la reunión, Gustavo Muñoz, dirigente del Comité Central del PC y responsable nacional del MTL, afirmó que “el gobierno tiene que apostar a los trabajadores, generando y distribuyendo recursos que permitan mejorar las condiciones de vida del pueblo”.
En la actualidad el salario mínimo es de 21.600 pesos. La CGT y la CTA de los Trabajadores exigen un aumento de entre el 35 y 40 por ciento, mientras que la primera acepta que sea en dos cuotas y la segunda en una sola.
Vale recordar que durante el gobierno de Macri, en los años 2017, 2018 y 2019, el valor del salario mínimo se fijó de forma unilateral, mediante el mecanismo de laudo ministerial, a medida de los sectores patronales. Con el cambio de gobierno se reabrió la discusión y las centrales obreras recuperaron su lugar en la negociación, pero lo cierto es que las condiciones empeoraron drásticamente: al lastre que significa la experiencia reciente de cuatro años de desregulación absoluta de la economía, se le sumó la pandemia por Covid-19. De la conjunción entre ambos fenómenos surge el difícil escenario en el que se plantea la discusión actualmente.
Frente a este escenario, Muñoz enfatizó que “si bien acompañamos las distintas medidas que viene tomando el gobierno a nivel nacional y provincial, lo mismo en los distintos municipios donde está el espacio del Frente de Todos, creemos que es necesario construir una correlación de fuerzas que permita exigir que la plata se tiene que poner acá en los trabajadores, en los sectores que menos tienen”.
Para cumplir con este programa, resaltó, “en primer lugar hay que hacer efectivo de forma urgente la aplicación de la Ley de Aporte Solidario y Extraordinario que se le exige a las grandes fortunas”. El dirigente agregó que “los comunistas además planteamos que este impuesto tiene que ser permanente, ya que “en la situación en la que está Argentina y el mundo, es imposible poder construir un país que incluya un pueblo con dignidad y con derechos si no se le sacan recursos a los sectores que históricamente han expoliado la riqueza generada por el trabajo de los trabajadores”. Y recordó que “estas grandes empresas y fortunas se enriquecieron gracias a el sudor y el trabajo de nuestro pueblo”.
Otro punto importante es el planteo de la ilegitimidad e ilegalidad de la deuda externa. “Argentina no está en condiciones de pagar un solo peso o dólar a los acreedores externos que se enriquecieron y asociaron con el gobierno de Macri”, fustigó. En ese sentido, Muñoz dijo que “los comunistas creemos que la deuda hay que investigarla y la tienen que pagar los que la contrajeron, con su patrimonio personal”.
Por último, el dirigente comunista y del MTL recalcó que “nosotros creemos que es importante discutir al interior de nuestro gobierno, y digo nuestro porque nos sentimos parte del gobierno y de la construcción del Frente de Todos”. Por ello “creemos firmemente que es una falacia decir que se le hace el juego a la derecha cuando se plantean discusiones al interior del Frente, mucho más si se tiene en cuenta que dada su amplitud, se trata de una coalición que expresa diferentes miradas e intereses”. Los comunistas, “apostamos a generar una correlación de fuerzas favorable a la clase trabajadora, en marcos de unidad, que nos permita plantear una agenda alternativa a la de la derecha”.