Solidaridad, es la tarea

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Avanza la campaña para comprar jeringas y agujas que garanticen la vacunación contra el Covid-19 en Cuba. Y también los acuerdos que permitirán que Argentina cuente con fármacos cubanos para atacar al virus y la vacuna Soberana.

“Hemos tenido una respuesta muy importante en Argentina”, celebró el coordinador de la Multisectorial de Solidaridad con Cuba y la Patria Grande, Norberto Champa Galiotti, al referirse al desarrollo de la campaña que se lleva a cabo en Argentina y otros países de la región para conseguir y enviar a La Isla insumos que permitan vacunar contra el Covid-19.
La idea de la campaña surgió ante la situación que vive Cuba que a raíz del bloqueo, tiene serias dificultades para adquirir jeringas y agujas. Esto plantea un cuello de botella para la campaña de vacunación de un país que ya tiene muy avanzado el desarrollo de cuatro vacunas propias.
En este contexto, la semana pasada, un vuelo de Cubana de Aviación llevó hacia La Habana el primer envío, consistente en 380 mil jeringas y 350 mil agujas.
“Es un trabajo intenso porque hay que desarrollar mucha tarea logística, ubicar proveedores y coordinar el envío”, sostuvo Galiotti y destacó que 540 mil en el depósito listas para salir hacia Cuba. Y, en esta dirección, hizo hincapié en que la campaña continúa “porque el objetivo final es poder enviar desde nuestro país un millón de jeringas y agujas”.
La campaña incluye a países de toda América Latina y el Caribe y se espera que, en conjunto, reúna 3.800.000 jeringas y agujas para enviar a La Isla. Y al respecto, el coordinador de la Multisectorial, que hubo aportes importantes provenientes de Brasil, Chile y Panamá, al tiempo que Venezuela va a aportar un contenedor con dos millones de jeringas y agujas que se van a enviar directamente desde la República Popular China.
Galiotti recordó que “China que es el país fabricante al que podemos acceder” porque este tipo de insumos dejaron de fabricarse en Argentina y la región.
Vale recordar que durante 2017 bajó sus persianas la última fábrica productora de jeringas del país, como consecuencia de la apertura indiscriminada de las importaciones que dispuso la Presidencia de Mauricio Macri.
Productos Médicos Descartables SA, era una pyme donde trabajaban ochenta operarios que desde 1985, tenía su planta en la localidad bonaerense de Morón, donde fabricaba productos de superior calidad a los importados y tenía una potencialidad de cubrir el treinta por ciento de la demanda que el país tenía en aquel momento.
Pero con la llegada del Gobierno Cambiemos, la apertura de las importaciones provocó que sus ventas cayeran más del setenta por ciento.
“Esto exhibe el grado de dependencia y pérdida de soberanía que genera el neoliberalismo” sostuvo Galiotti y denunció que “también habla del daño que el neoliberalismo provoca a la calidad de vida de los pueblos”.
Así las cosas, el coordinador de la Multisectorial de Solidaridad con Cuba, destacó “la importancia que tiene esta gesta solidaria”, ya que “hace afianzar los acuerdos que se vienen llevando a cabo con La Isla”.
Y, al respecto valoró positivamente el avance de las negociaciones entre los gobiernos de Argentina y Cuba, para que nuestro país pueda comenzar a recibir dosis de la vacuna Solidaria a partir de agosto, pero también para que ese fármaco se pueda fabricar en nuestro país.
Asimismo, señaló que además se avanza en la posibilidad de que Cuba provea a Argentina otros medicamentos para enfrentar al Covid-19 como el Juvidsa y el Nasalferón. El primero es un medicamento para terapia intensiva usado en pacientes graves, mientras que el Nasalferón son gotas nasales que reducen la carga viral y la posibilidad de contagio “que va a estar disponible en Argentina desde la segunda quincena de este mes y, más adelante, se va a fabricar en el país”.
Finalmente, Galliotti recordó que pese a las restricciones que impone el bloqueo, Cuba “decidió dedicar sus esfuerzos a la producción de cinco candidatos vacunales, lo que la llevó a ser el primer país de América Latina y el Caribe que va a producir sus propias vacunas” y, al respecto, celebró que ya hay dos que superaron la fase 3.