Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

15
Sáb, Jun
86 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los precios de la canasta básica de alimentos fueron incrementados un tres por ciento en promedio durante la cuarta semana de marzo. Así continúa la tendencia que se verifica desde que comenzó 2022.

La cuarta semana de marzo dejó como saldo una fuerte aceleración de los precios de los productos que componen la canasta básica de alimentos que crecieron un tres por ciento en promedio, alza que se profundizó fundamentalmente entre los correspondientes a lácteos y carnes.

Así continúa la tendencia que se verifica desde que comenzó 2022. Un caso que refleja esta situación es la de los precios de productos de almacén que desde entonces fueron aumentados en un promedio de casi once puntos, mientras que en el caso del precio del pan la cosa es peor ya que su precio fue incrementado alrededor del 21 por ciento, arrastrado por lo que pasa con el de la harina de trigo que registra un alza del 18 por ciento y el de los huevos que alcanza el treinta por ciento. Pero con el récord se queda el precio de las verduras que fueron aumentados por encima del treinta y cinco por ciento.

Estos son precios determinantes para el arrastre de la inflación que va a registrar marzo. Cabe recordar que el precio de la canasta básica alimentaria en febrero subió un nueve por ciento y que, así, una familia que esté integrada por dos adultos y dos menores, precisó más de 37 mil pesos para sostenerse por encima de la línea de indigencia.

El dato anterior corresponde al relevamiento que hace el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) que también da cuenta de que un grupo familiar de ese tipo, necesitó ochenta mil pesos para no ser pobre.

Así las cosas durante el bimestre inicial de 2022, los precios de la economía fueron aumentados un 8,8 por ciento y todavía falta el impacto del descalabro que provoca sobre varios precios clave, las sanciones contra Rusia que impuso EE.UU. junto a la Unión Europea.

Con este telón de fondo, desde el Partido Comunista su secretario general Víctor Kot, fijó la postura oficial cuando señaló que “la inflación, la carestía, la pérdida de poder adquisitivo, el crecimiento de la pobreza, la inestabilidad laboral, la situación muchas veces dramática de jubilados y jubiladas, el exponencial crecimiento de monotributos que son interpretados como puestos de trabajo para la estadística oficial, los anunciados aumentos de los servicios, todos estos problemas que forman parte de la vida cotidiana de los trabajadores y del conjunto de la población no fueron valorados en su gravedad y mucho menos se han planteado formas de atacar estos problemas en el discurso presidencial que, en gran medida, sonó como un eco de los anteriores discursos en aperturas de sesiones, que no asume los verdaderos problemas que afectan a nuestro pueblo y que, entendemos, se profundizaran con los condicionamientos que impondrá el acuerdo en marcha con el FMI”.