Volvieron a profanar la Memoria

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por tercera vez en seis meses, atacaron la instalación conmemorativa del Negrito Avellaneda ubicada ante una de las entradas del predio de Campo de Mayo.

“Hoy tengo mucha bronca”, señaló Iris Pereyra de Avellaneda al referirse a la nueva profanación perpetrada contra la instalación conmemorativa del Negrito Avellaneda ubicada ante una de las entradas del predio de Campo de Mayo donde durante la última dictadura, estuvo secuestrado junto a su madre.

Al respecto reclamó que, en su carácter de comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Alberto Fernández, “se entere lo que pasa en Campo de Mayo, cómo ahí se destila odio a los que luchamos por un país para todos y todas”.

Se trata del tercer ataque contra este sitio de la Memoria que se lleva a cabo en seis meses y todo en medio de una escalada de discursos y prácticas negacionistas que encuentran una formidable caja de resonancia entre algunas de las principales usinas de los conglomerados massmediáticos dominantes.

“Otra vez la imagen del Negrito ha Sido vandalizada, es increíble el odio tremendo que tienen esos fachos milicos de Campo de Mayo la manera que tienen de hacer el daño a una imagen de un niño que era en esa época”, lamentó Iris Avellaneda tras lo que añadió que “saben que el odio que tienen ahora es hacia mi...soy mamá y como tal seguiré levantando su bandera de lucha, como militante Comunista, yo la seguiré hasta mi muerte”.

Asimismo denunció que “ellos no son asesinaron a mi hijo, lo tiraron por los vuelos de la Muerte y a 46 años de lucha consecutiva siguen defendiendo ese maldito golpe de Estado cívico militar, eclesiástico que hicieron  desaparecer 30.400 personas”.

También fue clara al advertir que “estas vandalizaciones lo hacen para que los militantes nos callemos la boca y que el mundo siga andando”, pero insistió en que “no les voy a dar ese gusto y seguiré poniendo la imagen de mi hijo que representa a los compañeros desaparecidos de El Campito, tantas veces como sea necesaria, porque si perdemos ese amor a los desaparecidos, no somos nada”.

Y resaltó que todo esto es preciso “porque la Memoria debe estar ante todo, la Verdad siempre y por Justicia, aunque la justicia esté patas para arriba…la seguiremos peleando”.