Campo de Mayo: cuatro genocidas esperan su condena

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El fiscal García Berro de San Martín solicitó cadena perpetua y cárcel común para el ex jefe de Institutos Militares de Campo de Mayo, Santiago Omar Riveros, y otros tres imputados por los “vuelos de la muerte”. Iris Avellaneda, presidente de la Liga, celebró que el juicio haya llegado al tramo final pero exigió “una reforma judicial profunda en Argentina” para poder juzgar a todos los genocidas.

“Ojalá tengamos muchos juicios más contra los genocidas” dijo Iris Avellaneda, presidenta la Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh) luego de que el fiscal de San Martín, García Berro, solicitara las penas de cadena perpetua en cárcel común para Santiago Omar Riveros, Luis del Valle Arce, Delsis Ángel Malacalza y Eduardo María Lance, en una de las causas que investiga las detenciones ilegales, la tortura, los vuelos de la muerte y las desapariciones dirigidas desde Campo de Mayo entre 1976 y 1977.

“El aporte de cada uno de los acusados resulta imprescindible para que la cadena de delitos pudiera cometerse”, dijo García Berro al solicitar la cadena perpetua en cárcel común. Además, el fiscal exigió que a los cuatro acusados se les revoquen las prisiones domiciliarias y sean alojados en cárceles comunes. En concreto, en este expediente a los acusados se les imputa la responsabilidad por el secuestro, la aplicación de torturas en el centro clandestino de detención conocido como “El Campito” y la muerte de Rosa Eugenia Novillo Corvalán, Roberto Ramón Arancibia, Adrián Enrique Accrescimbeni y Juan Carlos Rosace. Asimismo, García Berro tiene probado en la causa que desde Campo de Mayo partieron los denominados “vuelos de la muerte” entre 1976 y 1977 con detenidos que fueron arrojados con vida al mar. Según cálculos oficiales se estima que más de 5 mil personas fueron detenidas ilegalmente en los distintos centros clandestinos que funcionaban al interior de Campo de Mayo.

El proceso judicial, que se lleva a cabo en los tribunales de San Martín, lleva ya más de un año y medio de audiencias. “Es muy bueno que se pueda avanzar y es muy bueno el trabajo del fiscal” enfatizó Iris, pero remarcó que “necesitamos una reforma judicial profunda en Argentina” debido a que “la justicia es lenta y muchos jueces son cómplices”. En particular, Iris fustigó contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que cajoneó durante ocho años la causa en la que se condenó a Riveros —ex jefe de Institutos Militares de Campo de Mayo— y por la que esperan condenas firmes Raúl Harsich y César Fragni.