Dos convocatorias de resultado incierto

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

¿Para qué se va a movilizar el 17 de agosto? ¿Qué puede salir del llamado a la Comisión del Salario Mínimo, Vital y Móvil hecha para el día siguiente? Mario Alderete suministra algunas pistas como para poder responder a estas preguntas.

“La convocatoria no está mal, pero el problema es que se hace sobre la base de la discusión de un salario que está completamente atrasado”, advirtió el secretario Sindical del Partido Comunista, Mario Alderete, al referirse a la convocatoria para el jueves 18, que el Gobierno hizo a la Comisión del Salario Mínimo, Vital y Móvil para tratar la recomposición del ingreso mínimo, en línea con la revisión acordada en marzo que lo colocó en 45.540 pesosa partir del 1° de junio.

En este sentido, cabe recordar que según el relevamiento del Indec, durante juniola variación mensual de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total fue de 4,6 por ciento respecto al mes anterior, por lo que una familia compuesta por dos adultos y dos niños necesitó 104.217 pesos para no ser pobre y 46.525 para evitar caer en la indigencia.

Con este marco, Alderete fue claro al señalar que “por más que en el Consejo se establezca un incremento fuerte, difícilmente el salario mínimo va a alcanzar los niveles  que necesita un trabajador para poder sobrevivir, mínimamente, en esta situación tan dramática que atravesamos”, por lo que postuló que es preciso “avanzar hacia un salario universal único que esté por encima de la inflación y, a partir de ahí, y sobre la nueva base establecida, poder discutir el Salario Mínimo, Vital y Móvil”.

De ahí que hiciera hincapié en que “lo lógico sería que si se convoca al Consejo del Salario, se discuta primero un porcentaje obligatorio para todos los trabajadores, que coloque una nueva base sobre la cual poder discutir un determinado porcentaje de recomposición” ya que, recordó, “el salario perdió más del cuarenta por ciento respecto a la inflación durante la presidencia de Mauricio Macri y ahora sigue perdiendo, lo que pone cada vez más lejos al salario básico de poder cubrir las necesidades reales de los trabajadores”.

En este contexto, el responsable sindical del PC, recalcó que “todo esto fue posible porque las centrales de trabajadores y los principales gremios, que son los que deberían estar en primera línea discutiendo el atraso que hay en el salario, no lo hicieron” por lo que, lamentó, “hay una dispersión de esfuerzos que lleva a que el movimiento obrero aparezca por un lado y los movimientos sociales por otro, cada quien con sus demandas, y esto es aprovechado por el enemigo para imponer sus exigencias y seguir acumulando riquezas a costas de las mayorías”.

Así las cosas y en este escenario de dispersión, aparece la convocatoria a la marcha hecha por la CGT para el 17 de agosto a la que ya adhirieron la Corriente Federal que encabeza Sergio Palazzo y la CTA de los Trabajadores, entre otros sectores sindicales y sociales.

“Pese a que diversas organizaciones, incluso la propia CGT confirmaron la realización, todavía no está definido lo de la movilización del 17”, advirtió Alderete y explicó que hay un contexto en el que “la agudización de la crisis y este cambio de la estructura del gabinete con el desembarco de Sergio Massa, ha traído muchas y justas discusiones dentro del campo popular y en particular hacia adentro del Frente de Todos”.

De ahí que “la realización de la movilización está en debate”, ya que “hay quienes pretenden que se utilice a esa jornada a modo de apoyo a las políticas del Gobierno, con el argumento de que no hacerlo lo debilitaría y, así, se favorecería la vuelta de la derecha, como si el actual gobierno fuera de izquierda y popular”.

Pero hay otra postura. “Desde el PC tenemos una posición de marchar pero con una clara consigna contra el FMI y el acuerdo por el que se habilitó el pago de la deuda que surgió del Stand-by de 2018, pero también para reclamar la implementación del salario básico universal”, entre otras cosas.

Esto, resaltó Alderete, “se planteamos a Hugo Yasky con quien compartimos la lista que conduce la CTA y también insistimos con que es preciso juntar fuerzas para construir unidad desde abajo, entre trabajadores sindicalizados y movimientos sociales, para exigir la satisfacción de los reclamos de los sectores populares”, ya que “con esta premisa sí tendría sentido la movilización del 17”.

Así, tras hacer hincapié en que “si se concreta la marcha, vamos a ir con todos los sectores que están de acuerdo con esta propuesta entre los que hay otras fuerzas que como nosotros pertenecen al Frente de Todos”, aclaró que “no ponemos en discusión si nos vamos o nos quedamos en el FdeT” porque “tal como lo resolvió la Comisión Política del PC, hay que construir una corriente con todas aquellas fuerzas coincidan en estas propuestas básicas y, desde ahí, disputar hegemonía capaz de impones una determinada orientación en el FdeT”.

Y, en este sentido, destacó que “estamos tratando de construir esa corriente de izquierda hacia dentro del FdeTsin entrar en la discusión de si nos vamos o nos quedamos” ya que, insistió, “eso nos metería -al menos por ahora- en una discusión secundaria, porque ahora lo importante es construir hacia adentro del FdeT una fuerza que haga respetar el programa votado por la mayoría del pueblo en 2019”.