“El pueblo movilizado no puede ser proscripto: enfrentemos el lawfare y el FMI”

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Este es el título que tiene una declaración del Partido Comunista, en la que fija su postura respecto a la condena que recibió Cristina Fernández de Kirchner en la Causa Vialidad.

“Repudiamos categóricamente la condena proscriptiva contra Cristina Fernández de Kirchner”, dice la declaración que hizo el Partido Comunista al fijar postura respecto a la decisión del Tribunal Federal 2 que, el martes, condenó a la vicepresidenta a seis años de prisión e inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos, al encontrarla penalmente responsable del delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública en la causa abierta por la adjudicación de obra pública en Santa Cruz, al tiempo que la absolvió por el delito de asociación ilícita.

Al respecto, el PC señala que “el objetivo de la persecución y la condena no es ningún afán de justicia, sino eliminar su figura y lo que representa para millones de personas de la arena política, y establecer así un castigo ejemplificador para todos aquellos que se animen a plantear que la política no puede reducirse a lo que la clase dominante quiere que sea”.

Tras lo que advierte que “la falta de voluntad política para impulsar una reforma del Poder Judicial y la tolerancia del gobierno del Frente de Todos con la evidente corrupción de magistrados, como se vio en el viaje a Lago Escondido compartido por empresarios de medios, funcionarios judiciales, servicios de inteligencia, etc., han sido elementos clave para que se haya llegado a condenar a la vicepresidenta durante el ejercicio de su mandato, en su propio gobierno”.

Por lo que “insistimos en que la lucha contra el plan del FMI y la pelea contra el lawfare y la proscripción son parte de la misma disputa, que es la que da nuestro pueblo y sus organizaciones contra los planes de la embajada yanqui, de los grupos económicos locales trasnacionalizados y la derecha, que buscan retrotraer el nivel de vida de la clase trabajadora al que tenía antes de la sanción de la jornada laboral de ocho horas”.

Asimismo, la declaración del PC sostiene que “el poder real no es invencible” y que “para superarlo, en esta hora crítica más que nunca las organizaciones populares debemos mantener el estado de alerta y movilización, y profundizar la unidad y la construcción de un horizonte político que se proponga superar los límites que el bloque dominante busca imponer al campo popular y retomar la agenda antineoliberal y soberana que llevó al Frente de Todos a la victoria en 2019, e impulsar la construcción de verdaderas bases de poder popular con eje en cada sindicato, en cada barrio, y en cada centro de estudiantes a lo largo y ancho de nuestro país”. Ya que, concluye, “el pueblo movilizado no puede ser proscripto”.