Por la vida

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Primero está la vida. ya no hay tiempo. Ahora hay que parar”, postula una declaración que firman organizaciones que agrupan a actores del sector productivo.

“La situación sanitaria en el Área Metropolitana, así como en las de un número creciente de provincias y regiones de nuestro país, ha comenzado a colapsar”, recalca una declaración que firman organizaciones que agrupan a actores del sector productivo, entre las que se encuentran las dos CTA, la CGT y Apyme.
“Primero está la vida, ya no hay tiempo. Ahora hay que parar”, postula la declaración que recuerda que en dos semanas, el porcentaje de camas de cuidados intensivos en la Ciudad de Buenos Aires pasó de 49,5 a 81,7 por ciento, por lo que “cualquier proyección realizable indica que en los próximos días los enfermos graves no tendrán cama”. Y advierte que, después de esto puede ocurrir lo mismo en el toda la zona Amba, así como que el promedio de edad de los internados bajó a 53 años, al tiempo que “el incremento de casos en menores de veinte años es inocultable”.
Asimismo recalca que ya se superó el pico de contagios de la Primera Ola y que con tasas de incidencia menores a la mitad de las que hay en Argentina, países como Alemania, Uruguay y Chile redujeron al mínimo la circulación y suspendieron la presencialidad escolar.
“Estos datos tan crudos, con anuncios de muertes incluidos, se vuelven difíciles de asimilar para la población”, señala y añade que “las autoridades deben tomar plena conciencia de la gravedad del momento” y del “punto crítico en el que entramos no deja lugar para ninguna especulación política, para ninguna disputa partidaria, para ningún interés sectorial”.
Por otra parte hace hincapié en que para que las medidas sanitarias puedan ser efectivas el ejecutivo nacional y los provinciales “deben garantizar la ayuda estatal para quienes no puedan ejercer su trabajo por este período”.
Y destacó que es preciso “que los alimentos lleguen a los sectores sociales más afectados y que se destinen fondos presupuestarios para ello, desde todas las jurisdicciones, porque tampoco se puede enfrentar la pandemia con hambre”.