Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

23
Jue, May
90 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El pueblo ecuatoriano se adueñó de las calles durante doce días en rechazo del “paquetazo” e hizo retroceder al gobierno que buscaba un aumento de combustible del 123 por ciento. Miguel Cantos, de la JCE, analiza los ejes de un conflicto que no se termina.

“Hemos tenido un acuerdo, que como bien se ha manifestado de lado y lado ha significado, sin duda alguna, sacrificio de cada una de las partes, porque eso es precisamente un acuerdo”, sentenció Lenín Moreno, cerrada la mesa de diálogo con la Conaie, en la que derogó el decreto 883 que implicaba un aumento de combustibles del 123 por ciento. De esta manera, la “paz” vuelve a un Ecuador que fue un escenario de conflicto durante la última semana luego de que el gobierno de Lenin Moreno anuncie un “paquetazo” de ajuste de la mano del Fondo Monetario Internacional. Allí el pueblo ecuatoriano –con el movimiento indígena como el principal actor- tomó las calles del país en repudio a las medidas económicas que busca imponer el mandatario. “Nosotros señalamos que es parte de la victoria del pueblo ecuatoriano que estuvo luchando en contra de un paquetazo que era parte de la receta que el FMI tiene para nuestro pueblo”, expresó al respecto Miguel Cantos, integrante de la Juventud Comunista del Ecuador. “Igualmente el entorno político después del conflicto es complejo, en estas últimas semanas fallecieron más de treinta personas por la represión y hay más de mil detenidos. Nos da preocupación que a partir de hoy comience una cacería de brujas hacia los dirigentes políticos de todos los espacios que la han estado peleando durante estos días”, añadió Cantos.

Cabe recalcar, que si bien Moreno derogó el decreto 883, el rumbo de ajuste que el actual mandatario encabeza en Ecuador no se detendrá. En esa línea el militante comunista aseveró: “creemos que existen otras medidas económicas. La eliminación de los subsidios es un golpe al bolsillo de los ecuatorianos, nosotros planteamos que se le pueden cobrar mayores impuestos a los grandes monopolios del país para aplacar el caos económico que se enfrenta. Somos conscientes que a pesar de este primer triunfo, los planes del FMI no van a dar marcha atrás y la derecha va a buscar un nuevo golpe al pueblo ecuatoriano. La batalla es hacia las políticas neoliberales y de denuncia constante a la maquinaria económica y política del fondo monetario”.

Todo indica que el gobierno de Moreno va en dirección a una brutal transferencia de recursos de la mano del FMI, tal como sucedió en Argentina con Mauricio Macri como ejecutor del ajuste, la entrega y la represión.

“Ante la continuidad de las medidas recesivas, el pueblo ecuatoriano y los partidos de izquierda tenemos que generar la mayor forma de combatividad, organización, de debate y propuestas para contrarrestar lo que se viene. Nos surge la incertidumbre ante la posible criminalización de la protesta por parte del gobierno hacia la lucha de los partidos de izquierda, de los espacios de representatividad sindical, estudiantil y cultural”, señaló Cantos, que para finalizar fue contundente: “hay un clima de incertidumbre que aún se maneja entre la población: nosotros esperamos que el gobierno no busque arremeter a los dirigentes y de pie a una dictadura civil en nuestro país”.