Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

23
Jue, May
90 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El presidente de Brasil respaldó con un video a una movilización que pedía el cierre del parlamento. Nuestra Propuesta habló con Stella Calloni, que entre otras cosas recordó el contexto en el que el ex militar accedió al gobierno. 

La semana pasada Jair Bolsonaro apoyó una movilización que pedía el cierre del Congreso de Brasil y el Supremo Tribunal Federal, a los que se acusa de impedirle gobernar a su ritmo. El presidente lanzó un video desde su whatsapp llamando a la convocatoria. 

Stella Calloni, periodista internacional, dialogó con Nuestra Propuesta sobre el gobierno fascista del ex militar y recordó su origen de facto, ganando una elección tras un Golpe de Estado y el Lawfare que encarceló a Lula da Silva. 

“El de Bolsonaro es un típico gobierno aparentemente elegido, pero uno tiene que recordar que fue bajo un gobierno de facto de Michel Temer, que era un gobierno supuestamente de transición, pero Temer fue un hombre surgido de un Golpe de Estado que es lo está sucediendo ahora en Bolivia. Cabe recalcar que esa elección no estuvo vigilada y había muchos lugares donde el PT no podía tener filiales” En esa línea, Calloni expresó que “lo más grave es que el candidato que podría haber enfrentado a Bolsonaro fue detenido: se dieron todas las violaciones posibles al derecho internacional” 

En cuanto a la figura de Bolsonaro, que se caracteriza por expresar su fascismo burlándose de los demás, Calloni remarcó que “es el calco del presidente de EE.UU. Esto se ve en Bolivia, en el presidente que subió en Uruguay, que es la misma línea de Mauricio Macri pero más joven. También esto se visualiza en Colombia donde hay una dictadura disfrazada de democracia”.

Las principales potencias del mundo hacen oídos sordos a los constantes gestos de vulneración de la democracia que realiza Bolsonaro; allí Calloni no duda: “hay una gran complejidad en América Latina: si comparamos a Venezuela con Brasil, en Venezuela hay una guerra psicológica para decir que hay una dictadura, pero lo que hace Bolsonaro no merece ni una protesta de los países europeos que se han quedado en el molde, que no actúan frente a lo que está sucediendo en Chile, ni Ecuador, ni en ninguna parte”. 

Volviendo al apoyo que Bolsonaro a la idea de cierre del Congreso, la periodista recordó que el mismo “la convocatoria le trajo problemas a Bolsonaro por su anhelo de cierre, hay que recordar que muchos actores del Congreso fueron fundamentales para el proceso de Golpe a Dilma”. 

Ya en una perspectiva ante el difícil escenario que enfrenta la región, con una ofensiva de la derecha que hambrea y reprime, Calloni llamó a sostener “la presencia de los pueblos en las calles: hay una rebelión popular que se parece a las rebeliones que tumbaron a los gobiernos en los años 90 y en las primeras partes de este siglo”. 

 “En América Latina hay algo que a veces EE.UU pierde de vista, que es que no pudo cortar la capacidad de movilización y durante los gobiernos que no se han rendido ante los pies de Estados Unidos se aprendió mucho, de lo malo y de lo bueno”, agregó en ese sentido. 

En lo que respecta a los brasileños que están uniendo fuerzas para enfrentar a Bolsonaro, la analista internacional recalcó que “hay que fortalecer el trabajo de base: nos está faltando la coherencia de los viejos tiempos donde la política se construía desde abajo. Debemos volver a tener la fuerza de los sindicatos que es fundamental. Hay que ver Uruguay que es un país chico y tiene sindicatos de primera línea que son la base de las luchas”.